La paja en el sebo ajeno

Yo de verdad que flipo con la gente. Llevo toda la tarde hablando con mis hermanos para ver como organizamos lo de ir en semana santa al pueblo… y como no terminábamos de aclararnos, al final, me ha terminado llamando Adri porque por teléfono tardábamos menos. Cuando le he cogido el teléfono, lo primero que le he dicho, ha sido:

  • Tía, estoy flipando…
  • ¿Por qué? ¿Qué te ha pasado?
  • ¿Te acuerdas de un tío que se llamaba Jose, con el que hubo una época que hablaba mucho?
  • Hummmm. No sé… Ahora no caigo.
  • Era un tío que me parecía muy majete hasta que un día me dijo que debería adelgazar para poder resultarle atractiva. Lo cojonudo es que él pesaría 125 kilos tranquilamente y tenía una barriga de estas fofas que parece que se había metido un cojín, el muy gilipollas… y empezó a decirme que debería hacer ejercicio para tonificar las piernas, porque las piernas fofas dan un poco de grima, y que debería perder unos cinco kilos. ¡¡¡Y me lo decía él… que le sobraban unos cincuenta!!!

  • Ahhhhh, sí sí. Claro que me acuerdo. ¡¡¡Menudo gilipollas!!! Cuando me lo contaste, me acuerdo que me encabroné. 
  • Sí sí. Es que me parece mal que te llame gorda cualquiera, pese lo que pese él y peses lo que peses tú, porque me parece una falta de respeto terrible… Pero que encima te lo llame el que menos debe es que ya es de traca.
  • Pero eso fue hace mucho tiempo ya, ¿no? Por lo menos hace cinco años…
  • Sí sí, fue la época en la que yo me líaba con Javi, porque recuerdo que me pareció doblemente insultante que Javi, que tenía un torso como un dios griego esculpido en mármol, no me pusiera ninguna pega… y me las pusiera este tío que tenía suficiente grasa en la panza como para abastecer a un poblado esquimal un mes, prffffff.  Me acuerdo que me sentó como un tiro y le dije que por qué no sé tonificaba él la barriga…
  • ¿Y qué te respondió? Que de eso no me acuerdo…
  • Pues me salta todo digno que no es lo mismo, porque las piernas tonificadas en una tía son muy sexys mientras que si están blandas dan un poco de grima… pero que la barriga bien utilizada de un hombre puede servir para estimular zonas erógenas y dar mucho placer… y que es una herramienta sexual muy potente. ¿Cómo te quedas?
  • ¿¿¿¿¿Quééééééé????? ¿Que la barriga estimula zonas erógenas? Jajajaja. ¿¿¿Qué zonas erógenas te va a estimular con la barriga??? Jajajajajajaja.
  • ¡¡¡¡Yo qué sé!!!! Como comprenderás no le pregunté más por el tema, porque la idiotez del argumento no creo que diera para más.
  • Desde luego… hay gente a la que le deberían dar asistencia psicológica antes de dejarla relacionarse con otras personas, ¿eh? Porque vamos…  creo que esa es la mayor idiotez que he oído en mucho tiempo, después de las teorías de los culos grandes y las pollas pequeñas de los tarados aquellos que había en mi gimnasio.
  • Y lo peor es que te va llamando gorda sin saber cómo eres, que si llego a ser una persona más insegura, me podía haber hecho migas, el gilipollas.
  • Ya…
  • Bueno, pues después de aquello no había vuelto a hablar con él… y de eso hace ya cinco años por lo menos. Y resulta que hace un rato, de repente veo que me escribe por facebook y me dice:
    • Buenos días. !Quién te ha visto y quién te ve! ¡Vaya cambio y como estas triunfando con tu blog! 🙂
    • ¿Cambio de qué? Ni que ahora mi blog hablara de Fórmula 1. 😏
    • ¡Anda! ¿Sabes quién soy? Después de tantos años no sabía si te acordarías de mí.
    • Claro que me acuerdo. Pocos tíos hay con una barriga como Torrente que me hayan dicho a mí que tenía que adelgazar para resultar aceptable.
    • Jajajajajajajaja. Yo jamás te dije algo así.
    • Sí, sí me lo dijiste. Otra cosa no tendré,  pero memoria tengo más que culo. ¡Así que fíjate si tendré!
    • Lo diría pero no de esa manera. Y ya veo que estás muy cambiada.
    • Aaaacabaramos. ¿Así que ese era el cambio que has visto? ¿El del tamaño de mi culo?
    • Lo del cambio no lo digo por el físico, sino por la actitud.
    • ¿Ah sí? ¿Has visto que he cambiado de actitud por fotos? ¿Y qué cambio de actitud ha sido ese  que has visto exactamente?
    • Bueno, ya veo que te he molestado. Perdona. Que te vaya todo bien.
  • Prfffff. Menudo payaso.
  • Ya lo ves. Es que justo me acaba de pasar y por eso me has pillado medio-flipada/medio-encabronada…
  • No me extraña, porque no es para menos… 

6 comentarios en «La paja en el sebo ajeno»

  • el a las
    Enlace permanente

    Me encantan las oportunidades que da la vida de poner a la gente en su lugar. Este cuento me recordó un novio que tuve empeñado en que me hiciera las tetas. En varias oportunidades intentó convencerme; cuando logró hartarme mi respuesta fue:
    Claro, yo me pongo unas tetas mas grandes y tu te aumentas el pene.
    Creo que era lo justo no?? Jeje hasta ese día llegó su afán . De verdad que hay gente que no se ubica.

    Respuesta
  • el a las
    Enlace permanente

    Me ha recordado a la figura del típico esperpento (tanto por dentro como por fuera) que va con el listón por la estratosfera y aunque no se come un colín va de inaccesible y ninguna está lo suficientemente buena para él, pero que cuando se cansan de pajas y de estar solos, bajan el listón y montan escenas lamentables de arrastre mezclado con los restos de su ego. Me ha pasado tambien varias veces (y a casi todas, estoy segura). He remodelado mi blog y voy a contar mi propia experiencia en este tema. Lo primero que voy a poner es que la inspiración me la has dado tu.

    Respuesta
  • el a las
    Enlace permanente

    Pschhh… ¡Menudo gilipollas! ¡Ni puto caso!
    Yo no entiendo como hay tíos que no se dan cuenta que si te quieren llevar a la cama, funciona muuucho mejor que te hagan sentir como una diosa…

    Pero me alegro que al menos te haya dado un poco de material para escribirnos una entrada del blog y hacernos reír, que últimamente había poquito (pero has subido muchas cosas a insta, wiiii).
    ¡Cuéntanos cuando vas al pueblo! Que seguro q allí aunque sea sacas material de la family. Un beso guapa.

    Respuesta
    • el a las
      Enlace permanente

      Jajaja. Lo intentaré. Es que llevo un mes súper atareada con sacar la edición digital del libro y no he tenido apenas tiempo ni para escribir (ni para vivir). Pero ahora que ya está terminado, intentaré volver a remontar, porque empecé a remodelar el blog y lo tuve que dejar a medias :-/

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *