El pasado 8 de marzo, después de que la protesta masiva por la igualdad, unos amigos míos me decían que les sorprendía un poco tanto revuelo porque las mujeres hace ya mucho tiempo que estamos en igualdad de condiciones, y que en muchos casos incluso salimos mucho más beneficiadas. Que les parece que ya estamos a la que salta y que protestamos por las cosas más nimias.

Creo que el único motivo por el que muchos hombres se piensan que exageramos es porque no son conscientes de la cantidad de pequeños desprecios machistas que seguimos viviendo día a día. Y que cuando explotamos por alguna “nimiedad” es porque ya es la vigesimoquinta “nimiedad” que aguantamos a lo largo del día.

Voy a resumir lo que para mí podía ser un día de trabajo estándar. Para mí, que ni siquiera tengo hijos o pareja, y que trabajo en un sector muy civilizado como es el desarrollo web, por lo que seguramente soy el sector menos desfavorecido por la igualdad:

  • Te levantas súper tarde porque te has quedado dormida. Así que te lavas la cara y poco más y te vas a trabajar.
  • Subes en el autobús.
  • No hay ningún asiento libre en la parte delantera porque un tío está espatarrado ocupando dos asientos, porque le debe parecer que tiene más derecho a tener él los huevos frescos que tú a sentarte.
  • Le dices que te haga hueco y te sientas.
  • Un baboso te da un repaso de arriba a abajo y te tira un beso.
  • LLegas a la oficina. Un compañero te dice:
    • ¡Qué mala pinta tienes hoy! ¿Te pasa algo?
    • Es que ayer me acosté tarde.
    • Te podías haber peinado antes de venir, jaja. Y menudas ojeras tienes. ¿Cómo no te has maquillado un poco?
  • Te lo dice como la cosa más normal del mundo, porque da por hecho que ir al trabajo mona para ti es casi una  obligación.
    • No sé, ¿y tú por qué no te has grapado un poco de pelo a la calva? Que también tienes muy mala pinta.
    • Joder que borde eres.
    • No haber empezado tú.
  • Un compañero dice “¿Qué os pasa?”. Tu compañero responde: “Ésta, que hoy ha venido torcida”. El otro dice: “Tendrá la regla”, y los dos se ríen.
  • Tengo la regla. Olé ahí. Solucionado.
  • A la hora del café bajáis todos los compañeros. Pides un café solo, a tu lado un compañero pide un café con leche. Por supuesto, os los ponen al revés, porque las mujeres no beben bebidas fuertes.
  • Ya sentados, un compañero comenta que en semana santa va a ir a acampar al monte cuatro días con unos amigos de la facultad a los que casi no ven desde que fueron todos padres. Todos decimos que nos parece un plan guay. Otra compañera dice que ella va a irse con su hermana a hacer el camino de Santiago. Automáticamente alguien le pregunta “¿Y qué vas a hacer con los niños?”. Te das cuenta de que al hombre nadie se lo ha preguntado porque han dado por hecho que es normal de que su mujer se encargue sola de los niños una semana y él tenga vida propia, pero al revés no.
  • De vuelta a la oficina, tu superior te dice que vas a ser la responsable de un nuevo proyecto. Que vayas a una reunión con otro compañero, que te va a echar una mano durante el proyecto. Te dice que  bajéis a por el coche a garaje, porque la reunión es en las oficinas del cliente.
  • Bajáis a por el coche. Tu compañero se pone automáticamente en el lado del conductor porque da por hecho que por ser hombre va a conducir él.
  • No te da la gana y lo mandas para el otro lado, porque la responsable eres tú y el jefe te ha mandado coger el coche a ti. Te mira como si fueras una feminazi y te dice que le da lo mismo… pero eres consciente de que es curioso que para darle lo mismo, de primeras se hubiera puesto directamente del lado del conductor.
  • De camino a las oficinas del cliente paráis a echar gasolina. Os bajáis los dos del coche. Cuando vienen a repostar automáticamente se dirigen a tu compañero y le preguntan “¿Cuánto pongo?”. Contestas tú. Ninguno de los dos se dan cuenta del detalle ni le dan importancia, pero tú piensas que es curioso como a veces ser mujer te confiere un manto de invisibilidad mejor que el de Harry Potter.
  • Al reemprender la marcha, metes el morro para salir y el tío de detrás te grita “¿Pero qué haces? ¡Mujer tenías que ser!” Los dos que han salido delante de ti han hecho lo mismo y nadie les ha dicho nada.
  • LLegas a la reunión. Automáticamente los clientes se dirigen a tu compañero pensando que él es el responsable.
  • Aclaras que la responsable eres tú.
  • Aún así, cada vez que dices algo importante, miran a tu compañero buscando su confirmación, como si tú no tuvieras suficiente autoridad o conocimientos.
  • Termina la reunión y, como es tarde, tu compañero y tú decidís ir a comer antes de volver a la oficina.
  • Antes vas a cambiar el ticket de la hora.
  • Según estás en la máquina sacando el ticket, un tío que pasa por la acera te mira de arriba a abajo y te dice “¡Guapaaaa!”, porque se piensa que está en todo su derecho de importunarte para decirte la impresión que le has causado al verte, como si tu cometido en la vida fuera gustarle a él y a otros babosos como él.
  • No le contestas nada, y dice “Joder, qué amargada. A ti lo que te hace falta es que te echen un buen polvo”.
  • Vuelves con tu compañero y vais a comer. Pides una coca cola normal, y tu compañero una coca cola light. Os los ponen al revés porque dan por hecho que la que te tienes que cuidar eres tú. Os cambiáis las bebidas sin decir nada.
  • Después de mirar la carta, te pides un cocido y tu compañero una ensalada. Por supuesto, os lo vuelven a poner al revés. Ya te cabreas y le dices al camarero “¡Nos los has puesto al revés!”
  • El camarero te mira mal, os cambia los platos y se marcha refunfuñando que si tanto te costaba cambiar los platos a ti.
  • Pedís la cuenta. Se la ponen a tu compañero.
  • Se te está empezando a hinchar ya peligrosamente la vena del cuello…
  • Pagas tú… y lo haces deliberadamente delante del camarero para que te vea bien.
  • Vuelve el camarero con la vuelta. Y se la da a tu compañero.
  • Le dices “Vamos a ver… ¿se puede saber que problema tienes al traer las cosas? ¡¡¡que te he pagado yo!!!”
  • El camarero te mira mal sin contestarte nada, pensando él está siendo muy educado por callarse y que tú estás siendo una loca y eres una exagerada por decirle eso… porque no es para ponerse así y no hay nada traumático en que se confunda al traerte la vuelta y se la pongan al otro.

