¡Qué bien nos lo hemos pasado esta semana!

Como todas estabamos libres sin tener que ir a trabajar y Patri estaba aquí de vacaciones, hemos quedado todos los días para ir a tomar unas cañas, pasarnos el día en la piscina… Lo que viene siendo turismo cultural de toda la vida, vamos.

¡Y es que es imposible no partirse de risa con Patri! Esta misma tarde, por ejemplo, habíamos quedado para tomar café todas juntas y despedirnos de ella antes de que se fuera…y yo he llegado un poco tarde, porque cuando iba a salir de casa justo me ha llamado mi madre, y ya me ha entretenido.

El caso es que cuando he llegado al bar en el que estaban, me he encontrado a Patri diciendo toda indignada:

Jajajajaja. No puedo con ella…

Pero se acabó lo que se daba, porque Patri ya se ha ido y no vamos a volver a coincidir las cuatro juntas hasta la próxima vez que vuelva a tener vacaciones :-(

Compartir: