Esta noche ha venido Patri. Hemos salido a cenar todas juntas por ahí.

  • (Pili) ¿Qué os apetece más? ¿Pedimos una tabla de carne a la plancha y una ensalada para compartir? ¿O preferís una hamburguesa con patatas fritas cada una?

Patri no estaba escuchando, porque en ese momento había pasado a nuestro lado el camarero, que era un yogurín con cresta y lleno de tatuajes bastante mono, y le había dado la vuelta al cuello para mirarle el culo, como si fuera la niña del exorcista.

  • (Pili) ¿Patri? ¿Me has oído?
  • (Patri) Perdona, pero no estaba prestando atención. Llevo dos semanas en modo “Hot dog”, total.
  • (Pili) ¿O sea que tú prefieres la opción de comida basura?
  • (Patri) No no. ¿De qué me estás hablando? Digo que llevo dos semanas caliente como una perra.
  • (Enma) Jajajajaja.
  • Pues ya somos dos, porque yo estoy igual.
  • (Pili) Prffff… en lo que os vuelve a llegar la sangre al cerebro y decidís qué queréis comer, yo voy al baño, que me estoy haciendo pis —y se marchó—.
  • (Patri) Pues no sé porqué se pica… si yo tengo claro lo que quiero comer desde que he entrado… —dijo mirando otra vez al camarero—.
  • A ver si lo adivino… ¿rabo?
  • (Patri) No sé cómo has podido saberlo.
  • Porque es lo mismo que quiero yo, jajaja.
  • (Enma) Desde luego, hay que ver qué vicio tenéis las dos. Está claro que cuánto más tenéis, más queréis.
  • Eso es verdad, ya te lo dije el otro día. Pero es que hay que reconocer que el ambiente tampoco ayuda. A mí por ejemplo me gustan los tíos con barbita. Antes no se llevaban, así que entraba en un bar y me gustaba uno… o ninguno. Pero joder, ahora se ha puesto de moda que los tíos se dejen barba y ¡es que me gustan todos! Me paso la vida más salida que un mandril con el vibrador todo el día para arriba y para abajo. Esto es un puto infierno. ¿Tú sabes qué presupuesto tengo yo en pilas cada mes?
  • (Enma) Jajajaja.
  • (Patri) Te entiendo perfectamente. A mí también me gustan más los tíos con barba porque al comerte el coño te rozan el clítoris con el pelo y te estimulan mucho más.
  • Bueno… en mi caso me refería solamente al gusto estético, pero está claro que tú siempre vas un paso más allá en los aportes, jajajaja.
  • (Patri) Pues mira, te voy a aportar otra información más… esta vez sobre la utilidad de venir a cenar a una hamburguesería para…

  • Yo siempre he pensado lo mismo, jajaja. A mí si un tío dice que le da mucho asco comer pescado, directamente ya lo descarto.
  • (Patri) Jajajajaja. ¡Eso por supuesto!

Cuando ha vuelto Pili nos ha dicho “¿Pero todavía seguís hablando de lo mismo?”. Hemos terminado pidiendo una hamburguesa cada una. Cuando nos las hna traído Pili se ha puesto a quitarle la mitad de las cosas y se la ha comido sin mancharse con el papel. No ha entendido porque al darnos cuenta casi nos ahogamos de la risa.

Compartir:
Personajes: , , , ,