Nunca subestiméis el poder de una sonrisa.

Primero: nunca subestiméis el poder de VUESTRA PROPIA sonrisa, porque os puede abrir más puertas de las que pensáis.
Y segundo: nunca jamás subestiméis el poder de HACER SONREIR A ALGUIEN.
Porque con una sonrisa se puede mover el mundo.

Y no, no he estado fumando nada raro… ni me ha poseído el espíritu de Walt Disney.
Es que me acaba de pasar una cosa… que casi me meo de la risa!!

 

Resulta que hace unas tres semanas fuí a la óptica a pedir otra tanda de lentillas (las uso de las desechables al mes, así que voy cada seis meses a comprar aprovisionamiento).

Voy a la misma óptica desde toda la vida, porque son todos súper majos y muy profesionales.
Estaba la chica, y me dijo que si quería probar unas lentillas nuevas que tenían… que transpiran mejor y secaban menos los ojos, porque como las llevo todo el día puestas y me paso casi todo el tiempo delante del ordenador… seguramente me vinieran mucho mejor.

Le dije que vale, y me dió una muestra:

  • Bueno, pues ven dentro de una semana para que te miremos con ellas puestas… a ver cómo te van, vale??
  • Vale

Se me olvidó completamente.

 

El miércoles de la semana pasada, al volver de la clase de tai-chi pasé entré en una frutería y compré un montón de fruta porque ya no tenía. Entre ellas unos caquis.
(Parece que se me ha ido la pinza y he cambiado de tema… pero no. Todo está hilado, no os preocupéis… Todavía -y reitero lo de TODAVIA- no estoy tan demenciada, jajjajaja).

Como tenía hambre… saqué uno de los caquis, y me lo iba comiendo tan feliz por el camino a mordiscos.
Y justo pasé por delante de la óptica y pensé “Coño! Si casi no tengo líquido de lentillas… Voy a entrar a comprar un bote…”

Sí, como lo leéis… ¡¡¡¡Ni siquiera pasando por delante me acordé de lo de la revisión!!!!
Ahora que lo pienso… retiro lo de que no estoy tan demenciada…
Lo mismo debería pensar en ir a mirármelo seriamente… Ains!

El caso es que todavía tenía medio caqui en la mano y me dije “¿Qué hago? No voy a entrar con el caqui de la mano. Bueno, pues me lo termino y entro. Aunque la verdad es que en pedir un bote y marcharme… no tardo nada. Bah, pues entro con él de la mano, que hace mucho frío para estar aquí fuera parada esperando…”

Y allá que entré.
Esta vez, en lugar de la chica, estaba el dueño… que es un chico de unos 40 años, también muy majete.

  • Buenas tardes
  • Buenas tardes!!
    Venía a por líquido de lentillas
  • ¿Cúal usas?
  • Pues no sé, porque me habéis dado unas lentillas diferentes y creo que el líquido también cambia, no?
  • Hummm… sí, pero hace cúanto tiempo que las tienes?
  • Una semana
  • Y te hemos hecho ya la revisión??
  • Ay dios!!!
    Es verdad que me lo dijisteis… se me había olvidado completamente!!!
  • O_O
    Ehmmmm, bueno, pues pasa por aquí conmigo que lo miramos de un momento…
    Deja ahí el abrigo si quieres…
  • Vale… me sujetas el caqui un momento??
  • O_O
    El qué???
  • El caqui…
    Es que estaba merendando y…
    Bueno, da igual, jajaja
    Déjame una servilleta y lo poso en la mesa…
  • Ehmmm, vale
    Toma un par de ellas
  • Gracias!!
    Es que no contaba yo con esto de la revisión. Si no me lo hubiera terminado antes.
    Perdona…
  • Jajaja, da igual mujer… déjalo ahí, que no molesta…
    Siéntate.
    Pon la barbilla ahí… y mira con el ojo derecho…
    (Proyectó en la pantalla una letra “R” del tamaño de mi cabeza, y empezó a rellenar una ficha en el cuaderno…)
    ¿Que letra ves en la pantalla?
  • La “U”

Se dió la vuelta a la velocidad del rayo a mirar la pantalla, con los ojos como platos… como diciendo “pero que cojones he puesto en la pantalla???”

  • JAJAJAJJAJAJAJAJJAJAJAJJA
    Que no, que no… que es coña… La “R”
    Jajajajajajaj
  • Joeee, que susto!! Jajajaja
    Que mala!!
  • Jajjajajajjajaja
    Perdón, es que soy gilipollas
    Ha sido un momento de inspiración… no lo he podido evitar. Jajajajjaja
    Tranquilo… que no lo hago más, jajaja
  • Casi me da un infarto!!! Jajajaj
  • Ya, ya te he visto la cara!!
    Jajjaajjajajajjaa

Esto ya os lo había contado por facebook el día que me pasó (ya sabéis que en facebook cuento muchas más cosas porque eso si que es “la vida en directo”).
Y no lo hubiera vuelto a contar hoy por aquí… si no fuera por lo que ha pasado esta tarde cuando he ido a recoger las lentillas.

