Hoy ha empezado una chica nueva en yoga. Ha llegado un rato antes para la clase de prueba y la profe le ha dicho:

  • Ponte allí al fondo, al lado de Salvia.

La chica ha preguntado: “¿Quién es Salvia?”. Y yo he respondido alegremente agitando una mano: “SOY YO”.

Y es que, ya os dije el otro día que la profesora es una crack fijándose en las posturas que ponemos, y que incluso ya sabe de qué pie cojeamos sin mirarnos… pero con los nombres es un desastre.

El primer día que fui a clase, lo mismo me llamaba Sara, Sonia, Silvia, Salvia… Cualquier cosa menos Sandra. Como lo decía mirándome directamente, era fácil saber que se refería a mí, aunque me estuviera llamando “Manolo”, así que, le decía: “Soy Sandra”, ella decía “¡Es verdad! Perdona, Sandra”… y al momento me volvía a cambiar el nombre.  Después de un par de veces, dejé de corregirla porque me daba la impresión de que le agobiaba un poco no acordarse, y total, a mí me da lo mismo que me llame de una manera que de otra siempre que sepa que se está refiriendo a mí.

Al final parece que se fue decantando por Salvia y ahora ya siempre me llama así. De hecho, me presenta con ese nombre, así que el resto de las chicas también se piensan que me llamo de esa manera, jajajaja.

No lo entiendo, porque Sandra me parece un nombre mucho más común que Salvia (por lo menos yo no conozco a nadie que se llame así), pero el caso es que me ha adjudicado ese nombre y yo ya respondo por él sin problema.

 

Total, que le ha dicho a la nueva:

  • Coge una esterilla y colócate como las demás. Por cierto… ¿cómo te llamas?
  • Maca
  • ¿Maica?
  • Maca
  • ¿Mara?
  • Maca
  • ¿Marga?
  • ¡Maca!

La chica ha puesto una cara como si la profe le estuviera vacilando y, por fin la profesora ha repetido:

  • ¿Ma-ca?
  • Sí, Maca… de Macarena
  • Ahhh, vale.

Hemos empezado la clase y al rato ha dicho la profe:

  • Nos ponemos en Parivrtta Utthita Trikonasana”. María, ponte más recta. Hummmm, ¿María? No, ¿Cómo te llamabas? ¿¿¿Marta???

Yo no he podido evitar una carcajada y he dicho:

  • ¿Cómo cojones eres capaz de recordar nombres  como “Parivrtta Utthita Trikonasana” y no ser capaz de decir “Maca”?
  • Jajajajaja. No sé, jajaja… La costumbre, supongo.

 

El resto de la clase ha transcurrido más o menos como siempre… y, por supuesto, con la chica nueva atendiendo a cualquier nombre aleatorio que empezara por “M”. 😂😂😂

Etiquetas:
Compartir:
Personajes: , ,