 

De lo que no se da cuenta el camarero es de que sí que lo es porque la diferenciación no es aleatoria y siempre va en la misma dirección, y que tú ya llevas todos el día sufriendo mini-desprecios y a esas alturas ya estás hasta el coño y no quieres pasar ni uno más.

Porque lo de la vuelta solo ha sido una gota, pero una gota que ha caído sobre un suelo ya muy mojado.

Compartir:

    29 comentarios

  1. Ana 15 marzo, 2018 at 23:33 Responder

    Soy mujer
    Nunca me ha pasado ninguna de las cosas que cuentas
    No dudo de que pasen,pero creo que son casos aislados y que aunque queden cosas por hacer deberíamos ayudar a mujeres que si están discriminadas en países musulmanes por ejemplo pero es mucho más fácil mirarnos el ombligo que enfrentarnos a países tan poderosos

    • Sandra Broa
      Sandra Broa 16 marzo, 2018 at 02:41 Responder

      No me creo que seas una mujer, porque incluso las mujeres más machistas (o chapadas a la antigua, o como las quieras llamar) que están encantadas con que los hombres paguen, que las mantengan, que conduzcan ellos y que las piropeen por la calle… sí que reconocen que esas situaciones les pasan a diario, aunque estén de acuerdo con ello y les guste. Así que desde aquí te digo que estás mintiendo con toda la impunidad del mundo que te da el anonimato de internet.

