Anoche ya era muy tarde cuando llamé a Diego, pero afortunadamente para mí (porque si no no hubiera podido pegar ojo de la rabia que tenía), sí que me cogió el teléfono.

  • ¡Sandrita! ¡Qué sorpresa! ¿A que se debe esta llamada? ¿Pasa algo?
  • ¡¡Que estoy encabronada!! Eso pasa…
  • Ahhmm, ¿y se puede saber por qué?
  • Porque acabo de hablar con Pili, y me ha dicho que el domingo la zorra de Paula y su hermana estuvieron poniéndome verde porque dicen que…

  • Bueno… menos mal. ¡Parece que por lo menos tengo un testigo a mi favor!
  • Pero de todos modos, lo que no entiendo es desde cuándo te importa lo que piensen esas dos de ti…
  • A mí lo que piensen esas dos, me importa una mierda. Me jodía lo que pudieras pensar tú. No ellas. ¿Y sabes por quién me jode todavía más? ¡Por Javi!
  • Prfffffff. 
  • Porque…

  • ¡Anda coño! ¿¿De eso sí que te acuerdas, “Mr. Amnesia selectiva”??
  • Hummm… sí.
  • Pues mira tú por donde…

  • Joder… otra vez con Javi a vueltas…
  • ¡Pues sí! Porque…

 

Compartir: