Me gusta que por fin haya vuelto a trabajar todo el mundo, porque la semana pasada estábamos solo la mitad en la oficina y era un poco rollo… sobre todo a la hora del café porque precisamente los cuatro que no estaban de vacaciones y bajaban conmigo eran los más aburridos.

Ayer y hoy nos hemos echado unas buenas risas contándonos unos a otros las anécdotas navideñas y los reencuentros (y desencuentros) familiares. Todos teníamos alguna historia graciosa que contar (porque las Navidades suelen dar para mucho), pero con las historias que más me he reído han sido con las de la Bolli, porque lo cuenta todo siempre de una forma supergraciosa.

Esta mañana subía con ella en ascensor al volver del café, cuando me ha escrito Enma para preguntarme a qué hora voy a salir de trabajar. Me ha dicho que, aprovechando que seguramente esta sea la última semana en mucho tiempo que vamos a poder quedar, se podría pasar por la oficina a buscarme e irnos a tomar una caña juntas antes de ir para casa. Lo he comentado en voz alta y la Bolli ha dicho que ella pensaba salir antes, pero que si viene Enma se espera para salir conmigo y así se la presento… porque hablo tanto de ella que tiene mucha curiosidad por conocerla.

Cuando Enma ha venido a buscarme, efectivamente le he presentado a la Bolli, hemos estado hablando con ella un rato y luego nos hemos ido.

  • Jajaja. ¡Qué maja me ha aparecido tu compañera! Está superloca…
  • Sí. Es superdivertida. Los días que ha estado de vacaciones la oficina parecía una tumba sin ella. Bueno, ¿dónde vamos a tomar algo?
  • En realidad me da lo mismo… Te he dicho que quería ir a tomar una caña pero era una excusa para contarte otra noticia…
  • ¿Ah sí? ¿Cuál?

 

Compartir:
Personajes: , , ,