Nada más verme el tío ya se ha reído:

  • Hola!
  • Hola!
    Venía a por las lentillas
  • Pues mira, aquí las tengo preparadas…
    Vas a pagar con tarjeta?
  • Sí, toma…
  • Perfecto
    Pues ya está…
    Toma, te meto en la bolsa una participación para el árbol de los deseos…
  • Qué es eso?
  • No sabes lo que es???
    O_O
    Pero si lo tienen todas las tiendas!!
  • Ah… pues ni idea…
    ¿Se nota mucho que no voy de tiendas?? Jajajaja
  • Jaja, un poco… sí
  • Es que como todavía no he empezado las compras navideñas…
  • Pues te explico: es una papeleta para que rellenes tus datos y lo eches en el árbol de navidad… y te pueden tocar cheques regalo de 400 euros, de 6000… 
  • Anda!! Que guay!!
    Pues muchas gracias…
    Luego la relleno y la meto en el bolso. A ver si el viernes cuando salga de cañas y pasemos por ahí  no se me olvida echarla…
    Porque veo que se me olvida igual que lo de venir a hacerme la revisión… jajaja
  • Jajajajaja
    Pues sí…
    Hummmm… bueno mira, te voy a dar el taco entero!!! Que total… ya queda poco!!
  • O_O
    Pu-pues muchísimas gracias!!
  • De nada
  • Bueno pues adios!
    Y gracias por todo!!
    Ya nos veremos de dentro de seis meses cuando me vuelva a quedar sin lentillas!
  • Jaja
  • Aunque bueno… si me toca un cheque regalo tendré que pasarme a traer algún detallito ;-)
  • Hombreee, que menos!!
  • Adioooos!!

Ya estaba abriendo la puerta, cuando oigo:

  • SANDRAAAAAAAAAA, ESPERAAA!!
  • O_O
    Qué pasa??
  • Toma. Llevate también este estuche de viaje de regalo, que tiene un bote pequeño con líquido de lentillas y esas cosas… que siempre vienen bien…

líquido de lentillas

Jajjajajajajjaa
Que majo!!!
Toda la vida yendo a la misma óptica y nunca me habían regalado nada!!

Si es que no hay nada mejor que hacer que alguien se ria, para que no se olvide de tí.

 

Aunque ahora que lo pienso… a mí Diego… reir lo que se dice reir… no me hace mucho.
Y tampoco me olvido de él.
:-(
Hace más de una semana que no se absolutamente nada de él… y ya van dos semanas enteras desde la monumental bronca y de que se le jodiera el teléfono.

Y yo, como soy así de psicópata en potencia… todos los días miro un par de veces el whatssapp a ver si ya vuelve a tener conexión, o no.
Y no.

ME CAGONTODO!!! Según lo decía he mirado ¡¡y ya vuelve a tener!!
¿¿¿¿Última conexión a las ocho de la tarde y no me ha dicho ni mu????
Pero será???
GRRRRMMMMFFFFF!!!
Ya me he encabronado para lo que queda de noche!!!

Con lo feliz que estaba yo.
¿Pero quién me mandara cotillear nada???
:”’-(

Compartir:

    6 comentarios

  1. Alex at Responder

    ¡¡¡Me he reído muchísimo con lo de las letras, y eso que ya lo había leído!!! ¡Tienes una inventiva para salirte por donde quieres, chica, que ya quisiera yo!

    Yo hace poco tuve un día “kármico”, parecido a lo que cuentas tú en este post: me encontré con un señor mayor perdido que no encontraba el metro al que acompañé un trocito, otra señora muy mayor dentro de un coche a la que se le había caído algo fuera de él y que me llamó para ayudarla (debía de estar esperando a alguien porque era obvio que casi no podía valerse por ella misma), unos guiris con cara de perdidos a los que se les iluminó la cara cuando les pregunté si necesitaban ayuda… Y ya me ves a mí tan contenta con mi pseudo-obra social que debía desprender una alegría contagiosa o algo así, porque luego en una tienda me regalaron un detallito al comprar otra cosa, luego en otra tienda me insistieron e insistieron en cobrarme menos a pesar de mi negativa… Si es que al final cuando tú das, recibes más de lo que das. Deberíamos ir todos con una sonrisilla grapada en la cara, que estaríamos mejor y las cosas ya se retuercen bastante ellas solas en la vida como para ir con la cara de perro amargado todo el día. El buenrollismo atrae buenrollismo, definitely.

    Hace poco que te leo y es la primera vez que comento, pero me parto de risa con tu blog, es genial. Un beso y que sigas tan guay y con cosas tan entretenidas para contarnos.

    PD: Ah, y qué rabia con lo de Diego… aunque un día de estos me leo los posts por orden cronológico para enterarme bien de la historia, porque aún me hago un poco de lío con su amigo Javi, los boxeadores, los pichaflojas y la bolli, jajjaja

    • Sandra Broa

      JAJAJAJAJAJAJJAAJ. Sí, es que enterarse de todo de repente es complicado… te entiendo perfectamente.
      Y desde luego que lo del karma funciona!! A mí la gente me sonría por la calle… y me doy cuenta de que es porque yo voy sonriendo sola. Y si voy con alguien me dice “por que te ha sonreido ese/a? lo conoces????” Jajajajajaja

  2. Falbala at Responder

    Me encantan estos post tan alegres! lástima lo de Diego, pero mira, yo es que creo que en breve conocerás a alguien mejor ;)

  3. Fiorella at Responder

    jajaja mori de la risa con las letras, lo hare cuando vaya a mi revision la proxima semana!!!

Dejar un comentario