Normalmente nunca publico consejos para el hogar que estén fuera del ámbito del bricolaje o del home staging, porque el resto de labores domésticas no me interesan nada.

Hago estrictamente lo mínimo para la supervivencia. Y eso incluye que limpio la casa COMO MUCHO una vez al mes (porque en épocas en las que los fines de semana ando muy liada, cada bastante más), jamás abrillanto nada, ni limpio el polvo de los sitios que no están a la vista, debajo de mi cama hay tantas pelusas que juntándolas y prensándolas podría hacer un puff, nunca limpio los cristales de las ventanas ni los recovecos, meto todo en la lavadora al tuntún y, salga como salga, me sirve, no plancho la ropa jamás…

Pero hoy os voy a sorprender con un consejo sobre limpieza (y digo que os vais a sorprender precisamente porque venga de mí, porque igual el truco ya lo conocéis). Pero, por si le puede ayudar a alguien igual de negado para las tareas doméstica que yo, ¡allá va!

Ayer descolgué las cortinas de toda la casa para lavarlas porque me parecía que ya estaban un poco grises (llevan colgadas dos años sin que las haya lavado ni una sola vez). ¡Es alucinante lo grises que parecen cuando las descuelgas y las apelotonas! Y es más alucinante todavía pensar en por qué se ponen así de grises y de sucias ¡¡¡solamente por estar colgadas!!!

El caso es que las metí en la lavadora… y cuando las saqué, seguían igual de grises.

Las metí en agua con lejía… y cuando las saqué, seguían igual de grises.

Ya encabronada, las metí en lejía PURA… y cuando las saqué, ¡¡¡seguían igual de grises!!!

Completamente frustrada y sin saber qué hacer con ellas, se lo comenté a mi compañera de piso y me dijo “A ver si es que las compraste grises y ya no te acuerdas”. Pero no. De pocas cosas me acordaré yo bien… pero de los colores de los que elijo las cosas para la casa, me acuerdo como si me los grabaran a fuego.

Llamé a mi madre para comentarle el tema y me dijo que para que las cosas ennegrecidas o amarilleadas vuelvan a quedar blancas lo mejor es el jabón Lagarto (esto no es un post patrocinado ni nada parecido, ¿eh? Es un consejo de madre, puro y duro).

Me dijo que lo mejor que podía hacer era meter las cortinas en agua tibia y untarlas bien con una pastilla, hasta que estuvieran bien impregnadas de jabón.

¡OJO! No hace falta frotarlas demasiado (si no, vive dios, que le hubieran dado por el culo a mi propósito de blanquearlas y las hubiera vuelto a colgar tal cual estaban). Solo hace falta impregnarlas bien de jabón, frotándolo bien (y en abundancia) por todas partes.

Después hay dejarlas bastante rato en remojo (con MUY POCO agua y MUCHO jabón)… ¡¡¡y funciona!!! Al cabo de estar un rato en remojo, ¡¡¡el agua estaba completamente negra!!!

En mi caso, al estar tan sucias, repetí la operación… y la segunda vez el agua salió casi igual de negra que la primera.

Después de volver a untar generosamente las cortinas con el jabón Lagarto por tercera vez (¡¡¡gasté casi la pastilla entera!!!), las dejé en remojo toda la noche y de ahí las metí en la lavadora (sin aclarar el jabón ni nada) y les puse un lavado normal.

¡¡¡Y el resultado es que están blancas blanquísimas relucientísimas! Y eso que no las he puesto a que se sequen al sol con el jabón, que es el truco extra de mi madre.

Me siento completamente realizada como mujer de provecho, ama de mi casa y maruja ^_^

Compartir:

    5 comentarios

  1. Amelia 25 junio, 2019 at 23:23 Responder

    Increíble! Quiero sentirme igual de realizada, así que lo voy a probar con una cazadora blanca que está algo sucia en los puños y no soy capaz de quitar…

  2. Samanta 26 junio, 2019 at 05:39 Responder

    Genial!! Pensaba en el perborato pero es muy buen consejo!!! Gracias

  3. Marta 26 junio, 2019 at 20:27 Responder

    Supongo que vivirás en ciudad viendo el color de las cortinas (vamos, que por las ventanas de los sitios donde hay tráfico entra un hollín que lo flipas) pies el hollín es muy grasiento y el lagarto sí que es un milagro antigrasa
    Probad a limpiar la campana con lagarto, o las sartenes, o cualquier cosa que tenga grasa espesa. Mano de santo

  4. Cristi FS 27 junio, 2019 at 04:38 Responder

    Nosotros lo llamamos “poner la ropa a clareo”… En mi casa lo hacemos con jabón de sosa y luego lo poñemos al sol. Mano de santo!!!…
    Si es que los remedios de las abuelas nunca fallan…

  5. David B.V 2 julio, 2019 at 16:46 Responder

    No te preocupes Sandra, vente conmigo y te hago todo lo de casa, que a mi me encanta, y de regalo me llevo tenerte en mi vida, y eso si que es un lujo.

    Cambiando de tema, gran tip, el sol blanquea así que sacarlas al sol ayuda mucho.

    Lo que da grima de ver como se ponen las cortinas es que “eso”, es lo que nosotros respiramos cada dia.

    Yo aprovecho los días de más calor para lavar las cortinas, ya que una vez dado un centrifugado a 800rpm para que no se arruguen mucho, las pones en su lugar, cogen la forma que tienen que coger y no se arrugan y ademas consigues refrescar la casa mientras se secan (y si usas suavizante, a mi no me gusta por que tapona las fibras textiles, tambien olera la casa muy bien).

    Un besazo guapa.

Dejar un comentario