excusas

¿Os habéis fijado en que solo hay dos tipos de personas? Los que siempre encuentran una excusa para no hacer las cosas, y los que siempre encuentran la manera de hacerlo.

El otro día leí a una chica en facebook que decía que se encontraba fatal físicamente pero que no se podía permitir ir al gimnasio por motivos económicos. En ese momento me dio mucha pena la pobre chica, porque parecía realmente angustiada por eso, pero luego pensé “¿Qué cojones? Si a mi me pasa lo mismo y precisamente por eso salgo todos los días a andar y me he puesto a hacer ejercicio en casa con un programa de ejercicios que te puedes bajar de cualquier parte y dos botellas de agua que utilizo de mancuernas.”.

Esto se puede extrapolar a prácticamente todo en la vida.  Y es que, si quieres, encontrarás una manera de hacer las cosas. Aunque no sea una manera fácil ni inmediata. El problema es que autocompadecerse y rendirse es mucho más fácil y más inmediato que coger el toro por los cuernos y mover el culo en busca de tu meta. Porque luchar por las cosas cuesta. Y lloriquear no cuesta nada.

Siempre es más cómodo buscar una excusa o echarle la culpa a un problema ajeno a ti (como en el caso de esta chica el no tener dinero), y pensar que los demás tienen más SUERTE que tú porque ellos sí que pueden hacer eso que tú estás deseando, que esforzarte para conseguirlo. Cuando en realidad lo único que pasa es que eres redomadamente vago.

Todos tenemos problemas en la vida: familiares, económicos, de trabajo, de salud… (por lo menos yo no conozco a nadie que tenga una vida perfecta) y evidentemente todos podemos pasar por una mala racha. Pero no todos nos pasamos el día lloriqueando por esos problemas. Protestamos si nos ha pasado algo malo y nos desahogamos cuando nos vemos sobrepasados en un momento dado… pero casi siempre lo hacemos por una cosa en concreto (la que esté mal en ese momento): si hemos tenido una movida con el jefe, si nos deja nuestra pareja, si nos duele la espalda… Pero hay gente que LO ÚNICO que hace continuamente es lloriquear por lo desgraciada que es y por la MALA SUERTE que tiene. Y, curiosamente, es gente a la que le pasa en TODOS los niveles de la vida, y le pasa SIEMPRE.

Evidentemente no estoy hablando de personas que tienen un problema real grave, como que se hayan quedado tetrapléjicos, ¿eh? Hablo de gente con vidas normales: con cosas buenas y cosas malas. Vamos: NORMALES.

Yo he conocido a mucha gente así y he visto que en el momento en el que alguien les da una solución a su problema, encuentran una excusa de nuevo para seguir hundidos en la mierda. Si habéis tenido a alguien así cerca, seguro que sabéis de lo que estoy hablando. Por seguir con el ejemplo de esta chica, podría ser algo como que tú le regales un mes de gimnasio y luego no le cuadre el horario de las clases a las que quiera ir, y se sienta doblemente culpable por no ir al gimnasio y encima sentirse en deuda contigo.

Y es que, como leí una vez en algún sitio: “Hay gente que encuentra una solución para cada problema y gente que encuentra un problema para cada solución”.

Si sois de las primeras, ¡huid de las segundas como de la peste! Porque no les vais a poder ayudar y a cambio vosotros cada vez os vais a sentir más preocupados, desdichados, agobiados e infelices. Y es que, si intentas darles la mano para sacarlos del pozo, lo único que puedes conseguir es que te tiren ellos a ti dentro… porque NUNCA JAMÁS vais a poder ayudar a alguien que en realidad no está dispuesto a ayudarse a sí mismo.

Compartir:

    22 comentarios

  1. LOLALOLITALOLA 15 mayo, 2017 at 15:32 Responder

    Me quito el sombrero ante esta entrada tuya.
    Tuve una amiga así. Llegó a decirme LITERALMENTE que soy una egoísta por no preocuparme de ayudarla a resolver su vida y estar solo pendiente de mi feliz vida, que los que somos felices “no hacéis más que dar por cul0. Dijo que en realidad estoamos igual de amargados que ella, que la gente es mala y quiere hundirla, la putean a propósito y los demas estamos demasiado ocupados siendo felices como para darnos cuenta, todo esto desvariando entre insultos (gilipollas, tocacojones, etc…) y que somos unos hipócritas por ir de felices cuando nadie puede ser feliz en esta vida.
    Ella quiere su carrera, su novio y su coche, pero la vida se lo impide. Y yo que tengo las tres cosas soy una hija de puta sin sentimientos y con suerte. Todo es suerte, nunca es esfuerzo de los demás.

