Vaya noche más rara la de ayer.

Como Toni estaba aquí el fin de semana y sus amigos no salían, me llamó para saber si podía salir con nosotras.

  • ¡Claro! Hoy Patri no está, así que saldremos solo Enma, Pili y yo.
  • Pues por un lado genial, porque ya os conozco a todas de sobra… Pero por otro lado, digo yo: ¿no podrías echarte unas amigas nuevas, que estén buenas, para presentármelas?
  • Jajajaja.
  • Y así, ya de paso, expandís el grupito ese de solteras liberales que tenéis… que parece una copia barata de las de “Sexo en Nueva York”.
  • ¿Por qué dices eso?
  • Joder, pues porque sois iguales, ¡una por una! Tu amiga Patri es la zorra en celo, claramente. ¡Si hasta tiene el pelo igual que la de la serie!
  • Jajajajaja, ¿que Samantha? Síííííííí, ¡es verdad! Jajaja. ¡Es clavada!
  • Enma es la chica dulce y moñas que va por la vida buscando un príncipe azul para casarse, tener muchos niños y ser felices comiendo perdices…
  • ¡Es verdad! Jajajaja.
  • Pili es la mujer de negocios estrecha y resentida con los hombres…
  • Jajaja… sí, la verdad es que sí…
  • Y tú la protagonista. ¿Cómo se llamaba? La tipa esa que las tías decís que viste muy bien y a los tíos nos parece que va hecha un espantajo…
  • Jajajaja. ¡Carrie!
  • ¡Esa, esa!
  • Pues ahí no veo yo qué parecido nos sacas… porque ya sabes que a mí la moda no me importa una mierda y que me llevo poniendo las mismas camisetas cutres desde hace cinco años.
  • En eso no, joder. Pero las dos sois las escritoras del grupo. ¿Ella no escribía en un blog o algo así también?
  • Sííííííí, ¡en una revista! Jajajaja, ¡¡es verdad!!

La noche transcurrió sin ningún incidente reseñable. Pili y Enma se fueron bastante pronto a casa porque estaban cansadas, y nos quedamos Toni y yo solos.

Cuando estábamos decidiendo dónde ir, nos topamos de frente con los yogus. Con tan mala suerte que Javi (el yogurín con el que me he líado varias veces el año pasado) no estaba con ellos… Pero aún así se pararon a saludarme porque son unos chavales muy majetes y no sería la primera vez que nos los encontramos y nos acabamos yendo de fiesta con ellos. Sobretodo Diego, que es algo así como el “líder” del grupito.

Desde que los conocí a todos, con Diego es con el que mejor me he llevado siempre (me parece un chico majísimo y muy maduro para su edad… así que casi siempre es con el que más rato acabo hablando). De hecho, hablo con él muchas veces por facebook o incluso por whatsapp, porque por esas cosas raras de la vida, aunque a Javi me lo he tirado unas cuantas veces y sigue sin tener mi teléfono… a Diego sí que se lo he dado.

El caso es que cuando nos los encontramos, Diego en seguida vino a saludarme:

  • Hombre Sandrita, ¿qué tal?
    (Nunca dejará de hacerme gracia que unos chavales a los que les saco cinco años, me llamen siempre por el diminutivo).
  • Aquí… Dando una vuelta. Decidiendo dónde ir…
  • Hacía mucho que no coincidíamos contigo…
  • Es verdad, ¿dónde te metes últimamente?
  • ¿Y dónde has dejado a Enma? Pensaba que no ibais a ningún sitio la una sin la otra…
  • Se acaba de marchar para casa con Pili, porque estaban muy cansadas.
  • Ahhhhh…
  • Mirad, os presento a Toni, un amigo mío del instituto.

Estuvimos hablando con ellos un rato y nos acabaron diciendo que nos fuéramos con ellos de fiesta. Y como no teníamos un plan mejor, aceptamos.

Compartir:
Personajes: , , ,