Ya os he dicho más de una vez que en mi familia los fines de semana los dedicamos a labores de bricolaje.

Yo este finde no he hecho nada porque no tengo nada pendiente, pero como cuando no es uno el que hace alguna chapucilla en casa, es otro… hoy os voy a enseñar la tarea a la que se ha dedicado este fin de semana mi hermano: a hacer una salamandra de colores para decorar la pared de encima del sofá .

 

Me ha parecido una cosa súper original y sencilla de hacer, pero a la vez muy molona… así que os lo comparto el proceso por si a alguien le sirve de inspiración.

  1. Coger de la calle un caja grande y abrirla, para conseguir un cartón grande.
  2. Dibujar la forma de una salamandra (o de lo que se quiera) a lápiz encima del cartón. Si no se nos da bien dibujar, podemos usar la técnica del cuadriculado, que consiste en:
    • imprimir el dibujo que queremos copiar y pintar una cuadricula encima de él
    • dibujar una cuadrícula encima del cartón con el mismo número de cuadrados que nos han salido sobre el dibujo
    • copiar el dibujo cuadrado a cuadrado.

  3. Una vez hecho el dibujo tenemos que recortarlo con unas tijeras duras o un cutter.
  4. Por último iremos cubriendo el cartón hasta taparlo del todo, teniendo especialmente cuidado en tapar también los bordes laterales. Para ello podemos usar pegatinas, como en este caso (mi hermano las compró por Aliexpress porque eran más baratas), posters viejos, fotografías… ¡o incluso retales de telas de colores!

 

Ya veis que es fácil fácil… ¡¡y el resultado queda muy chulo!!

 

DECO-TRUCOS:

  1. Si queréis decorar una habitación metiéndole mucho colorido, tener cada elemento de un color suele hacer que no pegue nada con nada y elimina totalmente la sensación de orden y armonía. La clave para tener mucho color manteniendo el buen gusto es meter algún elemento puntual de múltiples colores (como ha hecho mi hermano en este caso), mientras que en el resto de la estancia mantenemos uno o dos colores como máximo (él, por ejemplo, tiene todo el salón en rojo y negro).
  2. El elemento multicolor tiene que tener también notas de los colores predominantes en el salón para que se integre. En este caso, como veis, la salamandra tiene muchos colores, pero también tiene rojo y negro, para que se integre con el resto de la decoración del salón. Si solamente fuera amarilla, morada, naranja y verde… el efecto sería completamente discordante (por no decir horroroso).
Compartir:

Dejar un comentario