Madre madre, que dolores de cabeza me ha dejado el fin de semana… ayer por culpa del alcohol (tenía una resaca que no me tenía en pie)… y hoy por Diego (por darle vueltas a las cosas mil veces), prfff.

Y es que el sábado empezamos a beber desde las 8 de la tarde: preparando la cena…
cerveza va… cerveza viene…. Luego cenamos viendo el partido de fútbol… cerveza va… cerveza viene… Después hicimos fuego en una sartén vieja para quemar los deseos… cerveza va… cerveza viene…
Y de allí a la hoguera, cada una con un vaso… de litro!!!
Sed que no pasemos, eh?

Cuando ya llevábamos un rato por allí, nos dice Pili:

  • (Pili) Me ha mandado Diego un whatsapp… que andan por aquí… que si luego nos pasamos a tomar algo con ellos…
  • Prfffff, miedo me da… ¿está Javi?
  • (Pili) No sé, no me ha dicho quienes están… y no le voy a preguntar porque es muy descarado…
  • Ya, prfff
  • (Pili) ¿Que hago? Le digo que vamos o que no vamos?
  • (Enma) A mí me da igual… que decida Sandra… que es la que está metida en el ajo… jajjajjaja
  • Joder… es que no sé… porque si están juntos… es una movida… No quiero tontear con Diego si está Javi porque le puede sentar mal, y a mí Javi me parece un encanto, no quiero hacer nada que le moleste. Pero tampoco quiero liarme con Javi si está Diego delante… porque creo que le jodería mogollón… Ya la última vez me estuvo tirando unas puyas…
  • (Enma) Jajajajajja, es que menudo percal te has preparado tu solita…
  • (Patri) Pero vamos a ver… Normalmente Javi y tú no os acercáis en toda la noche... De hecho ni os hablais, hasta que al final de la noche te dice “te acompaño a casa?”, así que… ¿que más te da que esté o no? ¿crees que justo hoy le va a dar por enroscarte delante de todo el mundo?
  • Sí, eso también es verdad
  • (Patri) Claro coño!! Vamos a quedar con ellos, que yo hace mucho que no  los veo!!!
Cuando llegamos donde estaban, vimos que efectivamente estaban todos, incluido Javi… Patri tenía razón cuando dijo que Javi en cuanto me viera llegar se iba a ir para la otra punta… no hizo ningún amago de acercarse… Al revés que Diego, que en cuanto aparecimos, vino a saludarme.
Se acercó, me dió dos besos y cuando me dí cuenta ya estábamos él y yo solos y separados, de espaldas al resto, haciendo burbuja O_O
Estábamos hablando de todo un poco, cuando la conversación derivó en que hacía una temperatura buenísima, y daba gusto estar allí tirados al aire libre en manga corta. Y de repente se me queda mirando fijamente y me salta:
Creo que a él le dije “tengo que mear” (o algo así de glamouroso), me dí la vuelta y me fuí.
Compartir: