¡¡Yuhuuuuuu!! Ya tengo terminados los pomos de forja lowcost para cambiar el aspecto del mueble de mi salón. Ayer terminé de pintarlos y esta mañana ya los he puesto.

 

Este paso era fundamental para mejorar el aspecto del mueble después de pintarlo, porque ya os comenté que mi mueble en realidad estaba hecho de juntar dos muebles diferentes, por lo que los tiradores eran cada uno de una manera. Y no solamente es que el diseño de cada tirador fuese diferente, si no que cada uno estaba colocado en una posición distinta.

Los cajones de uno de los muebles tenían dos tiradores a cada lado centrados verticalmente, mientras que los del otro tenían un solo tirador cuadrado centrado horizontalmente pero no verticalmente:

 

Eso para los cajones. Pero con los módulos de puerta pasaba lo mismo: uno tenía tiradores dorados colocados bastante separados de la junta de la puerta, y el otro los tenía plateados y mucho más juntos entre sí.

 

Vamos… que cada uno era de su padre y de su madre. Así que, para unificar el aspecto del conjunto y que no se notase tanto que cada puerta tenía los tiradores de una manera porque son dos muebles diferentes, era imprescindible unificar el aspecto de los tiradores.

Aspecto original del mueble

 

Así que, antes de pintar, quité todos los tiradores, tapé los agujeros y luego hice unos nuevos, pero esta vez todos centrados tanto horizontal como verticalmente, para que todas las puertas tuvieran la misma estética.

 

Una vez cambiados puestos todos los tiradores nuevos, el resultado es este:

 

No sé que os parecerá a vosotros… ¡¡¡pero a mí me encanta el cambio!!!

Ahora a por el siguiente paso… que esto todavía no se termina aquí. 😉😉😉

Compartir: