• (Patri) Pues fue una vez que estaba de vacaciones con mi hermana en Galicia y salimos a cenar de pinchos… y en uno de los sitios a los que entramos tenían oricios… y a mi se me antojó pedir una tapa de eso porque yo nunca los había probado…
  • ¿Oricios? ¿Qué es eso?
  • (Patri) Erizos de mar. Allí les llaman así.
  • Ahhh
  • (Patri) Total, que los pedimos y estaban asquerosos. ¡Aquello no había dios que lo comiera!
    Pero como nos daba vergüenza dejarlos todos en el plato, yo (que ya estaba borracha) tiré un par de ellos debajo de la mesa y me guardé otro en el bolso, envuelto en la servilleta.
    Cuando terminamos de cenar, nos marchamos de fiesta y nos olvidamos completamente del oricio.
    Fuimos a una discoteca… y vimos un pincha ¡que era un pibón de alucinar! Todas las tías baboseando alrededor, intentando hablar con él. Y yo pensé “tengo que hacer algo que le impacte para que se acuerde de mí”… pero no se me ocurría el qué…
    En esto que fui a pedir una copa y al abrir el bolso dije “¿Pero por qué huele tan mal aquí dentro?”, hasta que me di cuenta de que era el oricio… que todavía lo llevaba dentro.
    Así que me acerqué a la cabina del pincha, y le dije “Hola… tengo una cosita para ti”.
    El tío, que debe estar súper-acostumbrado a que le regalen cosas, ni se inmutó… Pero cuando le planté el oricio en la mano puso los ojos como platos, jajajaja.

  • (Enma) Jajajajajajaja. ¿Y qué te dijo?
  • (Patri) No le di tiempo a decir nada. Le puse el oricio en la mano y me dí la vuelta y me fui. Con esos tíos tan solicitados hay que hacerse la interesante…
  • Jajajajajaja. ¿Y en qué acabó la historia?
  • (Patri) Pues en que cuando volvimos al día siguiente a ese garito me volví a acercar al pincha y le dije “Hola, ¿te acuerdas de mí?”. Y me dijo “Sí, eres la chica del oricio”… Y cinco minutos más tarde estábamos echando un polvo en el almacén, entre las cajas de botellas…
  • Jajajajaja.
  • (Enma) Hummmm, pues si que va a funcionar lo de causar impacto, sí…
  • Voy a tener que pensar yo alguna técnica para conseguir que los tíos se acuerden de mí a la primera…
  • (Patri) Pues yo lo del oricio no te lo recomiendo… porque al pincha me lo ligué, pero el bolso lo tuve que tirar. Ese polvo me salió bastante más caro que un café…
  • Pues yo lo de que te cague una paloma te lo recomiendo menos todavía. Funciona bien… pero te llevaría mucho tiempo domesticar a una para que te cagara justo cuando a ti te viniera bien.
  • (Enma) Jajajajajaja.
Compartir:
Personajes: , , , ,