• Jajajaja, pues con el O.F.N.I…

  • Oye. Ahora que dices eso… ¿tú no estás muy parada últimamente?
  • Sí, pero es que no tengo nadie a la vista que me resulte apetecible como para echar un polvo. El único sería Oliver… y no tengo más candidatos… porque a Javi no lo he visto en todas las Navidades, así que…
  • Ya… es verdad. A lo tonto y a lo bobo, ¿Cuánto hace que no lo ves?
  • Pues lo mismo que a Diego… desde septiembre del año pasado.
  • Halaaaaa, ¿tanto? ¡Es imposible!
  • No no, de imposible nada. Que en septiembre fue cuando se me jodió la rodilla y estuve dos meses recluida en casa. Luego, cuando empecé a trabajar, tampoco salía de fiesta. Solo he salido estas Navidades y no nos los hemos encontrado ningún día… así que echa tú las cuentas…
  • ¡Ostras! Es que me parece una pasada. Oye, ¿y el boxeador? Hace mucho que no quedáis. ¿Por qué no le escribes? Ese era un candidato muy guay. Siempre decías que te lo pasabas muy bien con él…
  • Precisamente le escribí el pasado fin de semana, cuando estábamos en el tercer tiempo.
  • ¿Y?

  • De todas formas te vendría bien renovar plantilla. ¿En tu gimansio no hay ningún O.F.N.I.?
  • No, jaja. Es un gimnasio pequeño y va poca gente. No hay mucho donde elegir.
  • Pues tendrás que buscar algún candidato cuando salgas este finde con Enma. ¿Vais a salir hoy o mañana?
  • Ni un día ni el otro, jajaja… porque, a pesar del ritmo que habíamos cogido en Navidades, últimamente estamos otra vez más vagas. El ultimo fin de semana yo me quedé en casa y Enma salió sola con Paco-Will y estos. Y este finde tampoco pensamos salir.
  • Entonces ¿vais a pasaros el fin de semana entero sin salir de casa?
  • Entero entero no, que el domingo hay rugby y vamos a ir al tercer tiempo. Pili está fuera por trabajo, pero ha dicho que cuando llegue se reengancha.
  • Hummmm. Pues entonces lo estoy viendo claro… ¡lo que tienes que hacer es buscarte un tío en el tercer tiempo! Con tanta testosterona por metro cuadrado, no puede ser muy difícil… 
  • Jajajaja. Uffff, quita quita. Que esos tienen que ser muy brutos y lo mismo me desmontan la rodilla, la cadera, me hacen un esguince y me parten el cuello… todo según me tiren encima de la cama… antes incluso de haber empezado a follar. Así que creo que también paso…
  • Hija, qué desganada te veo.
  • Pues sí… pero es que con lo cansada que salgo del gimnasio todos los días, no me quedan fuerzas para hacer nada… Pero nada de nada. Últimamente me da mucha pereza todo, y el tema de los tíos todavía más. No sé… A lo mejor se me está empezando a pasar el conejo
  • Hummm. No creo. Porque ¿a que si te encontraras con Javi, con ese te daría menos pereza?
  • ¡¡Con Javi no me daría ninguna!!
  • Entonces el problema no es el conejo… es que necesitas buscar zanahorias de calidad de guarnición.