Este fin de semana estuve comentando con unos amigos que es curioso como la gente que te dice “A ver para cuando te echas novio” es la que está más amargada con su pareja. O que la que te dice “¿Y tú cuando piensas tener hijos?” son los que más se arrepienten de haber tenido a los suyos.
Mientras tanto, los que están tan felices, nunca te dicen nada.

Vamos, que siempre hablan los que menos deben.

De la misma manera, cuando tienes un blog, de vez en cuando hay gente que te escribe para protestar de que tu vida (o de la parte de tu vida que cuentas altruistamente cuando tienes tiempo y ganas) no les parece suficientemente divertida como para rellenar las suyas.
Y eso les indigna profundamente, hasta tal punto de recordarte de malas maneras que estás faltando a tu obligación de entretenerlos cuando a ellos les convenga.

Como por ejemplo, esta protesta que me hacía llegar hoy un lector, (que se nota que efectivamente me lee muy a menudo si descubre a estas alturas el carácter que tengo):
sindrome-de-la-cesta-de-cangrejos-1

O este otro que me mandaba hace unos días una afortunada esposa (al hilo con el monólogo final):

sindrome-de-la-cesta-de-cangrejos-2

 

En psicología hay un comportamiento que se llama “el síndrome de la cesta de cangrejos”. Explica que si pones un cangrejo dentro de una cesta, intentará huir, pero si pones muchos ninguno conseguirá salir, porque en cuanto uno de ellos lo intente, los demás lo agarrarán y tirarán de él hacia abajo para evitar que escape.

Está claro que la vida está llena de gente con existencias fascinantes que no tienen nada mejor que hacer que decirte lo que tienes que hacer tú con la tuya. Gente que supongo que sus ratos libres también los dedicará a protestar a las televisiones por repetir programas o por no poner las películas los días que a ellos les vengan bien, o llamar a la radio para que emitan más tarde los programas que les gustan o para que varíen más el estilo musical, o escribirles a sus cantantes favoritos para que saquen el próximo disco más pronto porque tardan demasiado entre uno y otro… ¡o yo que sé que más!

O lo mismo no lo hacen, no lo sé. Lo mismo les parecen cangrejos de un cubo demasiado lejano y solo tiran de los cangrejos que les pillan más cerca…

:-/