Cómo encerrar a tu gato sin que llore

Hace poco me he dado cuenta de que el hecho de que alguien se sienta cómodo atrapado en una situación o incómodo, depende en su mayor parte de que CREA que esa situación la ha elegido por si mismo o que se la hayan impuesto.

La primera vez que nos confinaron, vi a mi alrededor que EL PRIMER DIA del encierro ya había muchas personas que estaban que se subían por las paredes por llevar una tarde en casa.

Curiosamente muchas de ellas eran personas que otros fines de semana se podían pasar 48 horas tiradas en el sofá viendo un maratón de series en Netflix.

Esta semana he estado haciendo bricolaje en el pasillo, y he utilizado esta premisa para encerrar a mis gatos.

La podéis ver en este vídeo:

https://youtube.com/shorts/4_SacfhYp4Q

Otras veces les cerraba la puerta del salón y se pasaban horas llorando y arañando la puerta para que la abriera.

Así que se me ha ocurrido crear una tienda de campaña, en la que se quieran meter voluntariamente (porque es una cosa nueva y escondida y esas son dos características que los gatos les encantan).

Y, cómo era de esperar, ha funcionado. Se han pasado ahí las tardes enteras tan felices y sin dar un ruido.

¡Qué gran cosa es la psicología aplicada! 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *