Hace poco os conté como son los perfiles de los chicos en Tinder:

y las diferencias que había con los perfiles de las chicas:

Area51Girl

 

Pero las diferencias en Tinder entre chicos y chicas no se limitan solamente a lo que ponemos unos y otros para rellenar nuestros perfiles… Me da la impresión de que el uso que le damos también es bastante diferente.

 

Para empezar tengo que decir que yo no le daba LIKE ni a uno de cada 10 tíos que me salían, y aún así el primer día, casi me muero del agobio. ¡¡¡TODOS A LOS QUE ACEPTABA ERAN UN MATCH!!! (o sea que ellos me habian dado me gusta a mi), ¡¡¡ABSOLUTAMENTE TODOS!!!!

Me dio la impresión de que los tíos les daban “like” a todas las candidatas que les salían. Así que hice un experimento: puse durante un día que solo quería que me encontraran chicos de 18 años que estuvieran a menos de 2 km de mí.

como-ligar-mas-en-tinder

Esperé un día sin usar la app (para darle tiempo a la app a que les enseñara mi foto), y al día siguiente les di like a los que me salieron (solo eran tres), y ¿adivináis qué? ¡¡¡LOS TRES ERAN MATCH!!!

¿En serio? ¿Con tíos de 18 años, un 100% de éxito?

Vamos… que me quedó claro que efectivamente los tíos le dan like a todo lo que se mueve. Teoría que ya me ha confirmado alguno en primera persona. ¡Qué triste, ¿no?!
:-(

 

El caso es que, como os iba diciendo, el primer día empece a aceptar a los chicos que me iban gustando y a las pocas horas me entró un agobio de la leche. ¡¡¡Que estrés!!! ¡¡¡No daba abasto a responderles a todos!!!

 

Al final del día tenía 16 conversaciones iniciadas. El recuento es el que sigue:

Ocho de las conversaciones repetían el mismo patrón, que por lo que vi después es la conversación estándar en Tinder.

Te saludan diciendo “Hola, que tal?”.
Hasta aquí parece normal… pero es una pregunta “hueca” porque no van a leer ni la respuesta.
Nota: Si alguien se pregunta que si nunca era yo la que empezaba a hablar: NO. Tenía tal jaleo con responder a los que me empezaban a hablar ellos a mí, que no le empece a hablar a ninguno por iniciativa propia (días mas tarde, más calmada, sí que lo hice).

El caso es que, como decía, al “Hola, que tal?” en Tinder puedes responder lo que sea: “Aquí tirada viendo la tele”, “Pues estoy llorando desconsolada porque se ha muerto mi padre y encima me han amputado una pierna”… que la respuesta el 99% por ciento de las veces va a ser “¿A qué te dedicas?” aunque no venga a ton de nada con lo que acabas de responder.

Eso es porque en realidad les importa una mierda la respuesta porque es una pregunta tonta intermedia solo para generar empatía. Y de nuevo a esta pregunta da igual lo que respondas: “Soy científico molecular en el CERN”, “Me dedico a asesinar y descuartizar viejas ricachonas para robarles el dinero”, o lo que sea… Porque la única pregunta que les importa es la tercera, que te sueltan igual de “a sopetón” que la anterior: “Vives sola?”
:-(

 

Dos conversaciones eran una variante de la anterior, en la que directamente me pedían el teléfono para hablar por whatsapp y que me dejaban de hablar en cuanto les decía que no.


Solo me faltaba eso, vamos. Que me estuviera todo el día pitando el whatsapp con mensajes de tíos que no conozco de nada para preguntarme que si vivo sola. Prffff!!

Lo que me quedó muy claro desde el primer día es que que si quisiera no es que pudiera cumplir mi propósito de “12 meses, 12 maromos”, es que podría cumplir “365 dias, 365 maromos”

 

También había 2 chicos muy majos que parecían normales y se notaba que leían las respuestas (fueron con los únicos que seguí hablando al día siguiente)

Había otro que era rarísimo porque hacía preguntas aparentemente aleatorias sin ningún fin en concreto:

  • ¿A qué te dedicas?
  • Soy programadora. Hago páginas web y programas informáticos. A la mayoría de la gente no le parece una profesión muy fascinante pero a mi me gusta!!
  • ¿Tienes perro?
  • No. De momento no tengo mascotas… Aunque cada vez me está costando más resistirme a pillar cuatro gatos y volverme la loca de los gatos, jajaja.
  • ¿Practicas algún deporte?

O_o Por favor, si alguien entiende esta conversación, que me la explique.

 

Y por último había otros tres que no eran tan tan básicos como los primeros, porque sí que seguían la conversación, pero también para acabar enfocándola al omnipresente “Vives sola?”

ligar-en-tinder
De estos tres, curiosamente dos se ofrecieron venir a mi casa a darme un masaje. Luego descubrí que lo del masaje debe ser un “comodín”, porque después me lo propusieron bastantes más.
Cuando les dije que no tenía ningún interés en que vinieran a darme un masaje uno me ofreció venir a hacerme la cena y el otro directamente canceló la compatibilidad.

Lo que más me flipa de esto es que supongo que si los tíos van tan a saco será porque con otras tías les funciona. Y eso fue lo que más me sorprendió del primer día: ¿en serio hay tías que aceptan dar su teléfono, su dirección y meter en su casa a un completo desconocido que solamente es un nombre en una app Con el que solamente ha intercambiado las frases “Hola, que tal?”, “A que te dedicas?”, “Vives sola?”, “Me das tu dirección y voy a darte un masaje?”.

Flipo. ¡¡¡FLIPO MUCHO!!!