Esta tarde me ha llamado Patri:

  • ¡Sandrita! Te llamaba para recordarte de que este finde voy para allá y me quedo dos semanas de vacaciones. Así que prepárate para quemar los bares. ¡Yijaaaaaa!
  • Bueno… quemarlos quemarlos… Yo sigo con muletas, así que…
  • ¿Todavía? ¿Qué pasa, que has vuelto a recaer? Porque el otro día me dijiste que ya andabas sin ellas…
  • Pero solo distancias muy cortas. Lo de prescindir de las muletas de momento solo es dentro de casa y en la oficina. Para andar por la calle tengo que seguir utilizándolas.
  • Joder, que mierda. Yo pensaba que ya estarías dándolo todo con Enma por ahí, y resulta que sigues encerrada en casa sola y aburrida…
  • Bueno, aburrida puede… pero sola no tanto, porque ¿a que no sabes quién me llamó ayer?
  • ¿El boxeador?
  • Síííííí. Jajajajaja.
  • O sea que no se asustó después de que el último día te pillara llena de pelos, tullida y le hicieras la cigüeña…
  • Jajajaja, pues mira, parece que no.
  • Por lo menos esta vez no le harías nada raro, ¿no?
  • Bueno… no sé que decirte. Algo un poco raro sí que hicimos…
  • ¡Ay diooos! No me digas más… ¿le hiciste lo del hamster?
  • Nooooo, jajajaja. Ya te dije que yo para eso no me veía capacitada.
  • No me jodas que hiciste la cosa esa de hacer una paja con el hombro…
  • ¿Lo del polinesio? No no, que yo eso no lo veo nada claro…
  • Entonces, ¿qué animal-postura rara te has inventado esta vez? ¿La “lombriz de tierra“? ¿El “pato mareado”?
  • No. Esta vez, más que una postura, ha sido un estudio psicológico…
  • ¿Cómo que un estudio psicológico?
  • Jajaja. Sí. Bueno… Un estudio experimental…
  • ¿Pero me quieres contar de una vez qué le has hecho al pobre chico? Que me tienes en ascuas…
Compartir:
Personajes: , , ,