Hace poco, he empezado a ver en la televisión un anuncio que habla de los lubricantes sexuales y me ha hecho bastante ilusión comprobar que cada vez la sexualidad femenina se tiene más en cuenta, y ya no es un territorio tabú como lo era antes, ni exclusivo del pene y sus erecciones.

El verano pasado, recuerdo que hablando con una amiga, estaba traumatizada, porque la noche anterior se había acostado con un chico, que al empezar los preliminares, le había escupido en el coño. Me decía algo como: “Al principio se chupó los dedos discretamente para poder empezar a maniobrar… pero al ver que no era suficiente me echó un escupitajo a distancia, como los vaqueros que en las películas del oeste, escupían en un cacharro el tabaco mascado. Y tía, no es que sea yo especialmente escrupulosa, pero me causó tan mala impresión que no fui capaz de concentrarme… y al final ni echamos el polvo ni nada.”

Yo casi me meo de la risa por como lo contaba ella, pero la verdad es que tiene que ser una faena muy gorda verte en esa situación.

La falta de lubricación es un problema que afecta a un porcentaje bastante amplio de la población y puede provocar irritación y relaciones sexuales poco agradables (y no me refiero a lo desagradable de que te echen un escupitajo, jajaja… me refiero a que provocan un incómodo roce, que puede ser hasta doloroso). También suele causar inseguridades en la pareja, ya que se da por hecho que si hay un problema de poca lubricación significa que no hay apenas excitación sexual… y no siempre es así. Factores como el estrés, la ansiedad, el embarazo, la inseguridad, trastornos hormonales, infecciones, traumas o malas experiencias anteriores, o incluso un problema físico en las glándulas que segregan el líquido… nos pueden impedir lubricar de forma natural, a pesar de que exista deseo sexual y excitación.

Pero incluso aunque no exista escasez de lubricación, los lubricantes sexuales pueden resultar altamente recomendables para introducir una novedad en nuestros encuentros sexuales, ya que podemos encontrar una gran variedad de geles en cualquier sexshop con cometidos muy diferentes, como por ejemplo:

  • geles comestibles con sabores, que son ideales para el sexo oral
  • geles efecto frío/calor que intensifican el placer y/o la duración del coito haciendo que la experiencia sea mucho más satisfactoria
  • geles dilatadores o relajantes… que facilitan la penetración y los hacen ideales para el sexo anal
  • lubricantes neutros, sin sabor ni olor, que pueden servir para cualquier cometido

A la hora de elegir un lubricante es SÚPER IMPORTANTE saber la finalidad a la que lo vamos a destinar, ya que los lubricantes sexuales se dividen en dos grandes grupos; base agua y base silicona, y no tienen las mismas aplicaciones.

Lubricantes a base de agua: se asimilan mucho más a la lubricación natural. No son pegajosos, ni manchan pero la lubricación no es tan duradera como los lubricantes de silicona. Son compatibles con juguetes sexuales y preservativos.

Lubricantes a base de silicona: tienen un tacto sedoso siendo más pegajosos que los de base agua y pueden dejar mancha en la ropa o sábanas. Son estupendos para el sexo bajo el agua por su efecto impermeable y de larga duración y para el sexo anal por el alto rendimiento de lubricación. Pero no son compatibles con preservativo pero no lo son con todos los juguetes eróticos. Por lo que siempre que vayas a utilizar juguetes de silicona, asegúrate de usar un lubricante de base acuosa.

Así que ya sabéis, tenéis una gran variedad de lubricantes para elegir en el mercado, de diferentes olores, sabores y texturas… como para poder prescindir de los escupitajos.🤦‍♀️🤦‍♀️🤦‍♀️

Compartir:

    6 comentarios

  1. Hollister 21 marzo, 2019 at 13:49 Responder

    ¿Escupitajo? ¿No tenía lengua?

    • Sandra Broa 21 marzo, 2019 at 14:18 Responder

      Pues eso digo yo, pero calla!!! Que ahora por Facebook y por Instagram muchas chicas me están diciendo que es súper normal, porque parece ser qué es lo que hacen las pelis porno.
      Estoy loca con este tema…

  2. Elizabeth 25 marzo, 2019 at 19:55 Responder

    También hay que tener cuidado con los que son a base de silicona y el culete, porque no recuerdo donde leí que un componente de estos, te hace tener unas ganas incontrolables de plantar un pinito posterior y sep… confirmado!
    En cuanto a lo del escupitajo… a mi uno me lo hizo en la boca y me quise moriiiir de ascoooooo!!!

  3. David 31 marzo, 2019 at 17:32 Responder

    Hay muchos tios que se creen actores porno…. pero vamos a ver, con las cosas que hay ahora por qué eso.

    Y no sabes hablar con la otra parte y si dice que tiene problemas de lubricación, darle más mimos…. o ayudas… pero así en plan “fucker”

    Y como ya sea en la primera cita…. te cubres de gloria.

    Vamos a tener que impartir mas educación sexual, en plena era de la información…..

  4. Luis Joaquin Charco
    Luis Joaquin Charco 1 abril, 2019 at 23:37 Responder

    Hola Sandra,
    Lo siento, sé que no es el sitio para comentar…….
    Pero apúntame para tu nuevo libro
    Ya me dirás cómo hacer el pago ya que desde “tienda” no se puede gestionar .
    Disculpas por la torpeza

    • Sandra Broa
      Sandra Broa 14 abril, 2019 at 21:29 Responder

      Hola! Acabo de ver ahora tu mensaje!
      El nuevo libro ya está disponible en mi tienda online y también se puede comprar a través de Amazon en este enlace: https://amzn.to/2UhaJpK

Dejar un comentario