      Y la demagogia de sacar a relucir los problemas de los países musulmanes para que no protestemos por lo que tenemos aquí, muy manida, por cierto.

      • Marta 16 marzo, 2018 at 22:17 Responder

        O no ha trabajado en mundo masculino. Soy de Sistemas IT, es la jungla machista por excelencia.

    • Alicia 16 marzo, 2018 at 08:48 Responder

      Casos aislados, los cojones.
      Has podido tener suerte y a ti no te pasa, y además no tienes amigas que te cuenten sus casos. O estás tan metida en el papel que no lo ves, También puede ser que tengas 10 años.
      No conozco a nadie de mi edad a quien no le hayan intentado tocar en el metro o en el bus. Que no haya sufrido comentarios estúpidos en el trabajo. A quien no le hayan dicho “¿pero vas tú sola?”.
      Un par de mecánicos me han intentado tangar con el arreglo del coche. Con un hombre también lo intentan, pero, joder, no le ponen sonrisa de suficiencia mientras le dicen “bonita, tú no te preocupes por tonterías”.
      A los que defienden los piropos, me gustaría saber qué opinan de que se les ponga delante un gilipollas, invadiendo su espacio personal e impidiéndoles el paso, le mira de arriba abajo y le dice con voz babosa “¡qué muslos!”
      Supongo que tampoco te habrá pasado que los ginecólogos estén durante años diciendote que el dolor de regla, que te quita un día de tu vida cada mes, es normal, y que te tomes una mierda de antiinflamatorio en vez de buscar donde está tu endometriosis.
      Podría seguir contando: encuentros en parques con PNS (penes no solicitados), gestos de pretendida caballerosidad que te obligan a ir corriendo para pasar la primera, vendedores que creen le estás comprando algo a tu novio, porque para tí no pueden ser los accesorios de la dremel…
      Pocas cosas me cabrean más que comentarios de desprecio a denuncias de machismo. Pero cuando vienen de una mujer, además, me siento triste.

      • Sandra Broa
        Sandra Broa 16 marzo, 2018 at 10:47 Responder

        Pues no te pongas triste porque esto no era una mujer. Te lo digo yo que me paso 12 horas al día en redes sociales leyendo comentarios de todo tipo y ya distingo a la legua las mentiras mal montadas para intentar llevar razón.
        Esto es un tío de los que siguen pensando que si no nos mutilan y nos lapidan, tendríamos que darnos por satisfechas. Un forocochero de toda la vida, vamos.

        • Alicia 16 marzo, 2018 at 11:58 Responder

          Pues si es un tío que no se lo cree, que pregunte alrededor…

          A ver. Que yo no estoy todo el santo día pensando en discriminaciones ni ofensas del patriarcado, que tengo la vida llena de cosas que me hacen feliz. Pero cuando alguien dice, “a mi me pasó ésto”, si el “ésto” es un micro o maximachismo, siempre hay alguien que salta a negarlo ¿Por qué? Me pone de los nervios.

          Si yo cuento que me han robado la bici ¿esa misma persona me dirá que no es posible por que a ella jamás se la han robado?

          Os dejo con un descubrimiento reciente pero doble: Charo López y Tarde Baby
          https://twitter.com/charolopez/status/971113401324843009
          http://un3.tv/programas/tarde-baby/

          Gracias Sandra. Sigue escribiendo así de bien, que te leemos.

  2. Elisabeth 16 marzo, 2018 at 09:40 Responder

    Joder qué gran, y triste, verdad el post y los comentarios (menos el de la “chica” que dice que esto no pasa).
    Yo doy gracias a que en general no tengo que soportar muchas de estas cosas, pero aún así todas sabemos lo que es ir de fiesta y que te metan mano en la discoteca, porque tu culo es público y lo puede tocar cualquiera, sí señor!
    O volver tarde a casa sola e ir con “el culo apretao” como digo yo, por si acaso, es de las cosas que más me joden, que yo intento decir que no pasa nada y autoconvencerme y ser independiente, pero al final vas a las 4 de la madrugada sola y vas acojonada.
    O ir a comprarte un coche y que se lo estén vendiendo a tu padre o tu novio o tu hermano, sea quien sea quien te acompaña. A mí de hecho me ha pasado esto haciéndole la revisión al coche, llevé mi coche al taller oficial de la marca, es decir tienen los datos del coche y de la dueña, pedí cita a mi nombre y aún así fuimos mi novio y yo a dejar el coche y todas las preguntas se las hacían a él, a pesar de que las respondía todas yo, me estaba inflando los cojones, creo que el muy lerdo tardó 4 preguntas en darse cuenta que el coche era mío y que debía dirigirse a mi…
    Y como esto…mil cosas, y si por suerte no te ha pasado alguna a ti, le ha pasado a tu madre, tu hermana, tu mejor amiga, tu prima o la compañera del trabajo. Al final entre lo tuyo o lo de las mujeres de tu vida, son muchas mierdas las que aguantamos…y lo peor es que ellos ni se dan cuenta, es que ni lo ven, está todo tan arraigado en la sociedad que el machismo es invisible.
    Que sí, que en otros países las mujeres tienen problemas más graves, evidentemente; pero eso no quita que aquí hay muchas cosas que cambiar.
    No sé cuántas veces tuve que leer que si queremos igualdad, porqué hay un día de la mujer y no del hombre…y catetos como esos, que no saben ni de lo que hablan, desgraciadamente hay muchos, señor danos paciencia…
    Así que lo del 8 de marzo es más que necesario!!

    Un beso Sandra!

    • Sandra Broa
      Sandra Broa 16 marzo, 2018 at 10:53 Responder

      Bueno mira… es que lo de los talleres es un caso aparte. Recuerdo que una vez con mi ex, fuimos al taller… el coche era mío y conducía yo. Bajamos del coche, y pese a que yo fui la que me bajé por el lado del conductor, con la carpeta de la documentación en la mano, el mecánico fue directo hacia mi ex y le dijo: “¿Qué le pasa al coche?”. Mi ex flipando le dijo: “No lo sé, pregúntale a ella, que es suyo”. Y el mecánico sin mirarme si quiera, le volvió a decir “Pero tú sabrás lo que le pasa…”, y mi ex “¿Yo de que lo voy a saber si la que lo conduce es ella?”, y el tío por tercera vez “¿Pero qué problema tiene?”. Y ya dijo mi ex encabronado “¡¡¡Que le preguntes a ella, hostias, que el coche es suyo!!!”.
      Bueno, pues aún así, le costó.
      Para matarlo.

  3. Bea 16 marzo, 2018 at 12:38 Responder

    Maravilloso post, aunque el contenido sea para echarse a llorar. Ahora mismo pienso que me alegro de trabajar en casa y ahorrarme unos cuantas de esas situaciones. Aunque también es un pensamiento triste porque si para ahorrarnos esos desprecios tenemos que quedarnos en casa escondidas mal asunto…

  4. Silvia 16 marzo, 2018 at 13:02 Responder

    Yo soy mujer, tengo 34 años, y he pasado todo eso que dices, y cosas aún peores, reconozco que sigue habiendo machismo y mucho, pero yo me pregunto Después de la huelga del día 8, ¿Han cambiado esas cosas? De verdad creéis que por hacer huelga, vamos a acabar con los machitos babosos, porque la respuesta es NO, la única manera de combatirlo de alguna manera, es enfrentándonos cada día a estas cosas, no se puede aguantar estas cosas con una sonrisa y seguir con nuestras vidas, que vean que ya no aguantamos más, y entonces igual, sólo igual, ese camarero, o ese dependiente, a la tercera tía “borde” que se encuentre se piensa mejor lo que hace.

    • Sandra Broa
      Sandra Broa 16 marzo, 2018 at 14:51 Responder

      Por eso precisamente lo he recordado yo hoy, y lo pienso seguir haciendo día a día. Porque es una batalla que no se puede ganar con una protesta de un día al año.
      Aunque sí que es verdad que este año ha tenido una afluencia tan brutal que ha hecho que muchos hombres de repente digan “¿pero tan discriminadas se sienten para protestar así?”, cosa que hasta ahora muchos ni siquiera se habían planteado porque pensaban que eran cosas de cuatro locas feminazis, y de repente se han sorprendido de que no seamos solo cuatro.

  5. Maria 16 marzo, 2018 at 14:20 Responder

    ole, ole y ole, bien dicho Sandra. Todo eso que has dicho me ha pasado casi todo, asi que de casos aislados nada. Esta frase: te dice “¡Guapaaaa!”, porque se piensa que está en todo su derecho de importunarte para decirte la impresión que le has causado al verte, como si tu cometido en la vida fuera gustarle a él y a otros babosos como él, chapó!

  6. J. 16 marzo, 2018 at 14:46 Responder

    Soy hombre y te puedo asegurar que la mayoría de los hombres respetamos a las mujeres. Por supuesto que tú a lo largo del día te encuentras a cientos de hombres, tal vez miles, y evidentemente te cruzarán con más de un cavernícola, es simple estadística. Yo creo que hoy en día la mayoría de los hombres intentamos cuidar lo que decimos. Y también te recuerdo que muchos micromachismos provienen de las mismas mujeres. A mi esposa la critican sus compañeras de trabajo y la miran mal porque sale antes del trabajo ( tiene reducción de jornada. ¿se supone que tendría que salir igual que las demás? ).

    Y también es cierto que en algunos casos (por supuesto mucho menos, la mujer suele ser mucho más respetuosa que el hombre ) los hombres también tenemos que escuchar comentarios molestos hechos por mujeres, ya sean compañeras de trrabajo, amigas o incluso de nuestras propias esposas o novias.

    Comentarios como “los hombres no pueden hacer dos cosas a la vez” o “las mujeres somos más inteligentes que los hombres” (que por cierto me dice algunas veces mi esposa ). Son comentarios que como te podrás imaginar nos molestan a los hombres. Y por supuesto, como les digas algo te dicen que es cierto, que está demostrado científicamente. Y yo me pregunto:¿Será que por ser cierto y estar demostrado con estudios científicos , no debería molestarnos que una mujer nos lo diga? Pues claro que nos molesta y mucho.

    Leí tu artículo y quería darte mi opinión como hombre. Espero que te sea útil.

    • Sandra Broa
      Sandra Broa 16 marzo, 2018 at 14:47 Responder

      Jajajaja. Lo siento pero este artículo no me sirve para nada. Porque aunque es verdad que la mayoría de los hombres respetan a las mujeres, también es verdad que el respeto no implica un trato igualitario, ni muchísimo menos.

      Me pones un ejemplo de que las compañeras de tu mujer la miran mal por salir antes porque tiene jornada reducida. Y yo me pregunto, ¿por qué no tienes la jornada reducida tú? Vemos tan normal que la tenga ella que no nos lo planteamos. Lo siento, pero tú también eres machista. TODOS lo somos un poco.

      • J. 18 marzo, 2018 at 15:31 Responder

        Hola Sandra,

        Muchas gracias por contar con mi comentario. Por supuesto que tienes razón en lo que dices.

        Sólo quería indicar que en la sociedad machista todos somos machistas, tanto los hombres como las mujeres, y por tanto, si quieres eliminar el machismo el esfuerzo debe ser de todos.

        Se comete un gran error en el tema de la reducción de jornada y en muchos aspectos laborales. La mujer vive la maternidad de y a manera diferente a como el hombre vive la paternidad. La inmensa mayoría de las mujeres quiere dedicarse a sus hijos y por esta razón reducen jornadas o no aceptan un cargo alto en una empresa que significará ver poco a sus hijos.
        En todo caso que mi esposa gane menos en jornada reducida afecta a los ingresos de toda la familia.

        Debería haber política que favorezcan la conciliación.

        Saludos

  7. Marta 16 marzo, 2018 at 22:15 Responder

    Chica, menudas verdades como templos! Por no hablar de la diferencia entre chica soltera (con gatos) y chico soltero (follador nato), o entrar a trabajar a un nuevo puesto y que veas como calculan si vas a parir en breve o no… Si no saben porque nos quejamos… Es justamente por eso que hay que manifestarnos, para que lo sepan.

  8. Ana 17 marzo, 2018 at 23:41 Responder

    Hola de nuevo
    Aunque no me creas sandra,soy mujer, trabajo fuera de casa desde que termine la universidad, una carrera de ciencias .
    En mi trabajo somos minoría las mujeres pero en la misma relación que en la carrera más o menos
    De hecho mi superior es mujer y ya me gustaría pensar que todos los marrones que me llevo son por ser yo mujer pero me temo que simplemente es porque es una hp y punto.
    Lo he comentado con algunas amigas y siento deciros que piensan como yo o que han tenido experiencias similares a las mías.
    Me duele que con lo liberales que os creéis no asumáis que pueden existir mujeres con otra percepción de las cosas o que no se identifiquen con vuestros comentarios
    ? Cuantas mujeres hicieron huelga el 8?
    Puede que ese porcentaje os diga algo
    Y me duele más que si no me gusta conducir tenga que hacerlo y no mi pareja a la que la encanta, simplemente para demostrar algo..,
    O me duele que este mal visto que reduzca mi jornada yo y no mi pareja porque es machismo, pero es que nadie ha pensado que ha sido una decisión mía?
    De verdad creéis que las mujeres de españa no pueden hacer las cosas simplemente porque quieren y las apetece??
    Yo desde luego las hago y las he hecho siempre
    Y si alguna vez me han rechazado en un trabajo habrá sido porque no era la persona que buscaban, no por ser mujer
    Y si quiero reducir mi jornada lo hare porque quiero disfrutar de mis hijos, no porque sea mujer
    Y si me estafan en el taller será porque no entiendo nada de mecánica, no porque sea mujer
    Y si no quiero conducir,será porque no me gusta,no porque sea mujer
    Ese es el mundo en el que vivo.
    O es que las mujeres que no hicimos huelga el ocho no contamos? Solo por no pensar lo mismo que las que si lo hicieron?

    • Sandra Broa
      Sandra Broa 18 marzo, 2018 at 15:38 Responder

      Jajajajajajajaja. Con este comentario se descubre absoluta y totalmente que efectivamente NO eres una mujer, porque hablas en condicional, y tercera persona todo el rato hasta el final.
      Lo siento, eres un mentiroso dándoselas de mujer que no ha sufrido machismo… y lo haces muy mal.

      Y tampoco debes saber leer bien, porque lo primero que he puesto en el comentario anterior es que hay mujeres a las que les parece bien que conduzcan sus maridos o que les inviten siempre… y evidentemente contemplo que existen y respeto que cada una haga lo que le da la gana. Pero eso no tiene nada que ver con que nunca hayan sufrido ninguna injusticia o acoso.

      Así que repito: “MENTIRA, MENTIRA PODRIDA”

  9. Ana 17 marzo, 2018 at 23:50 Responder

    Por cierto la jefa del taller donde llevo mi coche es mujer.
    Mi ginecóloga es mujer también

    • Sandra Broa
      Sandra Broa 18 marzo, 2018 at 15:40 Responder

      ¿En serio? Vaya… la dueña del taller al que ahora llevo al coche también es mujer. He tenido jefas mujeres, profesoras mujeres, médicas de cabecera, traumatólogas… Es que hace años ya que las mujeres trabajan. ¿Qué tiene que ver eso con lo que estoy diciendo, tío?