    Respecto a lo de pedir una solucion, recibirla y poner una excusa a la solucion, lo has clavado Sandra. Y lo de vagos también. Funcionan así. Solo son un gasto de tiempo que dura lo que les aguantes.

    • Sandra Broa
      Sandra Broa 15 mayo, 2017 at 16:06 Responder

      ¿Qué mas va contar a mí que he vivido con unas cuantas personas así? Por eso cada vez soy más radical y les paso menos. Porque lo único que hacen es hundirte a ti en la miseria si los dejas… y no te dan ni las gracias por intentarlo, porque las personas más egoístas que hay son ellos.

  2. todoalacara.la vida es asi de injusta. 15 mayo, 2017 at 15:42 Responder

    http://todoalacara.blogspot.com.es/2017/03/envidiosos-y-vagos-que-hay-muchos.html

    http://todoalacara.blogspot.com.es/2017/02/la-depresion-moderna.html

    http://todoalacara.blogspot.com.es/2016/03/gente-toxica.html

    Te dejo tres entradas de mi blog que hablan de lo mismo que hablas tú aquí. Me agrada encontrar alguien que no se baja los pantalones con esta gente y les pone en su maldito sitio. Alucino cuando la gente se pone a seguirles el rollo, a secarles las lágrimas y a intentar arreglarles los supuestos problemas. ¿Porqué? Que se lo hagan ellos solos, como hacemos todos!!
    Enhorabuena por el Blog!

    • Sandra Broa
      Sandra Broa 15 mayo, 2017 at 16:05 Responder

      Jajajajajajajaja. Joder… y luego dicen que yo soy radical, pero ese “Iros a tomar por culo. Ah no, que pasáis…” es brutal.
      Pero estoy de acuerdo con lo mismo que dices tú en esos tres artículos, incluyendo lo de la gente que tiene depresión, que no la tiene. La gente que tiene depresión no suele ir por ahí pregonándolo tan alegremente.

  3. desiree 15 mayo, 2017 at 17:56 Responder

    Sandra! Que tal?
    Sabes qué es lo peor? cuando les das soluciones y te salen con un ‘es que es muy facil para ti decirlo, porque tu vida es perfecta’. Ah, cierto, todo me ha caido del cielo sin trabajar por ello (grrr)

    Es siempre una cuestión de actitud, yo trato de no calificar lo que sucede, ni bueno ni malo, simplemente ha pasado algo y se debe reaccionar en consecuencia. Creo que así de cuadriculados somos todos los ingenieros :(

    Por cierto, abandonaste el aikido? No has vuelto a comentar de eso.

    Un beso,

    Desiree

    • LOLALOLITALOLA 16 mayo, 2017 at 10:22 Responder

      Me alucina sobremanera que todos utilicen las mismas excusas palabra por palabra. Lo de la vida fácil, la suerte, y lo bocazas que son los demás porque no piensan en ellos. Parecen las instrucciones para ser tóxico!! Y lo peor esque esa gente no suele tener vida difícil ni mala suerte!! A lo de vagos de Sandra yo le pongo también ABURRIDOS. Si tuvieran preocupaciones reales que atender iban a estar haciendo el gilipollas….

      Quizá esto lo vea yo porque lo veo desde fuera, pero…esque no entiendo el objetivo de ser así. ¿Que beneficio sacas? ¿Que te mande todo el mundo a tomar por ahí?

      • Sandra Broa
        Sandra Broa 16 mayo, 2017 at 18:12 Responder

        LolaLolitaLola: el beneficio es que tienes la atención de todo el mundo, todo el mundo esta detras de ti consolandote e intentando animarte. La gente asi suele ser gente con muchas carencias emocionales y necesitan constantemente que haya alguien alrededor de ellos todo el dia.

    • Sandra Broa
      Sandra Broa 16 mayo, 2017 at 18:09 Responder

      Desiree, sí que abandoné el aikido. Me reventada las rodillas. Ya solamente la postura de estar sentada era mortal para mí, y me pasaba la dos días jodida después. Así que con todo el dolor de mi alma, tuve que dejarlo :-(
      Un besote guapa.

      • Desiree 17 mayo, 2017 at 04:27 Responder

        Buuuuu! Que mala noticia :(

        Pero como siempre, la salud es lo primero.

        Cuidate mucho :)

  4. David 15 mayo, 2017 at 23:18 Responder

    Solo decirte…… AMEN

    A esta gente la frase de …. ” No me des problemas, dame soluciones” hay que decírsela cuando ya se ponen cansinos.

