Uff, que duros son los lunes. Y más cuando son los lunes de vuelta de vacaciones… Y peor aún cuando te has pasado todos los días del fin de semana de cañas con tus amigos para celebrar tu cumpleaños. Y mucho peor aún cuando al volver al trabajo te dice tu jefe que el proyecto en el que vas a trabajar el próximo mes es una aplicación para tus compañeros del departamento de comunicación, que es el departamento en el que trabaja el último tío con el que has estado saliendo.

Casi dos horas me he pasado metida en una reunión con el susodicho, para que me explique como tiene que funcionar todo. La verdad es que no ha ido tan mal como cabría esperar, teniendo en cuenta que la última vez que hablé con él fue la semana antes de que nos cogiéramos las vacaciones (las pedimos juntos), y la conversación fue más o menos “Te dejo por otra tía que he conocido este fin de semana. Aunque podemos quedar de vez en cuando como amigos y en un futuro… quién sabe”.

¿Mandeeee?!! A ver, que yo entiendo que alguien pueda ser tan tipejo/cabrón/egoista como para intentar seguir manteniendo tu atención, para dejarte en la reserva por si le sale mal con la otra… Pero que te lo diga así… a la cara… sin disimular siquiera… Joder!!, es muy fuerte!. Qué menos que currarse alguna excusa, digo yo. Lo mejor es que parecía sorprendido cuando lo puse a caer de un burro porque “ha sido muy honesto conmigo”. Honesto dice!! Lo que hay que oír!!

Lo que ya me parece de traca, es encima tener que aguantar que me ande tirando puyitas… Porque cuando te lías con un compañero de trabajo, ya cuentas con que al dejarlo lo vas a tener que seguir viendo todos los días… pero yo no contaba con que después de dejarlo tuviera que seguir aguantando las miraditas, las llamaditas-sin-querer-porque-se-confunde-al-marcar-el-número, las frasecitas-inocentes-con-doble-sentido-oculto-solo-para-mí… ¿Por qué hace eso? Si me ha dejado él!! Para que sigue tonteando conmigo?!! ¿En serio se piensa que así  va a conseguir… hummm…¡¡¿¿¿qué cojones quiere conseguir???!!

Bah! Pasando del tema… Me tengo que centrar y separar lo personal de lo laboral. Soy una profesional… Me pasaré lo que queda de mañana trabajando en su jodida aplicación y esta tarde me voy a equipar para empezar con la operación bikini y ponerme cañón. Ya, sé que voy un poco tarde, porque yo voy a empezar con la “operación bikini” cuando ya casi nos toca empezar a llevar cazadora… y cuando empiece a notar los resultados casi vamos a llevar ya cuello vuelto… pero es que ha sido ahora, al cumplir los 30 cuando me ha entrado la neura de que debería empezar a cuidarme un poco más. Creo que en vez de llamarle “operación bikini” le voy a llamar “operación cañón”… y así me vale para cualquier época del año.

El caso es que tengo que ir a apuntarme al gimnasio, y a comprarme las cremas antiarrugas y anticeluliticas que me hacen falta. Y ahora que lo pienso también me voy a pasar por la herboristería para que me den algunas pastillas a base de alcachofas o algo así para eliminar grasas, o líquidos… o lo que sea que me sobre… porque algo me sobra seguro.

Pensándolo mejor… antes de ponerme a trabajar en la aplicación del tipejo este, voy a mirar por Internet cuales con las cremas más efectivas… y así voy a tiro fijo, que si no las dependientas siempre me lían para comprar las cosas más caras, aunque no las necesite.

Compartir:
Personajes: ,