  10. David 18 marzo, 2018 at 14:02 Responder

    Me voy a meter en este jardín…. Pese a poder salir escaldado…. Voy a ir por partes…..

    Huelga del día 8: me parece bien si se quiere hacer huelga, pero no estoy de acuerdo por ejemplo con su documento en el cual desglosaban las razones…. Por que había muchas razones políticas y sin sentido , ya que no pedían la igualdad, si no “enterrar” al hombre (exigir una educación feminista… No es muy normal, por cierto, está escrito tal que así en el manifiesto)

    Las mujeres teneis que soportar muuuuchas cosas, muchos machismos y micromachismos, estoy de acuerdo, y lo que es peor, la juventud de ahora… Va peor en educación igualitaria que la generación del baby boom …. Hay que trabajar mucho en ese sentido en el presente y en el futuro.

    Y hay una cosa que si voy a afirmar por mi experiencia, sois peores entre mujeres, he oído comentarios en mi trabajo y con las amigas que …. En fin, no he oído a un tío decir de una mujer… Jajajaja.

    Pero bueno, hay que trabajar, educar y no dejar que esas pequeñas cosas sucedan, hay que decirlas, por que si se dejan pasar… Como se suele decir, se dan por hechas.

    Un abrazo Sandra.

    • Sandra Broa
      Sandra Broa 18 marzo, 2018 at 15:44 Responder

      El feminismo lo que pide es la IGUALDAD, así que a mí me parece perfecto que se eduque en el feminismo. No lo confundas con el hembrismo que sería el equivalente al machismo pero del lado contrario (y que a mí me parecen igual de imbéciles que l@s del lado contrario).
      ¡Un besote, David!

  11. Ana 18 marzo, 2018 at 18:30 Responder

    Tan difícil te resulta creer que soy una chica???

    • Sandra Broa
      Sandra Broa 19 marzo, 2018 at 13:07 Responder

      Jajajajajaja, no es que sea difícil. Es que es IMPOSIBLE.

      • Ana 19 marzo, 2018 at 17:49 Responder

        Puedo demostrarlo

        • Elena 10 mayo, 2018 at 21:55 Responder

          Pues nada, demuéstralo, porque no te lo crees ni tú… He vivido en varios países del norte y centro de Europa y el machismo está a la orden del día, tanto en micromachismos como en macromachismos, así que me parto con tu comentario…

  12. Brenda 19 marzo, 2018 at 00:39 Responder

    Me fascina tu blog y este artículo ¡¡LO AMEEE!!, porque es cierto que TODAS las mujeres sufrimos estas y otro tipo de situaciones, quien diga que no, es porque es hombre o porque supongo vivirá totalmente aislada, no lo sé.

    Y creo que hay muchísimas personas que no entienden aún lo que significa feminismo.

    Y respecto a quien dice que escucha comentarios de mujeres sobre mujeres, es culpa del. mismo machismo, hay muchísimas mujeres machistas (por desgracia) y que siguen invisibilizando este tipo y otros tipos de machismo por que muchas creen que mientras no te golpeen o no te griten o traten mal entonces NO es machismo, nos queda mucho camino por recorrer….

  13. ame 26 marzo, 2018 at 21:35 Responder

    sigo esperando que la que es “mujer” lo demuestre jajaja.
    vivo en méxico y lo que dices es mi pan de cada día.

  14. José 29 marzo, 2018 at 10:46 Responder

    El otro día fui a cenar con una chica y, por primera vez en mi vida, el camarero pregunto cuál de los dos iba a probar el vino.

    Con suerte mi sobrina cuando sea mayor no vivirá esto

Dejar un comentario