Durante mucho tiempo se ha pensado que las mujeres multiórgasmicas eran algo así como seres mitológicos, prácticamente imposibles de encontrar. Una pequeña minoría que nacían tocadas con el excepcional don de poder llegar al éxtasis varias veces en el mismo acto sexual, solamente reservado a unas pocas privilegiadas.

Hoy en día sabe que esto no es así y que, en realidad, todas las mujeres, correctamente estimuladas, pueden llegar a tener varios orgasmos en una misma relación.

Si piensas que el hecho de tener varios orgasmos durante una relación sexual es solamente cuestión de cantidad, te equivocas. También es cuestión de calidad, puesto que según indican los expertos, cada orgasmo que se consigue es más intenso que el anterior y, en la mayoría de las ocasiones, también más largo… por lo que el placer se multiplica exponencialmente.

Los orgasmos múltiples son mucho más sencillos de conseguir para las mujeres que para los hombres, puesto que tenemos periodos refractarios más cortos que ellos y nuestra respuesta sexual para conseguir un nuevo orgasmo suele ser mucho más rápida.

Entonces, ¿por qué siguen siendo tan pocas mujeres las que consiguen tener un orgasmo múltiples? Los expertos aseguran que, al igual que a la hora de conseguir un orgasmo simple, el principal límite está en nuestra mente y nuestros propios tabúes.

La mayoría de las mujeres, coinciden en que tardan mucho menos en llegar al orgasmo (y les resulta mucho más fácil) hacerlo en solitario.

Al masturbarnos no nos vemos limitadas por las inseguridades que a veces nos genera nuestro cuerpo, ni sentimos miedo a ser juzgadas por la otra persona.

Además, podemos centrarnos solo en nuestro propio placer, sin preocuparnos por satisfacer a nuestro compañero. Y resulta más fácil estimular áreas clave de nuestra anatomía para conseguir el orgasmo, aparte de la vagina… como los labios mayores, los menores… y sobre todo, el clítoris.

Con estas premisas ¿no tendría más sentido intentar llegar al multiorgasmo mediante la masturbación? Para la mayoría de las mujeres sin duda, la respuesta es “SÍ”.

Para ello, no tenemos que limitarnos a usar nuestras propias manos, si no que podemos aprovecharnos de las ventajas que nos ofrecen los juguetes sexuales… como los succionadores de clítoris.

Tres de cada cuatro mujeres son incapaces de alcanzar el orgasmo durante una relación sexual, si no existe estimulación del clítoris (independientemente de la duración de la penetración o del tamaño del pene), por eso la llegada de los succionadores de clítoris han supuesto una completa revolución en el mundo de los juguetes sexuales, desbancando rápidamente de los “más deseados” a los tradicionales juguetes que se centraban mucho más en la estimulación vaginal.

En LELO saben muy bien lo que nos gusta a las mujeres (no en vano es la marca número 1 en vibradores de lujo y de alta gama), y por eso han creado el SONA™ Cruise, un succionador de clítoris sónico, que no solamente estimula la parte externa del clítoris, si no que, a través de sus ondas sónicas, que producen un efecto de reverberación dentro del clítoris… estimulando no solamente la parte externa, si no también la interna (que es nada menos que ¡¡¡el 75% del clítoris!!!).

Esto crea la sensación de que el orgasmo proviene de dentro de nuestro propio cuerpo, y no únicamente por la estimulación de la superficie del clítoris, consiguiendo orgasmos mucho más intensos.


Ya os hablé de él en otra ocasión (podéis leer el post aquí), pero hoy os voy a ampliar la información con los siguientes datos que arrojan varios estudios que han hecho sobre la eficacia de este tipo de consoladores:

  • 9 de cada 10 mujeres han tenido un orgasmo en menos de 3 minutos.
  • 9 de cada 10 mujeres que lo han probado han tenido orgasmos más intensos que por otros medios (este porcentaje aumenta usando el consolador bajo el agua)
  • 6 de cada 10 mujeres han conseguido órgasmos múltiples

¡¡¡6 de cada 10!!! ¿¿¿Cómo os quedáis??? Si os parece que son suficientes para probarlo, podéis encontrar más información sobre el SONA™ Cruise en este enlace.

Recordad que esto no quiere decir que tengamos que limitarnos a conseguir los orgasmos múltiples solamente con la masturbación… pero los expertos coinciden en que una vez que consigamos el primero, será mucho más fácil reproducirlo de nuevo… y cada vez nos será más sencillo y más rápido alcanzar el segundo y el tercer orgasmo… pudiendo conseguirlo también en las relaciones en pareja.

¿Cuánto tiempo y dinero invertimos en cosas que nos proporcionan mucha menos felicidad? ¿Por qué no probar algo que puede multiplicar nuestro placer hasta el infinito? Quizá ya va siendo hora de olvidarnos de esos prejuicios que tenían nuestras abuelas y nuestras madres a la hora de pensar que el multiorgasmo era una quimera, y lanzarnos a por ello.

Al fin y al cabo, dicen que “lo único que no se consigue es aquello que nunca se intenta”, ¿no? 😉


Post patrocinado por SONA™ Cruise de LELO

Compartir:

Dejar un comentario