Ayer os contaba que ya estoy resucitando de la astenia primaveral que me ha tenido completamente aletargada, y que (en un arranque de “vuelta a mi ser”) estuve pintando la papelera de mi salón.

Esta mañana, he estado reorganizando mis estanterías.

Es verdad que desde que empecé con el método Konmari, he conseguido mantener la habitación en orden y sigo teniendo todo tan colocadito como el primer día, incluyendo los falsos cajones de madera que me hice con cajas de suavizante robadas del supermercado. 🙊🙊🙊

 

Pero mis actividades han cambiado un poco en este tiempo, y ahora por ejemplo, tengo más ropa de deporte y más zapatillas de deporte que cuando empecé la recolocación… y ya no me cabe todo junto en la única balda que les había destinado cuando apliqué el método de Konmari.

Así que he estado haciendo una redistribución del espacio, y he tirado unas botas para dejar espacio para las deportivas y alguna de la ropa que ya no uso para despejar dos baldas enteras libres para la ropa de deporte, porque ahora uso mucha más. 😊😊😊

 

Y si sigo a este ritmo, dentro de poco voy a tener que dejar libre otra balda más, porque todos los leggins que tengo son de invierno, y cuando llegue el verano, si compro alguno corto, no voy a tener donde meterlos.

Esto del fitness se me va de las manos. Se me va. 😂😂😂

Compartir:

    1 comentario

  1. Eva serrano 4 septiembre, 2018 at 00:54 Responder

    Hola te recomiendo el libro Good bye things de fumio sasaki ,ya que veo que el de kon Mari te ha motivado a desacerte de cosas quiza con este otro libro des un paso más allá ,siempre leyéndolo con perspectiva claro,para mí kon Mari fue un antes y un después pero finalmente este libro me llevo a minimizar mucho más ,sin llegar a estremos,cada uno tiene su medida, y no tener ke preocuparme de ordenar y ordenar espero que le saques nuevas conclusiones un saludo.

Dejar un comentario