Esta mañana cuando me he levantado he visto que tenía un montón de Whatsapps de Enma diciéndome que la había cagado, que ya me contaría hoy, y que iba a flipar. El último mensaje era de las cinco y cuarto de la mañana, así que no me he atrevido a llamarla nada más despertarme, porque he dado por hecho que estaría dormida. Me he puesto a hacerme el desayuno y no me ha dado tiempo a terminar cuando me ha llamado ella.

  • ¡Pero Enma!, ¿cómo te has levantado tan pronto, si he visto que tu última hora de conexión ha sido tardísimo?
  • Porque no podía dormir, así que he entrado en el Whatsapp y como he visto que te habías conectado, te he llamado para contarte lo que pasó anoche.
  • Y ¿qué pasó?
  • ¿Te acuerdas que te dije que ayer Paco-Will me había empezado a preguntar cómo me gustaban los tíos y tal?
  • Sí.
  • Bueno, pues llegó un momento en el que me dijo:
      • ¿Y dentro de este bar no hay ninguno que te guste?
      • Sí. Uno sí.
      • ¿Quién es? ¿Quién es?
      • ¿En serio, todavía no lo sabes?
  • Oléééééé. ¡Muy bien! ¡Por fin te decides a mover ficha! ¡Es que te lo puso a huevo! ¡Estoy orgullosa de ti! ¿Y qué te dijo?
  • Me dijo que…

  • ¿Cómo? ¿Me lo estás diciendo en serio? ¿¿¿Te dijo eso???
  • Así, tal cual, me lo espetó.
  • O_o Tía, no me esperaba eso para nada. ¿¿Y después, qué pasó??

  • Ahora llamaré a Pili para decírselo… porque anoche no le pude decir nada porque estaban delante todos, claro.
  • Oye, ¿y por qué no venís las dos esta tarde a mi casa y cenamos juntas? Así nos lo cuentas bien a las dos y no te pasas la tarde sola en casa…
  • ¡Ah! Pues sí.
  • Pensaba hacer sushi. Así que si queréis venís un poco antes y lo hacemos entre las tres…
  • ¡Vale! Pues ahora se lo digo. Le escribo por privado y te cuento lo que me dice.
Compartir:
Personajes: , , ,