Esta tarde le he dicho a Maca que viniera a mi casa a tomar café.

El viernes retomé el método Konmari y me he pasado el finde seleccionando cosas para tirar. Al final solo me han salido tres bolsas para tirar, así que mañana las llevaré a un centro benéfico, pero hay cosas que he seleccionado que están nuevas y me parece que son del estilo de Maca, así que le he dicho que se pasara por casa por si alguna le gustaba.

 

Al entrar en mi habitación le ha llamado la atención ver que tenía unos cuantos bolsos tirados encima de la cama y varias cazadoras.

  • ¿Por qué tienes todo eso tirado encima de la cama?
  • Porque es lo último que he estado seleccionando y todavía no me ha dado tiempo a volver a guardarlo.
  • Ya… Pero quiero decir que ¿Por qué no has ido tirándolos sin tener que sacarlos desde donde estuvieran metidos para no tener que preparar esta montonera que ahora vas a volver a guardar?
  • Porque yo lo hago juntando todas las prendas que tengo de cada cosa y luego tirando las que sobran.
  • ¿¿¿Y solo tienes cinco bolsos??? Madre mía. Si yo tengo más de quince… ¿¿¿Y solo cuatro cazadoras???
  • Jajajaja. Sí. Y una sigo dudando de si tirarla o no… así que igual me quedo con cuatro.
  • Madre mía… Yo tengo un armario entero solo para los abrigos. De hecho, si tuviera que juntarlos todos no creo que fuera capaz de ponerlos todos encima de la cama. Los tendría que ir tirando de poco en poco.
  • Jajaja, pero es que según el método Konmari hay que hacerlo juntándolos todos antes.
  • ¿Qué es el método Konmari?

 

Le estuve contando cuando el año pasado me leí el libro de “La magia del orden” y decidí recolocar toda mi habitación para ganar espacio de almacenaje, tenerla más ordeada, etc. y por el camino descubrí la liberación que implica a niveles más profundos e incluso el cambio de mentalidad que supone, como cuando me di cuenta de que aplico los mismos principios a la hora de acumular botas inútiles que no me sirven para nada, que relaciones sentimentales inútiles que tampoco me sirven para nada (lo conté en el post “La paradoja de las botas fantasma“).

En el post de “La paradoja de las botas fantasma” os conté que es importante aprender a deshacernos de las cosas materiales porque inconscientemente aplicamos las mismas pautas en la manera de organizar el hogar que en la manera de relacionarnos con otras personas o de comportarnos en nuestra vida cotidiana.

 

  • Jolín. Pues me parece muy interesante todo lo que me cuentas. Lo dices con tanto entusiasmo que me voy a plantear leerlo yo.
  • ¡¡¡Pues espera!!! Que ahora mismo te doy el libro. Te lo llevas y te lo lees.
  • ¿Cómo me lo vas a dar? Me lo leo y te lo devuelvo, mujer.
  • No pasa nada. También hay que aprender a deshacerse de los libros. Lo que pasa que lo de tirar cosas va por fases. Primero se empieza tirando ropa que es más fácil, luego libros y por último fotos y recuerdos personales.
  • ¿Fotos también?
  • Sí sí. Todo todo. Yo ese paso me lo salté cuando hice la limpieza el año pasado, porque ya me había deshecho de un montón de cosas y había liberado suficiente hueco… Bueno, y sobretodo porque llevaba empantanada tirando cosas casi dos meses y ya estaba hasta las narices y no quería más que terminar… la verdad. Pero este año voy a rematar y tirar todas las mierdas que tengo por ahí rodando desde hace mil años.
  • ¿Pero regalos que te han hecho también?
  • También también. Total, no sirven para nada y están ocupando un hueco muy valioso. Hay que coger objeto a objeto, darle las gracias por haberte hecho feliz en su momento… y deshacerte de él. Sin pena ni cargo de conciencia. Total, si lleva metido en un cajón diez años sin que te acuerdes de él, hace la misma función ahí que en la basura.
  • Joder, no sé. Me parece un poco radical… A mí me costaría mucho.
  • Por eso te tienes que leer el libro. Para ser capaz de hacerlo sin pena…
  • La verdad es que me vendría muy bien tirar algunas cosas, sobre todo de cara al otoño, porque hacer el cambio de armario siempre me parece un drama porque nunca me cabe nada.
  • Ya. A mí me pasaba lo mismo. Ahora ya no tengo que hacer cambio de armario.
  • Pero es que tú tienes un montón de espacio…
  • Sí, la verdad es que desde que redistribuí mi habitación gané muchísimo espacio de almacenaje y encima conseguí que pareciera mucho más espaciosa.

 

  • ¿Esta habitación la reformaste tú?
  • Sí, jajajaja. Hice reformas la casa (podéis verlas todas pinchando aquí). Y de hecho en cuanto termine de hacer limpieza me voy a poner de nuevo a remodelar algunas habitaciones…
  • Uffffff, qué pereza. Yo lo odio. No hay cosa que más asco me den que las reformas.
  • ¡¡¡A mí me encantan!!! De hecho las necesito porque si no hago algún cambio de vez en cuando, aunque sea pequeño, me agobio de verlo todo siempre igual.
  • ¿Y qué es lo que piensas hacer?
  • Todavía no lo he pensado. Antes quería terminar con el método Konmari porque primero hay que dejar hueco en tu vida para que entren cosas nuevas y después ya dejar que lleguen los cambios. Y la verdad es que, por ejemplo en mi habitación, al ir tirando cosas, me he dado cuenta de que debería cambiar la distribución porque en este año han cambiado mis necesidades y creo que ahora me resultaría más funcional otra colocación.
  • ¿Cómo van a cambiar en un año tus necesidades?
  • Pues sí, porque el año pasado apenas tenía ropa de deporte, y ahora tengo bastantes conjuntos de fitness, dos pares de deportivas… y casi no me caben en la estantería porque el espacio que tenía destinado para la ropa de deporte era muy poco. Ahora debería hacerles más hueco…
  • Ahhh.
  • Así que creo que voy a empezar redecorando un poco la habitación… Compraré un par de baldas más para colocar mejor la ropa de deporte en las estanterías. También quería cambiar la alfombra porque ocupa casi todo el suelo y creo que quedaría mucho mejor en un tono marrón chocolate, porque el que tiene ahora no pega nada. Y ya de paso voy a mirar lámparas porque la que tengo ahora también llevo tiempo queriendo cambiarla…

Algunos de los cambios que hice en mi habitación cuando la redistribuí para optimizar el espacio. Tenéis todos los detalles en el post “Decorar una habitación ganando espacio de almacenaje

 

  • Jolín, cuantas cosas…
  • Jajajaja. Eso no es nada… porque cuando termine con la habitación voy a empezar con el salón y ahí sí que pienso hacer más cambios porque ya me aburre bastante. Aunque haré lo mismo que con la habitación: primero tiraré cosas y luego le daré una vuelta a la decoración. Igual también pinto la mesa y las sillas de color chocolate… que tengo ganas de darle un toque de madera más oscuro. Y luego me pienso poner con el pasillo, que también tengo ganas de darle un toque diferente. ¡¡¡Qué ganas de cambios!!! ¡¡¡Me encantan las reformas y hacer cambios en casa!!!
  • Madre mía. Parecemos de especies diferentes…
Compartir:
Personajes: , ,