¿Os acordáis de mi amiga la modelo que me contó el truco casero de las modelos para que te crezca el pelo más rápido?

Bueno, pues me ha llamado esta tarde para felicitarme por lo de la firma de libros de este fin de semana:

  • Estarás súper emocionada, ¿no?
  • ¡Pues sí! Mira, precisamente ahora me pillas comprando unas medias de verano para ponérmelas ese día, con un vestidito súper mono que pienso estrenar para la ocasión ^_^
  • ¿Pero no hará mucho calor como para llevar medias?
  • Pues puede que sí… Pero es que tengo las piernas muy fofas como para llevarlas al aire.
  • ¡Que exagerada! Ya será menos.
  • Que sí, que sí. Que al andar me rebotan las carnes, tía :-(
  • ¡Pues como a todas!, jajajaja.
  • Sí claro. Me vas a decir ahora que a las modelos os retumban los muslos igual que a mí, no te fastidia…
  • Pues a la mayoría sí. Lo que pasa es que tenemos un truco para que al desfilar parezca que las tenemos firmes.
  • ¿Ah sí? ¿Qué hacéis?
  • Antes de desfilar, se rocían las piernas con laca de pelo… y se consigue el mismo efecto que cuando llevas medias: las carnes quedan sujetas y no se bamboleen al andar.
    truco-de-las-modelos-para-conseguir-unas-piernas-firmes
  • ¿En serio?
  • Sí. Algunas modelos se echan casi un bote entero. ¡¡Y te aseguro que funciona a la perfección!!
  • O_o Estoy flipando…
  • Yo no lo he hecho nunca porque estoy convencida de que llevar tanta superficie de piel cubierta de laca tiene que ser tóxico… Pero lo hacen prácticamente todas.

Me he quedado loca con la info. Pero tiene razón en que, aunque funcione, no puede ser muy bueno llevar todo el día las piernas llenas de laca.

Además tampoco veo claro que sea un buen invento para la vida real, porque yo supongo que tanta laca te deje las piernas pegajosas, ¿no? Y en una pasarela solo caminas sin tocar nada… pero en la vida real, puedes llegar a casa con las piernas llenas de mosquitos, de polvo, de pelusas de polen… o de vete tú a saber lo que te depare el viento…

Creo que por lo menos esta vez volveré a mi idea inicial de las medias… aunque me las compraré de verano. ¡¡Pero me apunto el truco por si lo necesito en alguna otra ocasión!! ;-)