Ayer por la tarde me llamó Nekane.

  • ¡Hola Sandra! ¿Te pillo bien?
  • Bueno… Más o menos… Estaba revolviendo la habitación buscando entre mis cajas de ropa vieja una en la que tengo la ropa hip hop.
  • O_O ¿¿Tu tienes ropa hip hop??
  • Uy sí, jajaja. Un montón. Con dieciséis años llevaba siempre pantalones o petos gigantes, y tops pequeñitos. Yo creo que empecé a vestirme así cuando me hice fan de las TLC. Durante una época solo escuchaba música hip hop y R&B.
    tlc
  • Jajajajaja. Nunca dejarás de sorprenderme. A mi también me gustaban mucho las TLC, pero yo nunca pensé en vestirme así. Aunque la verdad es que a ti sí que te pega bastante… 
  • ¡Hombre! ¡Es que TLC molaban todo!
  • ¿Y por qué estás buscando eso ahora, si puede saberse? ¿Para disfrazarte en Halloween?
  • Nooooo. Es que me voy a apuntar a aikido.
  • Algo leí en el blog ayer. Pero, ¿qué tiene que ver eso con la ropa de hip hop? ¿Eso no se hace con kimono?
  • Sí, pero paso de comprarme un kimono si luego no me gusta. Como me conozco… paso de gastarme el dinero si luego solo voy a ir un día. Voy a ir a probar… y si eso ya me compro el kimono el mes que viene.
  • Y mientras tanto, ¿¿¿lo mas apropiado te parece ir vestida de rapera??? O_O
  • Jajajajaja. Noooooo, pero es que me ha dicho que vaya con algo que se parezca a un kimono blanco, para no dar el cante. Y de aquella época tengo un pantalón muy ancho como de chándal, que es de color blanco, y que es lo que estoy buscando.  Luego me pongo una camiseta blanca de cuello de pico, y listo. Para el primer mes estoy apañada, hasta que me compre el kimono.
  • Ahhhhh, jajaja. ¡Qué susto! Pues yo te llamaba para decirte que si querías ir hoy a un concierto acústico que dan en un bar que está al lado de mi casa, aprovechando que mañana es fiesta y no hay que madrugar. Aunque no tenía nada claro si te iba a gustar ese tipo de música…
  • Uffff. No tía, que seguro que salgo muy cansada de aikido. Eso si no me rompen antes el cuello o algo… porque he estado mirando vídeos y se pegan unas hostias contra el suelo, que ¡uffff! Entre eso y que yo tengo menos elasticidad que un tronco de árbol seco, no creo que me queden muchas ganas de salir por ahí de fiesta…
  • Lo siento pero no puedes decir que no. Esta vez son todo señales del universo para que vengas conmigo, así que te jodes y vienes. Como si vienes directamente sin cambiarte del gimnasio…
  • O_O ¿Por qué dices que son todo señales? ¿De qué es el concierto?
  • Pues precisamente de música R&B, jajajajajaja.
  • Ah, pues sí que parece una señal bastante clara, sí :-/
Compartir:

    8 comentarios

  1. iane 12 octubre, 2016 at 19:16 Responder

    Como judoka de más de una década, te puedo asegurar que las caídas no hacen daño, aprendes rápido a caer con el culo por delante y el ruido contra el suelo es más el brazo dando golpe para amortiguar que otra cosa.
    Lo del kimono es más peliagudo, porque aunque en aikido hacen menos agarres de la ropa, y más de las muñecas, también existen, y como te peguen un tirón un poco fuerte te rompen la chaqueta. Y créeme, he roto unas cuantas, sobre todo de kimonos malillos porque eran para otras artes marciales como kárate (que son de menos contacto y más patadas y puñetazos), imagínate entonces lo poco que puede aguantar la ropa normal.

    • Sandra Broa
      Sandra Broa 12 octubre, 2016 at 20:14 Responder

      Ains, a mi que me rompan la ropa me preocupa poco. Me preocupa mucho más que me rompan una rodilla o una muñeca :-/

      • iane 13 octubre, 2016 at 11:02 Responder

        ¡Jajaja! Tranquila, que le empezarás a pillar el truco pronto, y la verdad, siempre he visto a mi alrededor más lesiones entre los que hacían fútbol que los de artes marciales, que aunque suene peligroso no lo es más que cualquier otro deporte.

  2. Lamari 20 octubre, 2016 at 19:35 Responder

    Hola guapa,

    Yo hago aikido, me alegra que te esté gustando. Pero aunque yo no llevo mucho, los que llevan sus años están todos fatal de las rodillas (la mayoría no pueden ni ponerse de rodillas), y no es porque les hayan roto nada, es por el desgaste que van sufriendo con los años. Tú no andabas fastidiada de las rodillas? Igual te vendría bien preguntar a ver cómo le va a sentar el aikido a tus rodillas, porque el desgaste sobre una rodilla fastidiada será más rápido.

    Besos

Dejar un comentario