Ayer por la tarde me llamó Maca. Tenía muchas ganas de quedar con ella porque lleva casi todo el mes fuera por trabajo y apenas ha podido venir.

Después de quedar con ella a la vuelta de las vacaciones y de contarle la historia del yogurín surfista, se tuvo que ir y ya no pudo volver hasta el segundo fin de semana de fiestas de Valladolid. Con tan buena suerte, que coincidió con que justo ese finde también estaba aquí Toni, que me escribió para quedar. Y yo, siguiendo a rajatabla mi propósito de romper el matrimonio de Toni, intenté quedar con los dos a la vez para que coincidieran juntos.

Toni había venido solamente para ese fin de semana , y, lo que suele pasar cuando vienes en fiestas y estás solamente un par de días, esa que no das abasto para ver a todo el mundo. Así que me dijo que solamente podía quedar para salir un día a comer de pinchos, pero que después por la tarde se tenía que marchar porque había quedado con otros amigos.

Inmediatamente aproveché para hacer un grupo de Whatsapp en el que estuviéramos los tres, con la excusa de que así podíamos hablar por ahí todos a la vez para ver cómo quedábamos y que no me marearan cada uno por un lado… aunque en realidad la intención era que así pudieran tener una vía por la que poder seguir en contacto después de ese día. Y funcionó, porque al final, aunque ese día no pasó nada especial entre ellos (quitando que como nos lo estábamos pasando muy bien, al final Toni no se marchó por la tarde con sus otros amigos con los que había quedado, si no que estuvo con nosotras hasta la una de la mañana), sí que han seguido usando el grupo para hablar a diario.Y digo que “HAN” seguido y no que “HEMOS” seguido, porque la mitad de las veces se ponen a hablar entre ellos y yo ni siquiera participo porque me parece que sobro totalmente. Vamos, que parece que el plan avanza sin prisa pero sin pausa, jajaja.

 

El caso es que, después de ese fin de semana, fue cuando Maca se marchó fuera de nuevo y no habíamos vuelto a quedar. Hasta ayer, que me llamó a las 12 de la mañana para decirme:

  • ¡Sandriiiii! ¡Que por fin estoy yendo de vuelta a casa! Pensaba que no iba a poder ir hasta el viernes por la tarde, que era cuando estaba previsto que se acabara el proyecto, pero al final hemos terminado hoy por la mañana y ya estoy volviendo de camino. ¡Y lo mejor es que tengo estos días libres! Hasta el lunes no vuelvo a trabajar. Así que la pregunta es simple: ¿quieres quedar esta tarde para emborracharnos y celebrarlo? ¿O tienes que ir a trabajar?
  • Jajajaja. Vale. Sí que puedo.
  • ¡Qué guay! Pensé que, como ya hemos empezado con los horarios normales, tendrías que ir a trabajar también por las tardes.
  • Mis compis sí que están viniendo ya de mañana y tarde pero como yo todavía no tengo tanto curro, me han dicho que de momento yo siga viniendo solo por las mañanas, y así por las tardes tengo tiempo libre para seguir haciendo en casa mis cosas de escritora.
  • ¡Anda! Pues genial, ¿no?
  • Síííííí. La verdad es que sí, porque así por la mañana me tengo que arreglar, salir de casa a trabajar como una persona normal, me relaciono con ellas que además son súper majas… y por la tarde tengo tiempo de sobra para escribir, hacer ejercicio, irme de cañas o lo que quiera… que hay que aprovechar al máximo posible que el verano se esté alargando tanto.
  • Pues sí. La verdad es que sí. Entonces, esta tarde, ¿a qué hora quieres quedar?
  • No sé… ¿a las siete?
  • Perfecto. Pues luego hablamos. ¡Un besote!

Cuando quedé con Maca por la tarde, estuvimos tomando una caña en una terracita al sol… y por supuesto lo primero que se le ocurrió hacer a Maca fue sacarnos una foto para mandársela a Toni en el grupo.

 

Nada más mandársela (se la mandó Maca), Toni respondió algo como: “Eres una perra mala por mandarme esa foto y darme envidia porque sabes que me encantaría sumarme yo también a ese brindis. Sobretodo hoy que estoy hasta arriba de marrones… así que disfruta por mí, tú que puedes”.

La respuesta me excluía a mí completamente (como viene siendo la tónica general en las conversaciones de ese grupo, así que le hice una pregunta a Maca que llevaba tiempo rondando por la cabeza:

  • Oye Maca, ¿y aparte de por el grupo, alguna vez hablas con Toni por privado?
Etiquetas:
Compartir:
Personajes: , , ,