• No le dije nada, pero debí poner una cara un poco rara al mirarlo, porque el tío se río y me guiñó un ojo cuando pasé a su lado.
  • Jajajajaja. Bueno, es que tu fuerte nunca ha sido disimular. Se te nota todo en la cara.
  • Ya lo sé. El caso es que entré en el baño y, cuando salí, me volvió a sonreír… Así que llegué a la barra con una sonrisa de gilipollas total, y mi prima me preguntó:
    • ¿Y esa sonrisa?
    • Uffff, es que he visto un pibón al fondo del bar, con una sonrisaza, que me ha dejado sin respiración.
    • ¿¿¿Un pibón??? ¿¿¿Aquí??? ¿¿¿Quién???
    • Aquel —dije señalándoselo… y de repente veo que pone los ojos como platos y me dice:
    • ¿¿¿El de la sudadera azul??? ¿¿¿Ese tío??? ¿¿¿EN SERIO??? Dime que me estás vacilando…
  • ¡Ay madre! ¡Era el narcotraficante de la zona, o algo así!
  • Jajajaja. Yo pensé lo mismo… porque como en los pueblos se conoce todo el mundo, en cuanto dices que te gusta alguien, de repente te cuentan todos sus trapos sucios. Y por la cara de terror que puso mi prima, lo primero que pensé es que era el violador más famoso de la comarca, o un tío con cuatro hijos que se hubiera separado de la mujer por malos tratos, o un narcotraficante o algo igual de agradable… Así que le pregunté:
    • ¿Por qué pones esa cara? ¿Quién coño es ese tío?
    • ¡¡¡Sandra, por el amor de dios!!! ¡¡¡Es el tío con el que te liaste en fiestas del pueblo hace seis años!!!
    • ¿¿¿Ese??? ¿¿¿Estás segura???
  • JAJAJAJAJAAJAJA. ¡¡¡No puede ser verdad!!! Pero tía, jaja… ¿¿¿no lo reconociste???
  • No. Pero es que ni diciéndomelo mi prima. Por mucho que lo miraba, no le sacaba el parecido. Quiero decir que yo sí que recuerdo la cara del tío con el que me lié… pero es que no se parecía nada al pibón de este bar. El otro estaba súper afeitado, este con barba; el otro encominado, este con el pelo cortito; el otro con un polo pijo, este con una sudadera… ¡¡¡es que el estilo era completamente distinto!!!
  • Bueno… es verdad que hay chicos que cambian mucho de tener barba a estar afeitados… pero tía, ¿tanto como para no reconocerlo? ¡¡A un tío al que te has tirado!!
  • Pues te juro que es como si fuera la primera vez que lo veía. Era como un vu jade.
  • ¿Qué es eso?
  • Un dejà vu… pero al revés. Vamos, cuando te cuentan algo que se supone que has vivido y tú jurarías que eso no lo has hecho en la puta vida…
  • Jajaja. ¿¿Y tú prima que te decía??
  • Mi prima llevaba un pedo como un capitán general, porque como conducía su chico llevábamos bebiendo desde antes de salir del pueblo… así que, de repente, me salta:
    • Pues es un chico muy majo… yo hablo mucho con él. LLeva saliendo con una tía más de tres años y antes subían muchas fotos juntos a facebook pero últimamente no tiene mucha actividad. A lo mejor lo han dejado… ¡Vamos a investigar! —Y, sin darme tiempo ni siquiera a reaccionar, me agarró de la mano y se encaminó directa hacia él arrastrándome también a mí.
Etiquetas:
Compartir:
Personajes: ,