Esta mañana me ha llamado Olga:

  • ¡Hola neniiii!
  • Grmpfffffff. Hhhhhhola.
  • ¿Qué te pasa? ¡¡¡No me digas que te he despertado!!!
  • Sí. Prfffff. ¿Qué hora es?
  • ¡¡¡Pero tía!!! ¡¡¡Que son las 11:30 de la mañana!!!
  • Ahhhh. Es que ayer salí de fiesta y me lié un poco.
  • ¿Ayer? ¿Y con quién saliste?
  • Con Esteve.
  • ¡¡¡Anda!!!
  • Además de la manera más tonta, porque no tenía ningún plan ni ninguna intención de salir… pero a media tarde me escribió y me dijo “Sandra, tenemos que quedar esta tarde que te tengo que presentar a un tío que te va a encantar”. Y le dije: “Dime hora y sitio”.
  • Jajajajaja. Ahí ahí… que no se note que estás desesperada por conocer a algún tío interesante…
  • Jajajaja. Pues la verdad es que lo del tío me daba exactamente lo mismo. De hecho últimamente estoy muy perezosa con ese tema. No hay ningún tío que me llame la atención, ni tampoco me apetece buscar a ninguno que lo haga. Pero salir con Esteve sí que me apetecía un montón, porque está súper loco y quedar con él siempre es sinónimo de diversión. Y, chica, en un momento de mi vida en el que el 99% de los planes de ocio incluyen pañales y potitos, de vez en cuando se agradece mucho que te propongan una alternativa.
  • Bueno, ¿y qué tal?
  • Muy bien. Menudas risas nos echamos. Yo pensaba volver pronto a casa porque hoy tenía que hacer un montón de cosas por la mañana… pero ya sabes que con Esteve sabes como empiezas pero no como acabas. Y el otro que era igual o peor… al final terminamos con una cogorza más que importante y llegando a casa a las cuatro y media de la mañana. Me parece a mí que todas las cosas que tenía que hacer hoy por la mañana se van a ir al carajo…
  • Jajajaja. Ya me imagino que se os fue de las manos pero quería decir que qué tal con el tío que te presentó. ¿Estaba bueno? ¿Era majo?
  • Era majo. Muy hablador…. de hecho casi no me dejaba meter baza a mí…
  • Pues sí que tenía que ser hablador entonces…
  • Sí sí, jaja. Y físicamente estaba bien. Ojos achinados como me gustan a mí, alto, rubio, delgadito pero fibroso…
  • ¡Jodo! A ver si va a ser tu novio refranero…
  • ¿Quién?
  • Joder. Tu novio de la agenda… ¿No te acuerdas que cuando hiciste la agenda parecía que te echabas novio en verano que te iba a durar para todo el invierno?
  • ¡¡¡Ah sí, es verdad!!! Jajajajaja. Pues por fechas podría ser… porque creo que el chico de la agenda aparecía por primera vez a finales de mayo, y ya se nos veía juntos en plan pareja en el mes de julio.

  • Por eso te lo digo. Y además el novio del calendario también era rubio y fibroso, como este.
  • Sí, es verdad. Y eso sí que es curioso… porque a mí normalmente los rubios no me llaman nada la atención. No sé por qué lo pintaría así…
  • Bueno, ¿y qué tal con él? ¿Te gustó o no? Porque me has dicho que llegaste a a casa a las cuatro y media de la  mañana pero no me has dicho si llegaste sola o no. ¡¡¡Me tienes en ascuas!!!
Etiquetas:
Compartir:
Personajes: , , ,