Creo que me ha salido un nuevo “trovador”, prffff. No sé como lo hago para encontrarme con los tíos más moñas y más plastas del planeta…

Anoche salí de fiesta solo con Enma, porque Pili había quedado porque tenía cumpleaños o no se qué (es increible la cantidad de conocidos y compromisos que tiene esta chica). Estábamos en un bar cuando se me acerca un chico

  • Hola… ¿te llamas Sandra?
  • Hola, soy Rubén… te acuerdas de mí? Con 18 saliamos en la misma pandilla porque dos de nuestros amigos eran novios…

Joder… me costó reconocerlo porque ahora está calvo y bastante más gordo.
Es un tío que en su momento me parecía un imbécil integral y un plasta, pero nos pusimos a hablar y me pareció majete… A veces la gente cambia, supongo… aunque no suele ser lo habitual…
El caso es que estuvimos hablando un rato de los viejos tiempos, y me preguntó a qué me dedicaba:

  • Soy programadora, hago páginas web. Y tú a que te dedicas?
  • Tengo una fábrica de bombillas en Nueva York

O_O
Una fábrica de bombillas en Nueva York?????? Me quedé tan flipada con lo rocambolesco del negocio que no supe ni qué preguntarle sobre el tema…
¿Una fábrica de bombillas en Nueva York? ¿Cómo ha llegado este mindundi a montar una fábrica en Nueva York? ¿Por qué está aquí si tiene una fábrica allí? ¿Por qué en Nueva York y no Taiwan o un sitio donde la mano de obra sea más barata??? No entiendo nada…

  • Precisamente esta semana tengo que viajar a Italia el lunes y estaré fuera toda la semana, por temas de negocios
  • Ahhmm (yo seguía flipando)
  • Pero si quieres podíamos quedar mañana por la noche a tomar algo y hablar de los viejos tiempos… me gustaría mucho
  • Mañana por la noche no, porque ya tengo planes.
  • Pues el domingo a tomar café. Más tarde no puedo, porque tengo que preparar todo para irme el lunes a Italia
  • Vale… pues a tomar café. Dame tu teléfono
  • Si, este es el mío… dame un toque para grabar el tuyo…
  • Ya está
  • OK, lo tengo. Pero piensas llamarme, no?
  • Sí, claro. Si no no te daría el teléfono.
  • ¿Sabes que tú antes me gustabas?
  • Ehmmm, pues no
    (y este quiebro en la conversación???)
  • Pues sí
  • Vale
    (y que cojones quiere que le diga?? que a mí el me parecía un pesado y un gilipollas??)
  • Bueno, pues el domingo me llamas, no?
  • Ya te he dicho que sí
  • Pero llámame, eh?
  • Que síiiiiiii
  • Pero, me llamas de verdad, no?
  • Uy, la hostia, que pesado!!!
  • Por qué pesado??
  • Joder!!! Porque me lo has preguntado ya 14 veces!!!!
  • Es que no sé si piensas llamarme…
  • Si te digo que te llamo, te llamo
  • Vale… bueno, pues me llamas, no? y quedamos a tomar café
  • Uy, la virgen!!! Se me están quitando las ganas, la verdad… que turras de tío
  • Oye, guapa… a mí no te me pongas chula… eh?… Mira tu por donde… creo que ahora soy yo el que no paso de llamarte
  • Pues sí, mira, casi que mejor, prffff
  • Pues hale!!!

Prffff, lo que me faltaba…  Ya me parecía a mí… que la gente no cambia…
Cógí a Enma por banda y nos marchamos del garito, sin más.

Compartir: