El miércoles, cuando llegamos al pueblo, cenamos y como aquí no tenemos cobertura para mirar Facebook (casi no hay cobertura ni para recibir llamadas), y el mando de la tele es propiedad exclusiva de mi abuelo para poner programas como “Cuéntame” o “Informe semanal”… nos fuimos muy pronto a la cama a falta de nada más divertido qué hacer.

El jueves nos levantamos bastante temprano, y como hacía mal tiempo para salir de casa, mi madre nos dijo que iba a hacer jabón casero y que si queríamos podíamos hacerlo juntas.

Nos pasamos la mañana con ella haciendo jabones a base de manteca, y nos resultó muy entretenido.

A mediodía llegó Adri y por la tarde fuimos con ella a tomar unas cañas al pueblo de al lado. A lo tonto echamos allí toda la tarde, y volvimos justo para cenar e ir a dormir la mona plácidamente. Enma se reía porque decía que mi pueblo invita mucho más al descanso que el suyo.

Al día siguiente por la mañana ya no hacía tanto frío, así que le estuvimos enseñando a Enma el pueblo. En media hora se lo habíamos enseñado entero (porque no hay mucho que ver), y se meaba de la risa, porque como tiene un sentido de la orientación malísimo, tenía miedo de perderse si en algún momento se despistaba de mí o de mi hermana… y después de esa visita se dio cuenta de que perderse en mi pueblo era imposible, porque prácticamente solo es una calle para arriba y para abajo.

Cuando fuimos a casa a comer, mi padre nos dijo que había ido a comprar carne al pueblo de al lado para hacer una merendola en la bodega, así que nuestro plan de tarde-noche de ese día fue comer casi cinco kilos de carne a la parrilla (en lo de la exageración en las comidas he salido a él). Había torreznos, panceta, chorizo, costillas… Vamos, que quitando la hogaza de pan… era todo muy de Cuaresma.

Al volver a casa, yo iba conduciendo (como corresponde a mi estatus de hermana mayor), mi hermana iba a mi lado, y Manu y Enma iban detrás. Mi hermano, que ya iba bastante pedo, empezó a meterle fichas a Enma…

  • (Enma) Jajajaja. Ya veo que la sutileza para ligar no es solo cosa de Sandra, jajaja. Está claro que viene de familia.

  • (Manu) Bueno… pues ahora cuando lleguemos, tú te haces la despistada y te vienes a mi habitación, ¿vale?

Compartir:
Personajes: , , , ,