Esta mañana he estado en el mercadillo (desde que me compré los tres conjuntos de fitness por 25 euros, me estoy aficionando bastante a ir, jajaja) y he visto un puesto con vestidos a 2 euros.

El tejido fuera muy fresquito y me han parecido bastante chulos, así que no me he podido resistir y he comprado dos: uno amarillo y uno marrón. He pensado: “Total, por mal que sienten, malo será que no los pueda usar para algo”.

 

 

Al llegar a casa he visto que al ponérmelos la parte del escote quedaba muy rara, y el vestido era demasiado largo para lo que yo acostumbro… y no me gustaba como me quedaban.

Yo no soy muy de coser… pero sí que soy muy de recortar. Así que, he cogido unas tijeras, les he pegado dos tijeretazos por la parte del escote… y voilá. ¡¡Y tengo dos nuevos mini vestidos fresquitos perfectos para el verano!! 😂😂😂

 

Estos me los pienso poner yo para salir de paseo y que no me queden las marcas de los tirantes .

Puede que se me desguacen enteros al lavarlos la primera vez, pero ¿qué queréis que os diga? Por dos euros que valían… ¿quién no estrena un vestido a la semana? 😂😂😂

Compartir:

    8 comentarios

  1. Anais 15 junio, 2017 at 13:03 Responder

    Y más ahora, con el calor que hace, y esas piernas que se te están quedando, como para no lucirlas!! :)

  2. Lamari 15 junio, 2017 at 19:37 Responder

    Hola guapa,
    tú qué eres tan aficionada a recortar, en el Ikea hay unas tijeras en zig zag para que no se deshilachen las cosas si no se cosen. Yo me las compré en una mercería por 10 €, porque lo de coser tampoco va conmigo.
    Besos

Dejar un comentario