• Pues verás… el tema es que llevábamos ya un buen rato ahí a lo nuestro, y como él no terminaba y a mí ya me dolían las piernas y todo lo que rodea a las piernas, me puse a hacerle una “chapuza”. Y mientras tanto no sé que le estaba contando yo… y le pregunté algo y no me contestó.
  • ¿Pero tú para que te pones a hablar en esos momentos?
  • ¡Uy coñe! Pues porque ya llevábamos mucho rato y me aburría de estar callada, y le estaba contando una cosa muy graciosa… que ahora no me acuerdo de lo que era… pero que era muy graciosa…
  • Vamos… que a ti para que te calles ya no te vale ni lo de “que te metan una polla en la boca”…
  • Yo es que soy muy multi-tarea, de toda la vida…
  • Bueno, sigue… Me decías que le estabas contando no-se-qué y no te contestó.
  • Eso. Pues el caso es que le digo:

  • Jajajajajajajajaja. No sé, tía… Como no tenemos a más para comparar, no sabemos si es mucho o poco….
  • Pues nada, habrá que ir ampliando el estudio. ¿Pero te ha molado, eh?
  • Sííííííí, jajajaja. A mí no se me hubiera ocurrido en la vida, jajajaja. Pero me parece la hostia el experimento…
  • Lo bueno es que para este no creo que nos cueste mucho encontrar voluntarios.
  • Eso seguro, jajajaja.
Compartir:
Personajes: , , ,