    Sobre la chica en concreto, ir a correr al parque, hacer sentadillas y flexiones son gratis y se hacen en todos lados, el único pero… Llevar una dieta normal , que tienes que aprender algo… Y cuando se aprende…. Cuando se quiere. Sin más.

    • Sandra Broa
      Sandra Broa 16 mayo, 2017 at 18:13 Responder

      Es que yo creo que hay gente que nunca quiere nada lo suficiente, si se lo tienen que trabajar ellos. Es más facil que te lo den hecho otros.

  5. Neus 16 mayo, 2017 at 07:10 Responder

    Bueno, esa es una de mis bases en consulta (soy psicóloga): no se puede ayudar a quien no quiere ser ayudado.
    Y ni te cuento la de veces que me ha venido gente a consulta pensando que yo les iba a dar la formula mágica para ser felices y cuando ven que hay que currárselo y cambiar patrones que llevan años enquistados, no vuelven ^^

    Y es que realmente avanzamos cuando creemos que somos capaces de avanzar y nos planteamos un objetivo: el tipo de personas que describes ni siquiera lo ven factible, así que para qué moverse….

    • Sandra Broa
      Sandra Broa 16 mayo, 2017 at 18:19 Responder

      Mi ex compañera de piso era una chica depresiva que ni trabajaba ni hacía nada en la vida más que ir al psicologo tres veces por semana. Se echó un novio que la maltrataba psicologicamente. En menos de dos meses la hundió completamente y la separó de todos sus amigos. Cuando ella se dio cuenta de que era un maltratador y fue capaz de decirlo en voz alta (yo lo tenía claro desde hacía muuuuucho tiempo atrás), le pregunté “¿Cuando vas a dejarlo?” Y me dijo “No lo pienso dejar, porque lo quiero mucho y lo pasaría mal. Eso es trabajo de mi psicólogo, que es el que tiene que hacérmelo vere de tal manera que consiga que no me cueste dejarlo. Porque cuando las cosas suponen un esfuerzo, es una señal de que no hay que hacerlas”.
      Me quedé de pasta de boniato… pero lo entendí todo.

      • LOLALOLITALOLA 16 mayo, 2017 at 19:24 Responder

        ¿Cuando las cosas suponen un esfuerzo es señal de que no hay que hacerlas? De hummus me acabas de dejar a mí…

      • neus 17 mayo, 2017 at 07:40 Responder

        Madre mía… Para empezar que ir a un psicólogo 3 veces a la semana lo veo muy excesivo: que puntualmente por una crisis gorda se necesite que vayas un par de veces a la semana durante un mes, aún lo podría entender, pero 3 veces de forma indefinida? Hay que tener mucho cuidado porque hay “profesionales” que se aprovechan de ese tipo de personalidades para vivir de ello.
        Por otro lado lo que dices: esfuerzo = caca. Partimos de una creencia errónea y a la vez quizá es el mejor resumen de todo lo que se está hablando en este post jajajajaja

  6. José 6 julio, 2017 at 22:51 Responder

    Al final estoy insomne, como cada noche desde que la yogurina se fue de casa. Pero he dado con el post justo. Poco puedo yo,o su psicóloga, hacer por ayudarla si ella no quiere ayudarse. Me han llamado sus mejores amigas para ver cómo estoy, para ofrecerme su ayuda si la necesito,y de paso contarme que las ha mandado a pastar por decirle verdades dolorosas a la cara (como que su madre, mi ex suegra, es una hdp). Que se ha quedado sólo con quién le dice lo que quiere oír… pues eso sí no quiere ayudarse, poco podemos hacer los demás

  7. jorge 3 agosto, 2017 at 16:44 Responder

    Totalmente de acuerdo con no seguir la corriente a este tipo de gente, hay muchas otras personas a las que dedicar tiempo.
    Sin embargo me ha hecho pensar en aquellos que se creeen superhombres (o supermujeres), justo el extremo opuesto, también sin empatía alguna, y piensan que todos los demás son unos mierdas a los que se puede putear. Estaría bien hablar otro día de esos.

    • Sandra Broa
      Sandra Broa 3 agosto, 2017 at 20:37 Responder

      En realidad esa actitud casi siempre es otra manifestación de un complejo de inferioridad. Dime de lo que presumes… y te diré de lo que careces. De toda la vida.
      Lo bueno de esa gente es que son gilipollas y se les ve venir a kilometros… y no tienes problema en sacarlos de tu vida. Son mucho peores de los que hablo en el post poqrue son silenciosos y te dan pena… y cuando te das cuenta te han comido la vida.

Dejar un comentario