Esta tarde, me ha llamado Enma:

  • ¡Buenas! ¿Te pillo muy liada?
  • No. Bueno, lo normal. Estoy en el curro, pero puedo hablar. Dime…
  • Ah, es que como te llevo un rato escribiendo por whatsapp y no me contestas…
  • Ahhhhhhh. Es que pensé que eras Diego…
  • ¿¿¿Diego???
  • Sí. Es que me estaba escribiendo antes. Pero como estoy hasta los cojones de que cuando le escriba yo, me tarde en contestar tres putas horas (si es que me contesta)… he decidido que voy a empezar a hacer yo lo mismo. ¡No le pienso contestar hasta por la noche!
  • Jajajajaja. ¡Pero si tú no puedes aguantarte! ¡No tienes capacidad!
  • Bueno… pues hasta dentro de media hora.
  • Jaja. ¡Seguro que te está ardiendo el móvil en la mano!
  • Anda, como lo sabes… Ya ha habido una vez que he puesto el móvil en modo avión para poder leer los mensajes que me habían llegado, sin que él pudiera ver que he estado conectada…
  • Jajajajajajaja. Eres lo peor… jajaja.
  • Lo sé.
  • ¿Y para qué te escribe?

  • Ya veo, ya. Bueno, que yo te llamaba porque estoy en la tienda de ropa interior donde compramos las medias. He venido porque necesitaba comprar dos o tres pares más… pero he visto que hay una oferta de que llevando cinco, pagas cuatro.  ¿Tú necesitas? Porque si eso cojo tres para mí y dos para ti, y nos salen más baratas.
  • Ah, pues sí.
  • ¿Las cojo todas color carne?
  • Sí.
  • Vale. Por cierto… ¿A qué hora vas a salir hoy de currar?
  • Sobre las ocho, o las ocho y pico, ¿por?
  • Porque si quieres me acerco a tu trabajo y nos tomamos algo, que últimamente no te veo el pelo. Y así te doy las medias.
  • Vale.
  • Pues luego te veo entonces.
  • Muack.

Cuando he salido Enma ya estaba a la puerta, y nos hemos ido a tomar algo en un bar que nos pillaba de camino.

  • Ayyy tía, que cansada estoy…
  • No me extraña. ¿Y os queda mucho para entregar el proyecto?
  • Pues tiene que estar para antes de que acabe el mes, así que casi otras dos semanas… prffff.
  • ¿Y este fin de semana te toca volver a trabajar otra vez?
  • Sí. De hecho ya nos han avisado de que seguramente tengamos que venir el sábado ¡y el domingo! Pero ya es el último fin de semana que vengo.
  • Menos mal, porque llevas trabajando ya un montón de fines de semana seguidos…
  • Ya.  Lo peor es que se supone que habíamos subcontratado a un freelance para que hiciera él el trabajo y que no lo tuviera que hacer yo, porque yo estaba haciendo otras cosas diferentes… Pero como era mucho curro y el tío dijo que no le daba tiempo, al final lo estamos haciendo a medias: él está haciendo él una parte y yo otra.
    Se supone que a finales de la semana que viene tienen que estar terminadas las dos partes para juntarlas… pero yo ya estoy viendo que él va mucho más despacio de lo que debería y que no le va a dar tiempo ni de coña.
    Se lo he dicho a mis jefes veinte veces para que metan refuerzos y no me hacen ni puto caso… Al final ya verás como tenemos movida…
  • ¿Tú crees?
  • ¡Fijo! Estos por no soltar un duro, lo van dejando todo para última hora, para última hora… y cuando ya se ven con el agua al cuello, es cuando intentan poner solución. Pero como esperen más, van de culo… porque no les va a dar tiempo a remontar. Y yo tengo clarísimo, que si termino mi parte la semana que viene, el fin de semana no trabajo ni de coña… ¡Que estoy hasta las pelotas ya!
  • Bueno mujer, relájate. ¿Por qué no sales el jueves con nosotros un rato y te despejas?
  • ¿Con nosotros? ¿Quienes sois “vosotros”?
  • Toño, Curro y yo.
  • ¡Anda! ¿Has vuelto a quedar con ellos para el jueves?
  • Sí, porque me han dicho que trabajan a turnos y a partir del viernes están de noche… Así que esta semana iban a salir de fiesta el miércoles y el jueves…
  • ¿El miércoles? ¿Pero los miércoles se sale de fiesta? ¿Por dónde?
  • Ni idea.
  • Ahmmm. Bueno, pues me alegro de que tengas con quién salir… porque si no me sentiría súper-culpable. Últimamente no te hago ni puto caso.
  • No pasa nada. Ya sé que es porque no puedes. Pero bueno, si quieres el viernes puedo ir por la noche a tu casa, y vemos una peli en plan tranqui y nos tomamos unas cervezas. Así descansas pero desconectas un poco…
  • ¡ME PARECE UN PLAN GENIAL!

¡Ains! Que mona es Enma…
^_^

Compartir: