Todos los años, cuando llega el día de los enamorados, hay alguna amiga/compañera de trabajo/conocida, que al recibir una felicitación o un regalo de San Valentín, me dice: “Tranquila, tu también encontrarás a alguien“.

No me gusta ir haciendo alarde de ello, pero yo ya he encontrado a  esa persona especial que me quiere muchísimo, que está a mi lado pase lo que pase, que se preocupa por mí, que intenta animarme siempre que estoy deprimida (y casi siempre lo consigue), una persona que me cuida, que invierte todo (y digo bien: TODO) el tiempo libre que tiene en intentar hacerme feliz, alguien que gasta toda su energía trabajando para intentar darme una vida mejor, una persona que se alegra como nadie de mis éxitos, que se siente orgullosa de mis virtudes y mis logros, y, lo que es más importante, que acepta mis defectos sin juzgarme por ellos… Y esa persona soy yo.

 

Los que piensan que eso no cuenta porque sin pareja se sienten vacíos y solo valoran el amor cuando viene de fuera… están completamente equivocados. Igual que por mucho que riegues una maceta, no puede nacer nada si dentro no hay una semilla, por mucho que alguien te diga que está enamorado de ti, no va a conseguir que te quieras y te valores más a ti misma si no es algo que ya esté dentro de ti.

Imagen sacada de La huertina de Toni

 

El resto de las personas vienen y van, pero al final, la única persona que va a estar contigo SIEMPRE eres tú.

Tú, eres la única persona con la que has estado desde el día que naciste, y con la que vas a estar 24 horas al día todos los días de tu vida, hasta el día que te mueras. Y, por si no te has dado cuenta, siento decirte que tú eres la única persona cuya opinión de verdad te puede afectar… porque ¿a que cuando te sientes fea nadie te puede hacer sentir guapa por mucho que te lo diga? ¿A que cuando estás deprimida nadie te levanta el ánimo solo por decirte “venga, anímate”? ¿A que por mucho que te digan que dejes de fumar o que tienes que cuidarte, no sirve para nada hasta que eres TÚ quien toma la decisión de hacerlo? Y es que, tanto el sentimiento de soledad, como el de realización o el de felicidad son sentimientos internos. Son algo interior tuyo. Y lo tienes que trabajar tú.

 

Yo tuve pareja durante siete años y, muchas veces, estando con él sentada en el sofá, me sentía mucho más sola que ahora.

Ahora nunca me siento sola, ni incomprendida, ni incompleta… porque siempre tengo conmigo a una persona que me respeta, me cuida y me quiere.

Así que, quiérete, mímate, regálate algo… y dile a la persona que está al otro lado del espejo lo guapa que está y lo mucho que vale, sin necesitar que lo haga nadie más. Si no lo haces por ti, hazlo por el resto de las personas a las que quieres… Porque si tú no eres feliz y no te quieres a ti misma, difícilmente vas a poder hacer sentir eso a otras personas… porque, y esto es la clave de todo: nadie puede dar lo que no tiene. 😉

Compartir:

  1. Rebeca Tjdr 14 febrero, 2018 at 17:32 Responder

    Muchas veces nos olvidamos q el amor debe empezar por uno mismo, q gran verdad has dicho Sandra.

  2. Rocio 15 febrero, 2018 at 03:41 Responder

    Ojalá que poco a poco todos nos aprendamos a querer más y mejor. Estoy segura que el mundo cambiaría notablemente…
    Mu buena tu reflexión y tu consejo Sandra!
    Un abrazo.

  3. Marta 15 febrero, 2018 at 09:39 Responder

    Pues mi pareja y yo no celebramos esta fecha impuesta por el corte inglés, por lo tanto ayer me fui de cena con dos amigas y nos abrimos una cajita de bombones a nuestra salud :)
    Encontrar a “alguien” es decisión personal y no deberiamos aceptar que el consumismo nos empuje a sentirnos diferentes por no conformarnos o elegir otro modo de vida.

Dejar un comentario