Como ayer me llamaron de la tienda de deportes para decirme que ya podía ir a buscar la bici estática que tenía encargada, hoy por la tarde he ido con Enma a recogerla, para que me ayudara a cargarla y subirla a mi casa.

El chico de la tienda se acordaba se nosotras (normal… después de la que le montamos el otro día…) Me ha dicho que si quería nos acercaba la bici al coche… y le he dicho que sí, claro. Al ir a subir la caja al carrito no podía él solo, así que he ido a echarle una mano, y como el bolso me molestaba le he dicho a Enma: “Toma nena, sujétamelo un momento”.

El chico nos miró con una cara un poco rara… Y a  Enma no se le ocurre otra cosa que empezar a recriminarme:

  • Bufff, con lo que pesa ya verás ahora para subirla hasta tu casa. Encima para que luego no la utilices, porque te cansarás a los dos días como de todo, y ahí la dejarás tirada. No podías apuntarte al gimnasio como todo el mundo, que siempre tienes que hacer lo mismo…
    (El chico nos miraba con una cara cada vez más rara)
  • Bueno, a ti que más te da? Yo estoy feliz con mi bici nueva pensando que voy a usarla, pues déjame que me ilusione. Si luego no la uso, pues ya me darás la turra después…
  • Hombre, claro que te la voy a dar… Como me hagas subir la bici hasta un tercero y luego la dejes de adorno… te voy a dar yo a tí ‘operación bikini’ y ‘operación hostias en vinagre’

El chico ya, nos miraba riéndose descaradamente… y de repente me dice:

  • Bueno, ¿te ayudo a subirla al coche o ya te ayuda… tu… (ejem)… compañera?

¿Ejem? ¿Compañera? ¿COMPAÑERAAA??
De un aire nos hemos quedado. No hemos sabido ni que decirle.

Madre madre, es lo que nos faltaba… Si ya cuesta ligar, que encima ahora los chicos nos tomen por una pareja lesbiana… Prfffff.
Después de este disgusto, al llegar a casa me he tenido que comer un paquete entero de galletas de chocolate. De lo cual me he arrepentido casi al momento… porque lesbiana: vale. Pero lesbiana gorda… ¡¡eso ya si que no!!!

Con lo llena que tengo la panza, no me apetece nada ponerme a montar ahora la bici. Y menos con lo cansada que he llegado después de subirla a mi casa!!

Tres pisos resoplando del esfuerzo… (por esto me pongo yo 3 puntos de ejercicio para la Operación Bikini, como está mandado) y encima aguantando las protestas de Enma. Ains.

Mañana la montaré, y por la tarde invitaré a Enma a tomar una caña por las molestias… que a las novias hay que cuidarlas, jajaja.

Compartir:
Personajes: , ,