Estaba claro que el recién llegado nos parecía un pibón tanto a Enma como a mí, pero las dos dimos por hecho que la única que podía ligar con él era yo, porque:

  • ella está enamorada de un tío desde mogollón de tiempo y no ve más allá de sus narices
  • es la típica que cree en cuentos de hadas y amores eternos y lo de los rollos de una noche y ligar con chicos así al tun-tún no va con ella

 

El chico nos dijo que venía del gimnasio, de clase de kick-boxing porque le encanta boxear (puede que eso explique lo de la nariz rota) y estaba reventado…

  • Os importa que me acople un rato?
  • No hombre… Mmmmmm, tú acóplate… donde quieras!

Enma me miró y se rió porque pilló el doble sentido al vuelo. Y creo que él también porque me contestó:

  • Bueno, de momento solo me voy a acoplar en la silla un rato, porque hoy ya no doy para más.

Y me guiñó un ojo mientras lo decía.
Otra patada de Enma por debajo de la mesa…

Mi ex-compañero (que no se enteró de las fichas que nos estábamos tirando el otro y yo, porque vive en la inopia) se puso a contarnos una historia que le había pasado en el trabajo ese día.
Y en esas estábamos cuando de repente… noto algo en la cabeza y le digo a Enma:

  • Enma, me ha caído algo en la cabeza?
  • JAJAJJAJAJAJAJAJAJAJJA… sí… JAJAJJAJAJAJ… una…JAJJAJAJAJAJ… una ca… JAJAJJAAJJAJAJA… ¡¡¡¡una cagada de pájaro!!!! JAJAJJAJAJAJAJAJAJAJJA

O_O
Vamoooooooos vamos!! Todos los putos días de cañas en las terrazas Enma y yo solas… y para un día que estamos con un tío que está bueno y que parece que hasta me sigue la corriente… ME CAGA UN PÁJARO EN LA CABEZA!!!!
Vamoooooos… no me jodas hombre!!

El cuadro era pa verlo: yo despotricando encabronada y maldiciendo (a los pájaros, a los viejos que los alimentan, al alcalde por no hacer nada para erradicarlos… y a todo lo que se me ocurría, claro), Enma quitándome la cagada del pelo con un kleenex aguantándose la risa y los otros dos descojonándose.
Bueno… ellos dos y los de las mesas de al lado, claro… porque como soy la discrección personalizada… creo que se enteró media calle del asunto… Prfffff!!

En fin.
Cuando nos despedimos del chico (del que no recuerdo el nombre, por cierto), me dijo algo como “Bueno chicas… que os vaya bien. Aunque a tí te va a ir bien seguro… eso son 2 años de buena suerte, no? Jajajajjaaj”
Prffffff. Hay que joderse…
Bueno… me queda el consuelo de que el factor “impacto” está ahí. Por lo menos no se va a olvidar de mí facilmente.

Solo añadiré que cuando se iban me fijé en que tiene unos brazos como mis piernas. O lo que viene a ser lo mismo: dos máquinas de arrancar tangas ;-)

 

Compartir:
Personajes: , , ,