• No. Nunca le he escrito a él directamente porque me parece que sería demasiado agresivo. Bueno…. hummmm… no agresivo exactamente, pero sería ya como romper una barrera que no me corresponde romper a mí. Quiero decir que ya sabes que Toni me gusta un montón, pero está casado… y aunque esté mal creo que es a él al que le corresponde dar algún paso más si quiere, porque entiendo que para él no es lo mismo estar hablando por un chat de tres, que es como algo mucho más inocente, que empezar a tontear por privado con una tía, que ya es algo mucho más evidente. No sé como decirte.
  • Te entiendo perfectamente.
  • Pues eso. Y como yo no pienso forzar nada… pues de momento solo hablamos por el grupo. Aunque la mitad de las veces las conversaciones sean entre él y yo porque tú no contestes prácticamente a nada.
  • Yo es que no participo porque a veces son conversaciones tan de “tú a tú” que a mí me parece que sobro completamente.
  • Ya…
  • Por cierto, me acabo de acordar de que ayer puso algo de que a lo mejor venía para el puente de octubre…
  • Sí. Habrá que quedar a tomar algo, ¿no?
  • Pues yo no sé si estaré aquí o si me iré al pueblo, porque a lo mejor ese fin de semana nos toca ir a todos a ayudarle a mi padre a vendimiar.
  • ¡Halaaaaa! Tía, ¡quédate! Que si no estás tú, él y yo no vamos a quedar solos…
  • Ya os diré si al final me voy o no, porque lo tengo que mirar… que ayer cuando lo estabais comentando no os pude hacer caso porque justo me pillásteis haciendo ejercicio en casa y después se me pasó.
  • ¡Uy! Ahora que dices eso de hacer ejercicio… ¿te vas a apuntar a yoga este mes? Yo es que no me he matriculado todavía porque iba a estar todo el mes fuera… pero si dices que solamente estás yendo a trabajar por las mañanas, podíamos apuntarnos para ir juntas por las tardes, ¿no? ¿Cómo lo ves?
  • Ufff, pues me temo que yo de momento no me voy a poder apuntar a yoga ni a nada, porque llevo con un hombro fastidiado desde abril más o menos. Ya el último mes y medio que estuve yendo a clases había cosas que me costaba muchísimo hacer y creo que he ido a peor.
  • ¡Anda! ¿Y eso? No lo sabía…
  • Ya… es que al principio no sabía lo que me pasaba y no le dí importancia. Me he dado cuenta de que era una lesión este verano.
  • ¿Pero qué es lo que te pasó?
  • Pues creo que fue un fin de semana en el que mi hermano se tenía que ir de viaje y me dejó a su perro para que lo cuidara, que es un perro muy grande y súper nervioso. Es muy bueno y muy obediente, pero a la hora de salir de casa se pone histérico. En cuanto nota que vas a salir a la calle se pone histérico a llorar y, a ladrar… y baja las escaleras volando y tirando como una mala bestia. Luego ya se tranquiliza, pero ese momento de salir es brutal. Y en una de esas, de intentar sujetarlo supongo que me hice daño en el hombro.

  • Pues vaya…
  • La verdad es que en el momento no me di cuenta, pero la semana siguiente sí que noté que al hacer ciertas posturas me molestaba el hombro. Por ejemplo al levantarlo y cosas así… Pero pensé que estaba resentido y que dejándolo descansar se me pasaría. Pero me ha pasado al revés… de dejarlo tanto tiempo ahora se me ha agarrotado. Y de hecho, se ve que para no hacerme daño, he aprendido inconscientemente a moverlo de otra manera y, cuando este verano fui al fisio para que me lo mirara, me dijo que lo muevo de manera completamente diferente al otro hombro. Que para moverlo uso músculos raros que no debería… y lo que tengo que hacer ahora es re-aprender a moverlos correctamente para fortalecer los músculos que hacen que el hombro esté sujeto y no los que estoy reforzando ahora.
  • Jo, pues vaya movida…
  • Pues sí. Pero bueno… poco a poco. Ya sé que no tengo nada roto, ni es nada que se me vaya a quedar crónico, y ni siquiera me impide llevar una vida normal… así que poco a poco. Pero me jode porque está claro que no voy a poder llegar a final del año sosteniéndome sobre las manos como pretendía el año pasado.
  • Jajaja. Bueno, pues no te preocupes, que si no puedes este año, ya podrás el que viene.
  • Ya… El caso es que al final por culpa de lo del hombro, he dejado de hacer yoga, y BBG y de todo… y llevo todo el verano como un chicle… que el último día que me puse una minifalda se me bamboleaban todas las carnes de las piernas… y me daba una cosa… Porque antes siempre estaba así y me parecía normal, pero claro, después de haber estado bien, cuesta volver a estar mal.
  • Jajaja, eso es verdad.
  • Así que al volver de vacaciones he decidido que no puedo estar esperando por el hombro para volver a mover el culo, porque no tiene sentido que tenga todo el cuerpo hecho una mierda por una parte tan pequeña como un hombro… así que he vuelto a retomar los ejercicios del BBG, aunque el día que toca brazos me salto la mitad de los ejercicios. Pero por lo menos, el resto sí que lo hago y ya me noto mejor.
  • Bueno, pues lo importante es que vayas poco a poco y que no te lesiones otra vez. Aunque te voy a echar mucho de menos en clase…
  • Ya… Yo también echaré de menos las clases porque me lo pasaba muy bien. Por cierto, cuando vayas saluda a la profe de mi parte.
  • Lo haré. Le diré que le mando recuerdos de parte de Salvia.
  • Jajaja.
Etiquetas:
Compartir:
Personajes: , , ,