Bueno bueno… la que he tenido hoy en el trabajo… Esto es que ya me parece de coña, vamos!!!

Resulta que hace dos meses o así el cliente más importante que tenemos, nos contrató para un proyecto bastante gordo, que tenía que estar funcionando el 30 de julio… o sea, para este lunes.

Como nosotros estamos petados de trabajo y no teníamos medios (o sea: personas disponibles para hacerlo), contratamos a un freelance para que lo desarrollara él… y yo tenía que ir supervisandolo semanalmente para ver que todo iba bien.
Desde la primera semana he estado avisando al responsable del proyecto de que no lo iba a tener a tiempo porque va muy lento. Y sus respuestas eran: “Bueno… ya veremos”, “Tranquila… hay tiempo”, “Si hace falta tomar medidas, las tomaremos más adelante…”, “Ya estás otra vez aquí? Joder, que pesada…”

Así una semana tras otra… durante dos meses

Pues parece ser que hasta ayer no se habían dado realmente de todo lo que falta por hacer… y que es imposible que esté funcionando el lunes.
Bueno, pues llega hoy el responsable del proyecto, a última hora de la mañana… (hay que tener en cuenta que yo no trabajo por la tarde), y me  salta que siente decirme (QUE SIENTE DECIRME!!! jajajaja, que cachondo el tío) que tengo que currar todo el fin de semana para dejarlo todo montado y que el lunes pueda estar funcionando.
Lo cojonudo es que llevo casi un mes currando todos los fines de semana, sin descansar ni un día, y ya no doy más de mí. Los he estado haciendo (a cambio de que luego me los den de vacaciones, claro) porque me lo ha pedido como favor mi responsable, que está super-agobiado, y es un tío con el que da gusto trabajar… Pero este fin de semana ya es que no puedo con mi vida. Y todavía si hubieran venido pidiéndomelo… me lo podría haber planteado… pero exigiéndolo en plan “ordeno y mando”… ni de coña, vamos!!

  • Perdona… me estás diciendo en serio que quieres que curre este fin de semana??
  • A ver, alguien tendrá que acabarlo
  • Pues que lo acabe el freelance que para eso está, no?
  • Ya, pero el no puede, así que te ha tocado a tí
  • ¿Cómo que ME HA TOCADO a mí?
  • A ver, ya sé que es una faena, pero este fin de semana el chico este no podía trabajar porque tenía planes hechos desde hace tiempo
  • Ya, pero es que yo también tengo planes
  • CÓMO QUE TIENES PLANES??!! Es que te tienes que ir fuera o algo así??
  • Pues no, no me voy fuera. Pero planes si que tengo… Concretamente mi plan para mañana es estar todo el día tomando el sol en la piscina, y el domingo me lo pienso pasar entero tirada en el sofá viendo la tele. ¿Qué te parece? Porque a mi desde luego me parece un plan cojonudo. Mucho mejor que pasarme el fin de semana revisando el código fuente que haya escrito otro tío

En mi empresa, nadie protesta cuando le mandan marrones… sean del calibre que sean… Y mucho menos de la manera que le estaba contestando yo, así que por un segundo se quedó tan sorprendido que no supo ni que contestarme (cuando dije la palabra “cojonudo” casi se le salen los ojos, jajajajjajaja).
Entre que yo hablo bastante alto, y que encima, esta conversación la estábamos teniendo en mitad de la planta, todo el mundo estaba pendiente de lo que decíamos; y es que yo creo que él pensaba soltármelo así como de pasada, que yo le dijera que sí, y marcharse… y no se había planteado que le fuera a decir que no.

  • Bueno Sandra… A ver… Evidentemente claro que entiendo que esos son mejores planes… pero hay que entregar el lunes el proyecto, y no queda otra
  • Sí, si me parece muy bien que haya que entregarlo el lunes, pero yo no lo pienso trabajar el fin de semana
  • Pero es que lo TIENES que hacer
  • De eso nada!! Solo faltaba, vamos!!!! Que soy la única que lleva diciendo que no va a estar a tiempo… diciendo que se contratara a alguien más… que me has llamado pesada ni se cuantas veces de tanto que te he dado la turra… Y ahora quieres que me coma yo el marrón solo por que TÚ no has tomado las medidas que debías cuando YO te he estado avisando hasta la saciedad de que íbamos a llegar a este punto??? Pues ahora tu verás como lo arreglas… Porque es problema tuyo, no mío… y desde luego que no me da la gana tener que pringar yo

Como vio que me iba cabreando… y que así no íbamos a llegar a ninguna parte, cambió de estrategia…

Compartir:
Personajes: ,