Desde que empecé el gimnasio ya no quedo con Enma a diario porque no tengo tiempo. Por eso, ayer me pareció un poco raro que me escribiera un whatsapp para preguntarme si hoy íbamos a quedar y hacer algo especial.

Tardé un rato en darme cuenta de que era el día de San Valentín… Así que le dije que no se me había ocurrido hacer nada, pero que si quería, podía trabajar todo el día seguido para ir al gimnasio a las 6 de la tarde, y quedar con ella al salir, que así me daba menos pereza… porque es verdad que últimamente no está bien descuidar a lo más parecido a un novio que he tenido en años. Me dijo que vale, pero hoy me ha vuelto a escribir para decirme que mejor se pasaba a buscarme por el trabajo y me acompañaba hasta el gimnasio… que así después se iba de compras mientras yo estuviera allí, y volvía a pasar a buscarme en la salida.

Me ha parecido rarísimo que quisiera andar con tanto trajín… Pero aun así también le he dicho que OK.

Pues resulta que cuando he salido de la oficina, me la he encontrado esperando a la puerta con una bolsa de deporte… y nada más verme me ha dicho:

  • ¡Feliz día de San Valentín, churri!
  • Igualmente, jajajaja. ¿Dónde vas con esa bolsa de deporte?
  • Al gimnasio, contigo. ¡¡Sorpresa!! Jajaja.
  • ¿Al gimnasio? ¿En serio?
  • Sí. He decidido que, como últimamente casi no te veo porque te pasas la vida allí encerrada, y además después de Navidades he echado algo de barriga… me voy a apuntar al gimnasio para que vayamos juntas… ¡y así mato dos pájaros de un tiro!
  • Bueno por favoooor. Pero ¿cómo se puede ser tan monaaaa? Primero te pasas todo mi tiempo de convalecencia yendo a visitarme y hasta haciéndome la compara… ¿y ahora esto? ¡¡Eres el mejor novio que he tenido en mi vida!!
  • Jajaja. Es que como me había acostumbrado a verte todos los días y ahora ya solo te veo los fines de semana… ¡¡te echo de menos!!
  • Jo, y yo a ti. ¡Qué rica eres y cómo te quiero! Y pensar que, cuando nos conocimos hace cuatro años… ni siquiera nos caímos bien.
  • Jajajaja, es verdad. Recuerdo perfectamente que cuando nos conocimos…

  • Y sin embargo, ya ves ahora…
  • ¿Sabes? El otro Paco-Will me dijo que le parecía rarísimo que con el carácter tan fuerte que tenemos las dos… nunca nos haya visto pelearnos. Y yo le dije que no solo es que no nos peleemos nunca… ¡es que ni siquiera hemos discutido desde que nos conocemos!
  • Ya tía… Y eso que cuatro años es muchísimo tiempo para no haber discutido nunca. Siempre es inevitable que haya algún roce…
  • Que pena que no seamos lesbianas, porque si no podríamos ser superfelices juntas…
  • Sobre todo yo… porque con esas tetas que tienes… Bufffff. ¡Anda que no me lo podía pasar yo bien ni nada! —Le dije guiñándole un ojo—.
  • Jajajaja, ¡qué tonta eres!
Compartir:
Personajes: , ,