Esta manualidad no puede ser más sencilla, ni más resultona… ya que, para hacerla, solo necesitaremos unas botellas de leche y unas tijeras.

Recortar una botella de leche y usarla para meter una planta no es nada nuevo, pero se suele notar bastante que es solo una botella de leche recortada.

Pero si apilamos varias botellas de repente se obra la magia y dejan de parecer botellas de leche para parecer un jarrón con un diseño a diferentes alturas ;-)

Una vez hecho podemos usar un poco de celo transparente o silicona caliente para fijarlas entre sí y que no se muevan, y poner piedras en la botella que queda abajo para que no se vuelque la maceta… ¡y listo! ¡Más fácil imposible!

Compartir:

Dejar un comentario