Desde el lunes, que tuve que volver a coger las muletas, estoy teniendo que utilizarlas otra vez para ir y volver de trabajar. Normalmente salgo de casa con ellas debajo del brazo e intento prescindir de usarlas el máximo posible… pero casi todos los días termino teniendo que volver a utilizarlas para volver a casa. Los vecinos que me vean llegar a casa andando con las muletas y al día siguiente me vean salir andando con ellas debajo del brazo tienen que alucinar, jajaja.

Hoy, al llegar a casa, tenía la rodilla muy inflamada, así que me he puesto los hielos y me he sentado en el sofá con la pierna en alto. Mientras estaba así tirada viendo la tele, me ha llamado Toni:

  • ¡Hola Sandrita!
  • ¡Hola calzonazos!
  • Joder, pues sí que empezamos bien…
  • ¿Qué pasa? ¿Que tu novia está de viaje te aburres, y por eso me llamas después de más de dos meses sin saber nada de ti?
  • Jajaja.
  • ¿Cómo que ”Jajaja”? ¡Qué hijo de puta! ¡¡ESO ES UN “SÍ”!!
  • Jajajajajaja. Que no… Que te llamo para ver qué tal te va…
  • Ya. ¡Pero porque tu novia no está y estás aburrido!
  • Que nooooo…
  • ¡Pues entonces es para pedirme algo!
  • Joder tía… ¡que no te llamo para pedirte nada! Al final me vas a cabrear…

En este punto, tengo que aclarar que Toni es comercial. No solo es que se dedique a ello y sea un comercial cojonudo… Lo suyo es algo completamente vocacional. Desde que lo conozco (y lo conocí con quince años) tiene el lema de que “todo en esta vida es marketing”. Es la típica persona que es capaz de venderle una nevera a un esquimal (con una nevera portátil a juego, si es necesario), y conseguir hasta que el esquimal acabe invitándolo a cenar por haberle asesorado tan bien en la compra. Le sale de forma natural. Es increíble la capacidad que tiene para jugar con la mente de la gente. Me acuerdo que, cuando estábamos en el instituto, un día llegó a clase más de media hora tarde por la mañana. Abrió la puerta con cara de mala gana, con un papel de la mano que le fue a dar al profesor… y este le dijo “Dámelo luego, que si no me cortas la clase”. Cuando llegó a su sitio (o sea, a mi lado), le dije:

  • Anda, no sabía que hoy tuvieras médico. ¿Qué te pasa?
  • Nada, jajaja —Me dio el papel y vi que era una hoja en blanco—. Sabía que si entraba en clase sin excusarme y con un papel de la mano todos todos ibais a pensar que era el justificante del médico, jajaja. ¡Qué fácil es hacer creer algo a la gente, simplemente utilizando el contexto del entorno!
  • Pero… ¿y si no te llega a decir que se lo des luego?
  • Le hubiera dejado el folio en la mesa, encima de los otros papeles y listo. Nunca los miran antes de irse. Cuando después encontrara un papel en blanco y me pidiera el justificante, le contestaría superofendido algo como “Espero que no me lo haya perdido, ¡porque se lo tengo que dar al tutor!”… y ya está.

¡Me quedé flipada! Y en aquel entonces solo teníamos dieciséis años… que ahora tiene otros dieciséis más de práctica manipulando a la gente. Es capaz de argumentar cualquier cosa y darle la vuelta a la tortilla en prácticamente cualquier situación que le sea desfavorable. Pero claro… yo me conozco esas tácticas desde hace dieciséis años también.

  • Joder tía… ¡que no te llamo para pedirte nada! Al final me vas a cabrear…
  • Uhhhh, ¡qué miedo!
  • ¿A que te cuelgo el teléfono?
  • No me vas a colgar porque estás aburrido porque Maripaz estará de viaje… o sin móvil… o has discutido con ella… y no tienes nada mejor que hacer…
  • ¡Otra vez! ¡Vete a tomar por el culo! Encima que te llamo para preguntarte por la rodilla… Para otra vez te va a llamar Rita la cantaora…
  • Pues mira… ya me ha llamado prácticamente las mismas veces que tú en lo que va de año…
  • ¡¡Pero si te llame la semana pasada!!
  • Jajajaja. ¡Qué mentiroso!
  • Que sí joder… y me salía un mensaje rarísimo diciendo que no tenías línea. Pensé llamarte al fijo pero luego se me pasó. Pero que sepas que siempre sigo tus publicaciones de Facebook para ver qué tal te va… y ya he visto que estás mejor y que levantas 25 kilos en el gimnasio.
  • Jajajaja. Vamos… que tu novia no está, estás aburrido, te has puesto a mirar mis publicaciones en Facebook por encima antes de llamarme, y te has aprendido eso como un dato concreto que demuestre que tienes interés en mi vida para que no me cabree contigo por haber pasado de mí como de la mierda dos meses y pico…
  • Bueno mira… ¡vete a tomar por el culo! ¿De verdad te piensas que soy tan enrevesado? ¡¡Esto ya me parece insultante!! Yo te llamaba para ver qué tal estabas y decirte que voy este finde… pero ya veo que tienes el día torcido y va a ser imposible… así que te dejo…
  • ¡Pues vale!
  • …. (Silencio).
  • ¿Qué pasa? ¿Cuelgas o no cuelgas?
  • No, no te voy a colgar… porque tienes razón… jajajaja. Maripaz está de viaje, estoy aburrido, y me he mirado tu Facebook antes de llamarte. Qué hija de puta eres… ¡cómo me conoces!

Ya ves tú… Pues si no lo conozco a estas alturas…

Compartir:
Personajes: , ,