• Yo creo que lo de que los caseros sean cotillas va de serie… porque el mío es un cotilla igual, jajajaja.
  • Por cierto, hablando de cotilleos, ya he visto que has agregado a Facebook al chico del rugby del domingo… al amigo de Oliver.
  • Ah, sí. A Paco-Will. Lo busqué esta mañana porque estaba aburrida y le pedí amistad, y ha aceptado en seguida. Me ha saludado y hemos estado hablando un rato. Más majoooo.
  • Jajaja. Ya ya. Ya vi el otro día que te pareció muy majo, jaja. Este fin de semana habrá que volver a ir al rugby para verlo, ¿no?
  • No, este fin de semana no hay rugby.
  • ¿Ah, no?
  • No, jaja. Me lo explicó él el domingo pasado. Parece ser que juegan un fin de semana aquí y otro fuera, así que hasta el finde que viene, nada… Pero de todas formas, creo que en navidades descansan, así que no tengo claro cuando será el próximo partido.
  • Vaya… Pues habrá que intentar quedar con ellos antes, para que no se pasen todas las navidades sin volver a verlo y que se enfríe la cosa, que parecía que estabais los dos muy a gusto… y ya va siendo hora de que te eches un novio un poco mejor que yo.
  • Sííííííí, jajaja. Que ya sabes que te quiero mucho… pero hay cosas para las que tú no me sirves.
  • Jaja. Pues nada… Tendremos que aguantar a la petarda de Elena pero es un precio que estoy dispuesta a pagar por tu felicidad… ¡Para que veas lo que te quiero yo también a ti!
  • Jajajaja. Gracias gracias. Es que no sabes la de tiempo que hacía que no me encontraba con un chico que me gustara…
  • Yo desde que te conozco, ninguno. Por eso me alegró tanto verte tan bien con él, porque además él también parece que tiene interés en ti.
  • Sí, ¿verdad?
  • Yo creo que sí. Por lo menos conmigo te aseguro que no habló tanto.
  • Es verdad. ¡Qué majo! ¡Y que mono! Porque es muy mono, ¿a que sí? Quiero decir, que no es guapo-guapo… pero tiene algo, ¿no crees?
  • Bueno, no es mi tipo… pero no está mal.
  • Es que para ser tu tipo le sobran diez años por lo menos.
  • ¡Hala! Ya estamos! ¿Y ahora qué te he hecho yo para que me ataques? Encima que lo único que te he dicho es que estoy dispuesta a sacrificarme y soportar a Elena, aguantando desprecios y miradas de odio, solo por ir en busca de tu felicidad…
  • Jajaja. Bueno, mujer, que no hace falta que aguantes a esa… Que mientras yo hablo con Paco-Will tú puedes estar con Oliver, que también es muy majo y ese sí que te hizo caso el otro día.
  • Como me vuelva a pasar dos tardes seguidas hablando con Oliver, me parece a mí que entonces sí que va a ser la ocasión ideal para estrenar el corsé de Xena, pero comprándome un escudo a juego para llevar las dos cosas a la vez… porque si Elena se pone un poco más celosa de lo que estaba el otro día, lo mismo terminamos a hostias.

  • Tranquila, que dentro de diez días ya viene Patri de vacaciones, y en cuanto le digamos que está Oliver, va a venir corriendo para tirársele al cuello… Y con lo sutil que es ella, seguro que Elena cambia de enemigo en cuestión de segundos.
  • Eso es cierto. Aunque no deja de ser paradójico que podamos terminar allí como en una batalla campal, precisamente porque Patri sea mucho más de hacer el amor que la guerra.
  • Jajajajaja. Además de verdad.
Compartir: