Anoche salí de fiesta con Enma y, según volvíamos para casa, nos encontramos a los yogus. Diego no estaba, pero Javi sí, y se vino conmigo… así que me he despertado tardísimo y muy cansada.

Ayer, cuando nos lo encontramos, estaba muy alterado. Al llegar a mi casa le pregunté qué le pasaba, para que me lo contara y se tranquilizara un poco antes de echar un polvo… porque según es de nervioso ya de normal, si me lo llego a tirar en el estado frenético en el que estaba, me desmonta.

Me empezó a contar que…

Y a Javi, evidentemente, le sentó fatal.

  • ¿Pero le dijiste algo a él?
  • No, porque paso de tener movidas.
  • Ains, creo que a veces te pasas de buenazo y la gente abusa mogollón de ti. Y eso vale tanto para lo de tu ex… que no me ha gustado nada lo que me has contado de ella… como para lo de él.
  • Ya, ya lo sé. Pero es que paso de discutir. Prefiero hacerme el tonto y seguir viviendo tranquilo… Porque además, seguramente el resto se pusieran de su parte y dijeran que no es para tanto. Pero a mí me sentó fatal. ¿Tú crees que es para cabrearse o no? Dame sinceramente tu opinión, como amiga.

¿Cómo amiga? ¡Qué ricoooo! Jajaja. No sabía que ahora me considerara su “amiga”. Me hizo mucha gracia que me lo dijera así, tan normal… Sentados en el sofá de mi casa (en el que lo he visto desvestido más tiempo que vestido), hablando, como si fuéramos colegas íntimos de toda la vida.

  • Sinceramente a mí me parece como para cabrearse y hasta como para estamparle una botella en la cabeza, si me apuras. Aunque viniendo de Alfredo tampoco me extraña demasiado, porque con nosotras también lo ha hecho. De hecho, Enma y yo intentamos no acercarnos a él, porque nos parece un gilipollas integral.
  • ¿Qué es lo que ha hecho con vosotras?

  • Pero es que joder, ¿no hay tías en el mundo para liarse con ellas que tiene que intentarlo justo con esa chica?
  • Pues sí.
  • Pero lo que me ha sentado peor es que me haya estado poniendo verde delante de ella sacando toda la mierda que ha podido.
  • Uffff. Ya, pero es que eso también lo hace delante de nosotras.
  • ¿¿¿El qué??? ¿¿¿Ponerme verde a mí???
  • Sí porque un día…

  • Jajaja.
  • Se puso como un basilisco. Empezó a decir que eras bobo, que además eras arrítmico bailando, que eras un inútil practicando deportes, y no sé cuántas mierdas más que no venían a cuento de nada. Creo que se marchó cuando le dije que yo no lo hubiera dicho nunca porque conmigo siempre has llevado un ritmo y una coordinación envidiables.
  • Jajajaja. Muchas gracias, Sandra.
  • ¿Gracias por qué?
  • Pues por haberme escuchado y por haber estado aguantando mis movidas. A lo mejor a ti te parece algo normal, porque tienes a Enma que se nota que os lleváis muy bien, pero te aseguro que no es fácil encontrar a alguien que te escuche de verdad. Así que muchas gracias.
  • Jajaja ¡Pero qué rico eres! —Y le di un beso… que llevó a otro… y a otro… hasta que de repente se separó un poco de mí y me dijo—.
  • Mmmmmm. Oye Sandra, ¿te puedo…

Compartir:
Personajes: , ,