Este fin de semana se supone que íbamos a ir al pueblo a vendimiar (mi padre siempre vendimia súper tarde porque, como tiene las parras muy altas, las uvas no se maduran tan rápido como las que están a ras del suelo).

uvas

Me encanta ir a vendimiar porque es una de las pocas veces en las que nos juntamos toda la familia, y nos lo pasamos muy bien.

vendimia-2015

vendimia-2015-2

vendimia

(Fotos de la vendimia 2015)

El problema de dejarlo para tan tarde es que hay más probabilidades de que llueva… como ha pasado este fin de semana. El sábado amaneció lloviendo, así que, como tuvimos que cancelar la vendimia y quedarnos en casaaproveché para escribir a un chico muy majo que he conocido en Shakn

 

Es un chico con el que empecé a hablar hace un par de semanas y me hizo mucha gracia la frase con la que se presentó.

Me puse a cotillear su perfil y me gustaron los bares a los que iba. Tenía fotos de paseo, viendo una peli… vamos, cosas tranquilas (estoy hasta los cojones de los hiperdeportistas amantes del riesgo y la aventura, que salen en las mitad de las fotos haciendo escalada, surf y paracaidismo).

El caso es que me puse a hablar con él y me cayó súper bien.

apps-para-ligar

Es un chico muy simpático y además tiene un punto así como un poco friki-místico, muy de mi rollo. Me río mucho con él y la verdad es que tengo muchas ganas de conocerlo. Pero parece que el universo se pone en contra, porque no conseguimos coincidir nunca: cuando puedo yo, no puede él, y viceversa.

Me había propuesto quedar el sábado, pero le dije que podía porque iba a estar en el pueblo… Así que cuando al final me quedé aquí le escribí para ver si seguía libre:

  • ¡Vaya! ¿Y no podríamos quedar mañana? Es que como me dijiste que no ibas a estar, hice planes con unos amigos y me parece un poco feo dejarlos tirados ahora :-(
  • Sí, podemos quedar mañana sin problema. No tenía ningún plan para el domingo por la tarde, así que perfecto.
  • ¡Genial! ¿Dónde quieres quedar?
  • En cualquier bar que nos pille más o menos bien a los dos, ¿no?
  • Hay un bar muy chulo cerca de tu casa donde ponen batidos naturales y cocktails muy sofisticados, y hay un ambiente muy moderno.
  • Hummmm, ya sé cual dices… ¿Y no podemos ir a un bar más normal, donde la gente sea menos moderna y te pongan una jarra de cerveza por menos de diez pavos?
  • Jajajajjaaja. Hombre, por mí muchísimo mejor. Yo lo decía por ti, porque pensé que te gustaría más ese rollo. Pensé que eras más de cocktails que de jarras de cerveza.
  • Bueno… en realidad lo que bebo casi siempre es calimocho… Así que si consideras que el calimocho es un cocktail, sí, soy de cocktails, jajajaja.
  • ¿En serio?
  • Sí. Lo que pasa es que cada vez pido mejores vinos para hacérmelos.
  • Jajajaja. ¡Pues entonces ya sé dónde podemos quedar! En un bar-bodega muy chulo que tiene un montón de vinos para elegir. ¿Qué te parece?
  • Bien, pero, ¿no te vas a avergonzar luego si el camarero me mira mal por pedirme un reserva para hacer un calimocho?
  • ¿Yo? ¿Estás de broma? ¡Yo pienso pedirme otro! ¡¡¡Me encanta el calimocho!!!
  • Jajajaja. Vale, pues ¿a que hora quedamos mañana?
  • ¿Sobre las siete y media?
  • ¡Perfecto!

Supongo que no hay mal que por bien no venga 😉