El otro día os conté que una de mis compañeras de trabajo, iba a mirar tratamientos para reducir abdomen, porque aunque está bastante delgada, tiene mucha barriga y no consigue deshacerse de ella.

Hace varios años yo también estuve mirando para hacerme un tratamiento para quitarme la celulitis (en mi caso la grasa se me acumula en el culo y las caderas) y los únicos tratamientos no invasivos que encontré por aquel entonces fueron la mesoterapia y la ultracavitación.

Probé una sesión de mesoterapia y ¡¡¡casi me muero del dolor!!! El líquido que me pinchaban parecía que me ardía según entraba. Se me saltaban hasta las lágrimas. Y lo peor es que el dolor no se me pasó a la media hora… ¡me estuvo doliendo más de una semana! Cada vez que me sentaba veía las estrellas, y encima tenía el culo y los muslos llenos de moratones. Vamos, que dije que ni de coña volvía a hacerme semejante cosa.

Luego estuve mirando clínicas de ultracavitación y lo primero que os tengo que decir es que noté una diferencia abismal entre hacértelo en un centro estético o en una clínica de verdad. En los centros estéticos el precio era mucho más barato por sesión pero, como las chicas que te lo hacen no son personal sanitario, las máquinas no son ni de lejos tan potentes como las de las clínicas, por lo que necesitas muchísimas más sesiones y aún así el resultado no suele ser tan bueno.

En mi caso tengo que decir que necesité diez sesiones (creo recordar que cada sesión me costaba algo así como 130€ y además de la ultracavitación incluía un drenaje linfático para ayudar a eliminar la grasa que se había liberado durante la sesión) y os puedo asegurar que se me quitó ABSOLUTAMENTE TODA la celulitis que tenía, y hasta me desapareció la forma de las cartucheras.

ultracavitacion-resultados

 

En mi caso el desembolso mereció la pena porque tenía una celulitis tan enquistada que me resultaba ya muy dolorosa al tacto.

También es verdad que después progresivamente me ha ido volviendo a salir, así que supongo que también es muy importante que, elijas el tratamiento que elijas para deshacerte de la grasa, después hagas sesiones de mantenimiento periódicas para que no vuelva a aparecer.

Aprovechando que mi compañera ha estado investigando el tema, y a lo tonto y a lo bobo nos ha dado una master-class sobre los mejores métodos que hay actualmente en el mercado para reducir grasa localizada, os los cuento por si a alguien más le puede resultar interesante:

 

Top tratamientos no invasivos para reducir el abdomen

1 – Láser lipolítico:

El láser lipolítico es un método no invasivo para tratar la grasa localizada.

Utiliza una longitud de onda de 1060nm, que penetra profundamente hasta alcanzar la grasa subcutánea.  Este láser consigue aumentar la temperatura de las células grasas hasta unos 42ºC – 47ºC, lo cual provoca que queden dañadas irreversiblemente y que el cuerpo pueda eliminarlas de forma natural por rutas metabólicas.

El tratamiento con láser para reducir abdomen es una buena opción porque, no daña la melanina ni la dermis, puesto que solamente actúa sobre las células grasas. Y tampoco es doloroso. Solamente provoca una sensación de agujetas que puede durar unos días.

Cada sesión es de 25 minutos, mucho más corta que cualquier otro tratamiento. Y se recomiendan unas 3 sesiones, dejando pasar 6 entre sesión y sesión (si son en la misma zona).

Imagen sacada de http://www.clinicamenorca.com/

2. Ultracavitación

También se le suele llamar “liposucción sin cirugía”. La ultracavitación de abdomen es bastante parecida a la anterior, ya que consiste en aplicar ultrasonidos, que hacen vibrar las células de grasa de la zona a tratar, hasta que estas revientan. De esta manera la grasa deja de estar en nódulos encapsulados y queda libre, por lo que pasa al sitema linfático y se elimina del cuerpo a través de las heces, la orina, el sudor, etc.

Normalmente se acompaña de drenajes linfáticos o de presoterapia para favorecer la eliminación del organismo.

Las sesiones suelen durar entre 45 y 60 minutos, y suelen ser necesarias entre 8 y 12 sesiones para conseguir los resultados óptimos.

Conviene dejar un mínimo de una semana entre una sesión y la siguiente, para darle tiempo al organismo de eliminar la grasa que se ha liberado con el tratamiento.

3. Radiofrecuencia

La radiofrecuencia abdominal es otra de las técnicas para reducir la barriga. Consiste en aplicar radiaciones electromagnéticas, que oscilan simultáneamente en el campo eléctrico y magnético y causan un movimiento rotacional de las moléculas de grasa que genera calor.

Al igual que en el tratamiento anterior, se puede canalizar la energía a distintas profundidades, y así tratar distintos tipos de celulitis.

La radiofrecuencia también sirve para tratar la laxitud de la piel, retrotrayendo la piel sobrante y estimulando la producción de colágeno.

La duración media de una sesión con radiofrecuencia, suele oscilar entre 40 minutos y una hora, y se suelen necesitar entre 6 y 10 sesiones para conseguir los resultados deseados.

4. Carboxiterapia

La Carboxiterapia es un procedimiento cosmético no quirúrgico que consiste en la inyección de Dióxido de Carbono (CO2) en los tejidos sub-cutáneos a través de pequeñas inyecciones. Esto consigue que los vasos sanguíneos se dilaten y que se incremente el torrente de sangre en la zona tratada.

Normalmente son necesarias 15 ó 20 sesiones, de 15 minutos cada una; una o dos veces por semana.

Imagen sacada de http://www.leblanc-medical.com/

5. Mesoterapia

La mesoterapia abdominal consiste en inyectar en la zona afectada por la grasa localizada diferentes sustancias para favorecer la movilización y eliminación de grasa.

Es recomendable aplicar 1 o 2 sesiones semanales, y los resultados se suelen empezar a notar a partir de la décima a duodécima sesión.

Una vez conseguida la reducción deseada, se recomienda seguir con sesiones de mantenimiento cada 15 días para mantener los resultados.

 

 

Si habéis probado alguno de estos tratamientos para reducir el abdomen, o conocéis alguno más que os haya funcionado, no dudéis en comentar vuestra experiencia. Compartir conocimientos es fundamental para aprender ;-)