ropa-horrible-vintage

El viernes intenté salir de compras.

Y digo “intenté”, porque me ha vuelto a pasar lo mismo lo mismito que cuando fui en enero: Que quiero comprarme ropa normal, de persona del siglo XXI, que no vive en la postguerra… y es imposible!!!

(Lo conté en el post: “De rebajas al pasado“)

Como la temporada de la temporada sea igual, voy a tener que terminar enroscándome una sábana a modo de toga para salir a la calle… porque me voy quedando sin opciones!!!

En fin, como parece que el destino se ha empeñado en que no me pueda poner más guapa por fuera (ni comprando ropa, ni tiñendome el pelo ni nada)… decidí seguir de compras EN UNA LIBRERIA… para ponerme un poco más guapa por dentro… Que al fin y al cabo es una belleza mucho más importante y el resultado dura más!!

De lo que no me dí cuenta es de que un libro puede conseguir las dos cosas!!!
Y al final, el libro que me compré fue este:

la dieta de la zona

Yo ya había oído hablar de la dieta de la zona… porque la siguen muchas actrices famosas, que dicen que es fantástica porque a parte de ayudarte a mantenterte en tu peso ideal, consigue mantener un nivel de energía óptimo, retrasar el envejecimiento… y todo sin pasar hambre.

Se basa en cosas muy parecidas a la de “El método Montignac” que estaba siguiendo ahora (comer cosas con bajo índice glucémico para no tener picos de insulina, etc.)
Solo que con esta se supone que consigues aún más estabilidad hormonal y adelgazas desde el primer día.

Y diréis… y si son todo ventajas… ¿por qué no la has probado antes?

Pues porque para conseguir ese equilibrio, en que cada comida que hagas al día tienes que ingerir un porcentaje de 40% de hidratos de carbono + 30% de proteínas + 30% de grasas.
Y a parte de cumplir esas proporciones tienen que ser una cantidad determinada dependiendo de tu peso, estatura, actividad física, etc.
Resumiendo: que antes de comer cualquier cosa tienes que desglosar los hidratos de carbono, proteínas y grasas que tiene cada alimento… e irlos pesando para para preparar el menú cumpliendo exactamente las medidas adecuadas.

Vamos, un súper-coñazo!!!!
Con la pereza que me da a mí cocinar… como para ponerme encima a hacer sudokus con la comida antes de preparar cualquier cosa!!!!
Prffff!!!

Pero la verdad es que la teoría tiene muy buena pinta y me está convenciendo bastante.
Aunque también hay que reconocer que a mí un libro es fácil que me convenza de casi cualquier cosa… Recordad que por culpa de otro libro que me leí, me volví vegetariana… Y estuve así más de tres años… hasta que me leí otro que me convenció de dejar de serlo, jajajajjajaja.
Mi ex siempre me decía que soy como Don Quijote… que de tanto leer libros se me ha ido la cabeza, jajajajajja.

Sea como fuere… como con el Método Montignac sigo engordando y estoy harta ya de estar todo el día como un globo… voy a probarlo durante una temporada a ver si me convence.

Así que mañana mismo empiezo!!!
Como el libro trae una lista de las equivalencias de cada alimento intentaré ir guiándome por ellas, aunque no sea muy exacto, hasta que pueda ir a comprar una báscula de cocina el martes por la tarde.

dieta-de-la-zona-bloques-hidratos-de-carbono

Lo malo es que estoy empezando a pensar que hacerme de comida para mañana… y lo veo complicadísimo!!!
Pensaba hacer una ensalada con queso de cabra y nueces… pero resulta que si echo queso de cabra… ya no podría echar las nueces porque me paso de proporción de grasa… ni siquiera el aceite para aliñarla!!!!
Y si echo menos queso, y la aliño con aceite de oliva… tendría que comer más proteínas aparte… para no quedarme corta…
Y encima tengo que llevar fruta porque solo con la lechuga tampoco llego a la proporción de hidratos de carbono…

Prffffff!!!
Lo mismo esto va a ser muy complicado para empezarlo un lunes, eh?
:-/