Ay madre, que mes llevo!!

Después de haberme gastado una pasta para la operación cañón, y comprarme tres vaqueros y una minifalda talla 38 para aprovechar que eran rebajas y que necesito nueva ropa para ponerme para cuando consiga mi nueva y flamante silueta… me he pasado un mesecito en el que lo único que he perdido… ha sido el tiempo…

Por las tardes quedando con mis amigas con el pretexto de salir a pasear, que es una manera muy buena para empezar a hacer ejercicio hasta que en octubre nos apuntemos al gimnasio para la ultima y definitiva fase de la “operación cañón”. ¿Cómo puede ser que salgamos tres tías, llenas de buenos propósitos de paseos,  y con una manzana en el bolso para merendar… y terminar llegando a casa bolingas a la 1 de la mañana después de llevar toda la tarde de cañas en la terraza de turno??

Al final, lo único que he conseguido este último mes ha sido:

  • beberme cerca de un barril de cerveza, cañita a cañita
  • comerme unos 10 kilos de patatas, en forma de patatas fritas (acompañando a las cañitas, claro)
  • una vomitona, en un baño de un bar, con una amiga sujetándome el pelo. ¡¡Que regresión a la adolescencia, madre mía!!
  • dos nuevos ligues, uno de los cuales pienso renegar delante de cualquiera que no estuviera presente aquel fatídico viernes.
  • 2 kilos y doscientos gramos en forma de nuevos michelines (¡¡¡¡Argggggg!!!!)

Es increíble que ahora tenga más ropa en la que no quepo que antes de empezar la operación cañón. Pero ahora sí que voy a empezar en serio. Se me ha terminado la queridísima jornada intensiva, mis amigas se han reenganchado a sus trabajos/estudios, y ya no hace tiempo de terracitas. Así que mañana empiezo el régimen. Para ser sincera pensaba haberla empezado hoy… pero he tenido un día muy duro… y estoy hormonando… y tenía una tableta de chocolate que era mejor que me terminara antes de empezar el régimen en serio…

Pero mañana… ¡¡empiezo la operación cañón!! Y el jueves el gimnasio.

Talla 38… ¡¡alla voy!!

Compartir:
Personajes: ,